Inicio La Pampa "El fútbol es mi única adicción"

«El fútbol es mi única adicción»

DANTE JACOBI ASUMIO COMO NUEVO ENTRENADOR DE GUARDIA DEL MONTE

Guardia del Monte de Toay tiene nuevo entrenador. Después de la salida de Jorge Cayupán por desacuerdos con la dirigencia, será Dante Jacobi el encargado de dirigir los destinos del Cacique en este regreso a la actividad luego del parate del año pasado por la pandemia de coronavirus.
A 20 días del inicio del Torneo Oficial de la Liga Cultural de fútbol, previsto para el 21 de este mes, el experimentado entrenador fue presentado el lunes por la noche en la práctica del Cacique, cuyo debut será como local ante Atlético Santa Rosa.
Formador, apasionado y a la vez crítico del sistema del fútbol provincial, Jacobi se había alejado de la actividad luego de su último paso por Belgrano, en 2019, pero la pasión por su profesión una vez más fue más fuerte y decidió afrontar este nuevo compromiso.
«La verdad es que no tenía intenciones de dirigir, estaba un poco resentido y no lo tenía en los planes. Pero Mariano Ramírez (presidente de Guardia del Monte), con quien somos compañeros en un equipo de veteranos, me dijo que necesitaba un técnico y que quería que agarrara yo. Me insistió y lo tomé como un desafío más, con todas las ganas de siempre», explica Jacobi, de extenso paso por la Liga Pampeana y Cultural.
«Lo que pasa es que el fútbol es mi única adicción. No consumo alcohol, no fumo, no tengo criterio de timba… Mi adicción es el fútbol, entonces me reniego un año o dos y vuelvo», dice con una sonrisa, pero dejando en claro que hay muchas cosas que no le gustan.
E insiste sobre el concepto: «Soy un enamorado del fútbol; lo amo y lo respeto, como deporte, como instrumento sociabilizador, como formador; pero es algo que hoy no veo y eso me molesta. Pero a la vez es como un vicio, que lo querés dejar y no podés».

Otro desafío.
Dante Jacobi tiene 53 años y comenzó su carrera como entrenador en Cochicó de Victorica, en 1993. En la misma Liga Cultural dirigió luego a Deportivo Telén y a Atlético Santa Rosa, para luego pasar al ámbito de la Liga Pampeana y desempeñarse allí durante largos años.
Dirigió a Deportivo La Maruja en dos ocasiones, a All Boys de Trenel, Estudiantil de Eduardo Castex, Ferro de Intendente Alvear, Cultura Integral de Colonia Barón, Costa Brava de General Pico y Alvear FBC.
En 2019 volvió después de 15 años a la Liga Cultural para dirigir a un juvenil Belgrano, del que se despidió a fines de esa temporada. Y ahora tomará las riendas de Guardia del Monte, un equipo que no tuvo la adaptación a la Primera División luego del ascenso por la llegada de la pandemia, y que buscará este año asentarse en la elite culturalista con un plantel conformado por mayoría de los jugadores que vienen desde la Primera B.
«Es un buen desafío personal y para el club. Lo importante es que me encontré con chicos jóvenes, con ganas de aprender, con mucha dinámica y a los que hay que enseñarle a ocupar mejor los espacios, a hacer desplazamientos con propósitos, cumplir determinadas funciones…», destaca. «Y lo bueno es que a mí lo que me desafía es eso; enseñar, formar», agrega Jacobi, que está conformando su cuerpo técnico y que en principio tendrá a David Ramírez como entrenador de arqueros y a Gabriel López como entrenador del Sub 20.
– ¿En esa formación que se busca, puede favorecerlos que el torneo no tenga descensos porque les quita presión, o perjudicarlos por la falta de una motivación?
– La realidad es que no ayuda para la formación, porque te saca compromiso y te saca presión. Te puede dar libertades, es cierto, pero a la vez te vuelve irresponsable, sea de manera conciente o inconsciente.