El fuego llegó a Toay

Tras el alivio que trajo la lluvia caída el martes en la zona de Puelches y Lihué Calel, ayer por la tarde se levantó un nuevo frente de incendio en cercanías de la localidad, al este de la Ruta 152. Esta vez, el origen del foco ígneo fue la propia tormenta. Desde el Ministerio de Seguridad informaron que en el lugar se encontraba trabajando una cuadrilla de Defensa Civil, que quedó de guardia. A su vez, se convocó a brigadistas de Parques Nacionales y ya está en camino una nueva cuadrilla de Defensa Civil y Bomberos de General Acha y Casa de Piedra, se informó.
La novedad conocida por la tarde cambió el panorama alentador que los funcionarios de Seguridad tenían por la mañana. “Ya la situación está mucho mejor. Ayer (por el martes) a la tarde se logró frenar el avance del fuego ayudados por las condiciones climáticas ya que en esa zona se produjeron lluvias, lo que permitió trabajar en mejores condiciones”, había dicho el subsecretario de Protección Ciudadana, Agustín García, en su reporte matutino.
En ese primer parte del día, se había destacado que Defensa Civil y la Administración Provincial de Energía (APE) trabajaron con maquinarias en la realización de picadas para frenar el avance del fuego que iba hacia el sureste, el cual afectaba la línea de alta tensión que va de la estación transformadora Puelches hasta el paraje Pichi Mahuida, donde nace el acueducto del río Colorado.

Apoyo nacional.
Desde la Ciudad Autónoma de Buenos Aires (CABA), el subsecretario de Protección Civil, Daniel Ruso, aseguró que el gobierno nacional reforzó la asistencia a La Pampa con el envío de equipos aéreos para ayudar en el combate a los incendios forestales. A través de un cable de la agencia NA, se informó que el fuego arrasó casi 11 mil hectáreas del Parque Nacional Lihué Calel.
El Servicio Nacional del Manejo del Fuego (SNMF) desplegó un helicóptero Bell 407, un avión hidrante y otro vigía que se sumaron a las acciones de una cuadrilla de la Administración de Parques Nacionales y agentes de Defensa Civil de La Pampa, se informó.
“Es necesario extremar las medidas preventivas porque estamos en temporada de incendios forestales, particularmente en las regiones pampeana y patagónica. Esta situación se les informó a las provincias en la reunión del Consejo Federal que realizamos en diciembre pasado en Casa Rosada”, remarcó el secretario de Protección Civil, Emilio Renda.

Más focos.
Ayer también se desataron nuevos focos en otros puntos de la provinci
a. El gobierno provincial informó que uno de ellos estuvo entre la Ruta Provincial 18 y la Nacional 35, en Doblas (ver página 21). “Hoy (por ayer) se logró parar la cabeza del fuego, quedaba atacar los flancos pero lo importante es que no está avanzando, con lo cual la perspectiva es buena”, se explicó.
Además se dieron incendios en La Humada, por la Ruta 14 y 25. “La gente de Defensa Civil y de la zona está trabajando, no han solicitado refuerzos por lo que se sobre entiende que lo vienen trabajando bien”, dijo García.
En Emilio Mitre, atrás de la Ruta 10, también trabajó Defensa Civil durante todo el día. En horas de la tarde, de acuerdo al reporte vespertino del gobierno provincial, el fuego avanzaba en dirección a Arbol Solo, razón por la cual iban a sumarse los bomberos de Caleufú y Trenel.
En la Reforma, en el campo El Puma, hubo un foco que fue apagado por la misma lluvia de la zona. También ayer a la tarde, en Caleufú ocurrió un incendio por la explosión de una bomba de agua “en ese caso acudieron los bomberos de la localidad y el mismo fue rápidamente contenido”.
Otro incendio que mantuvo ocupados a los brigadistas de Defensa Civil ocurrió en la vecina localidad de Toay (ver aparte).
García solicitó una vez más que toda persona que esté en el campo o transite por la ruta y vea una columna de humo dé aviso a la policía, ya que la fuerza es parte de la red de emergencia en caso de incendios forestales.

