Inicio La Pampa El gobierno habilitó los jardines maternales

El gobierno habilitó los jardines maternales

HABRA "GRUPOS BURBUJA" DE HASTA 10 NIÑOS

Casi once meses después que las medidas impuestas para evitar la propagación del coronavirus obligaron al cierre de los jardines maternales de la provincia, el gobernador Sergio Ziliotto firmó un decreto en el que dejó habilitada la reapertura. Para hacerlo deberán aplicar el protocolo que indica que deberán apelar a la estrategia de «burbuja».

Desde la próxima semana los jardines de infantes de gestión privada de la provincia podrán recibir a los niños y niñas de acuerdo a un cronograma de días y turnos y bajo la modalidad de grupos «burbuja».

Es que de acuerdo al protocolo aprobado días atrás por el gobierno provincial tras una reunión de la Comisión Mixta de Salud y Seguridad en el Trabajo (Comisset), «cada jardín, con su equipo directivo y docente, planificará el cronograma de días y horarios según los espacios disponibles y la cantidad de niños y niñas que asisten».
A su vez, el protocolo establece que el regreso a la presencialidad privilegiará el funcionamiento de grupos burbuja. «En los espacios que así lo permitan la cantidad de personas no debe superar las diez.», especifica la normativa aprobada por el gobierno provincial.

Lineamientos.
Por otra parte, el protocolo establece además que los niños y niñas que asistan a los jardines maternales deberán permanecer como máximo por dos horas dentro del edificio, aunque ese tiempo se extenderá «paulatinamente de acuerdo a las evaluaciones que las autoridades de las instituciones y de supervisión realicen oportunamente».

Además, las instituciones deberán confeccionar un plan de trabajo en el que también se contemple la no presencialidad y la bimodalidad. Sin embargo, en cuanto a la presencialidad el protocolo manifiesta claramente que «los grupos no pueden mezclarse con otros o estar en la misma sala o espacio al mismo tiempo» ni siquiera «en los horarios de salida y entrada, colaciones, baños o cocina».

A su vez, indica que cada grupo de hasta diez niños y niñas deberá estar bajo la tutela de un o una docente que no podrá interactuar con el resto de sus colegas aunque «considerando la edad de los más pequeños y sus necesidades básicas, se podrá optar por la incorporación de un auxiliar docente dentro de la sala para colaborar en las tareas».

Respiro.
La habilitación de los jardines maternales genera una profunda sensación de alivio por parte de los titulares de los jardines que durante una gran cantidad de meses reclamaron al gobierno provincial que los deje trabajar ante una asfixiante situación económica a causa de la inactividad.

Esa situación llevó al cierre de reconocidos jardines de la capital pampeana. El Jardín «Upa lalá», luego de funcionar por 34 años, fue el primero en anunciar el cierre definitivo el año pasado. Además, el jardín «Manchitas» del barrio Aeropuerto, también anunció su cierre tiempo atrás luego de atravesar varios meses sin trabajar. La misma suerte corrió «Tutú Marambá».

Incluso las manifestaciones de las familias y los propietarios de jardines se acrecentaron cuando se conoció la noticia de que el gobierno había habilitado la actividad de las salas de juego como el casino.

Pero ahora, con el visto bueno del gobierno, los jardines que quedaron abiertos podrán comenzar un proceso de recuperación con los niños en las salas y las puertas abiertas.