Ardieron una carpintería y dos casas deshabitadas
Un incendio que no pudo ser controlado a tiempo provocó daños totales en una carpintería ubicada en la zona de chacras del oeste de Toay. Cerca de allí también ardieron dos casas deshabitadas y estuvo cerca de ser alcanzada por las llamas una tercera vivienda con todo su mobiliario y un automóvil.
A ambas manos de la Ruta Provincial 9 una gran cantidad de hectáreas se quemaron al oeste de Toay. De hecho, las autoridades cortaron el paso vehicular en el cruce de la ruta y la Avenida 13 de Caballería Oeste. Para mitigar las llamas fue necesaria la intervención de los cuarteles de bomberos de Toay, con dos dotaciones, y Santa Rosa, con una, además de dos cuadrillas de la Dirección de Defensa Civil de la provincia. Los servidores públicos recibieron colaboración de personal del municipio.
Las llamas se podían apreciar desde distintos ángulos ya que cubrían una gran extensión a lo largo de la 13 de Caballería Oeste, desde Moreno hasta Rivera. Si bien no es un sector que se caracterice por contar con muchas viviendas, algunas de ellas, ubicadas sobre la calle Antonio Franck, tuvieron el fuego a pocos metros, lo cual generó, por momentos, gran incertidumbre porque es una zona de chacras de mucho monte y pastizal.
Las llamas, que cobraron vida en horas de la siesta, dejaron huellas de su paso por varios cuadros de la periferia de la localidad y prolongaron el accionar de los bomberos voluntarios y de los brigadistas hasta alrededor de las 20. A su paso, el fuego destruyó una carpintería ubicada a pocos metros del Camino del Arriero, en el interior de uno de los campos, y dos casas que se encontraban deshabitadas, a dos kilómetros de la localidad.
El subjefe del Cuartel de Bomberos Voluntarios de Toay, Federico Ekerman, dijo: “Fue tan rápido que no sabemos cómo se originó. Las viviendas quemadas estaban deshabitadas y se evitó una tercera que tenía en su interior muebles, un vehículo, tubos de gas y herramientas”.
Ekerman informó que el primer llamado se registró a las 14.48 y que al momento del arribo las llamas ya tenían intensidad. “El viento del noroeste estaba muy fuerte, eso nos preocupó, pero la gente se mostró también muy solidaria y un vecino nos ayudó con un tractor y una rastra”, relató.

Doblas: dramática lucha por contener un voraz incendio
El fuego se inició el martes después de mediodía en la banquina sur de la ruta 18 frente al campo nominado como “Pichi Carhué” unos 15 kilómetros al oeste de la localidad de Doblas y hasta anoche continuaba activo tras devastar monte natural de cuatro campos. Curiosamente prácticamente a la misma hora los Bomberos Voluntarios de Macachín lograron controlar un incendio en la misma banquina pero en inmediaciones de la Escuelita Atreucó a unos 10 kilómetros al oeste de Macachín. Al cierre de esta edición el fuego estaba activo y ya se habían quemado varias miles de hectáreas.
En el lugar, desde la tarde del martes trabajan codo a codo brigadistas de Defensa Civil, los Bomberos Voluntarios de Doblas, Macachín y Ataliva Roca, en tanto que personal municipal, con el intendente Fabián Zabala a la cabeza, ayudados por productores rurales, luchaban ayer para contener el devastador derrotero que se inició en la ruta provincial 18 y ayer se propagaba en dirección sudoeste, hacia Padre Buodo.

La ruta del fuego.
De acuerdo a datos aportados por integrantes de los cuerpos de Bomberos Voluntarios de Macachín y Doblas, el siniestro se inició, por motivos que se investigan, en un punto de la banquina sur de la ruta 18, justo en frente de un coto de caza que se salvó por la acción de los bomberos. El lugar estaba con mucho pasto seco, esto, junto a las condiciones climáticas adversas (calor y viento), influyeron en la rápida propagación.
El foco ígneo en la banquina se trasladó al campo “Pichi Carhué”, de la familia Clement, donde, según testigos presenciales, arrasó con increíble facilidad y velocidad la flora nativa. Luego las llamas cruzaron un camino vecinal e ingresaron al predio rural “El Cuadradito” de la familia Moronta, donde siguió con su infernal destrucción forestal. “El fuego avanzó muy rápido, cruzó la calle como si nada y prendió del otro lado”, dijo a este diario Carlos Alvarez, bombero de Doblas.
Allí los brigadistas, bomberos, personal municipal y productores habían logrado bajar la intensidad mediante cortafuegos hechos con una motoniveladora e implementos agrícolas. Sin embargo durante la noche el fuego que reavivó y siguió su camino para azotar a la estancia “La Media Legua” de la familia Ardohain, y más tarde a “La Laura” de la familia Gutiérrez. También afectó a otras propiedades linderas como de las familias Gallego y Bianco.

Drama.
Vecinos de Doblas destacaron la tarea del intendente Fabián Zabala, acompañado por funcionarios y empleados municipales, también destacaron el trabajo de brigadistas, bomberos voluntarios y el de muchos productores que se acercaron a colaborar. “El intendente está al frente desde ayer, él sabe qué es lo que está pasando, llamalo”, le recomendó una fuente a LA ARENA.
Las continuas llamadas a “Piche” Zabala no tenían respuestas en el caluroso mediodía pampeano. Luego sabríamos que estaba abocado a tareas en las que atender el celular era lo de menos.
Por eso intentamos con el viceintendente Raúl “Rulo” Torres quien sí nos atendió desde uno de los puntos del incendio, pero el breve contacto resultó de un brutal tinte dramático. “Hola hermano, por favor llamame más tarde, tengo que mover nuestra gente porque se nos viene el fuego y nos vamos a quemar todos”, gritó desde el corazón del siniestro para que su voz sobrepase el crepitar de las llamas.
Vecinos de Doblas subieron a la red videos y fotos en donde se ve una impresionante columna de humo desde la zona urbana. Uno de ellos fue Leonardo Ardohain Gordillo, dirigente de Independiente de Doblas y hermano de Pampita. “Esto nunca lo vimos tan cerca, da miedo, esperemos un milagro y que llueva”, concluyó.