Inicio La Pampa El gobierno intimó a la presidenta del club San Martín

El gobierno intimó a la presidenta del club San Martín

AVANZA EL PEDIDO DE "LA 89" PARA NORMALIZAR LA ENTIDAD DE VILLA SANTILLA

Los integrantes de la comisión directiva, que detenta desde hace un par de décadas la administración del Club General San Martín, disponen de 10 días hábiles para responder los reproches que un grupo de ex socios, ex directivos y allegados de la entidad plantearon formalmente ante la Dirección de Superintendencia de Personas Jurídicas.
Así lo confirmó a este diario el titular de ese organismo, Guillermo Rubano, quien sostuvo que la documentación le fue entregada en mano -en el domicilio legal fijado por los directivos del club de la Villa-, a Graciela Beatriz Loyola, que figura como presidente.
Es decir que tienen hasta el 19 de febrero próximo para contestar el requerimiento a partir de la nota presentada ante Personas Jurídicas por un grupo agrupado en «La ’89».

Advertencias no escuchadas.

Las versiones sobre la posibilidad que se pudieran hacer negocios inmobiliarios en torno a la popular institución de la Villa Santillán no son nuevos. Hace por lo menos seis o siete años que se especula con eso, y pese a las advertencias vertidas en este diario -y también por una movida de hace un tiempo por un grupo de vecinos, que manifestaron su preocupación- nada se hizo para impedirlo.
Hasta el cansancio se escribió en estas páginas sobre la situación de inmovilismo de San Martín, que no es muy distinta a la de otras entidades de la provincia. Pero lo cierto es que el club de la Villa -además de su rica historia social y deportiva- disponía de inmuebles muy valiosos: no sólo en Alighieri y Alberdi que fue escenario de multitudinarios bailes, festivales de boxeo, increíbles torneos de baby fútbol, y mucho más; sino que también es propietario del predio conocido como la ex Quinta de las Monjas, en Avenida Palacios y Toscano.

La compra del predio.

Se trata de unas seis hectáreas que pertenecieron a la Asociación María Auxiliadora del Rosario que le vendió el predio al Club San Martín en 1987, en un acto en el que la entidad estuvo representada por su entonces presidente Mario Acosta y el secretario Martín Meacca. La operación se concretó en la suma de 1.671.000 australes.
Después de eso -y varios años después- la parte vendedora le planteo a la entidad que procediera a escriturar el inmueble. La comisión directiva de San Martín -ya era presidenta Loyola- adujo no tener los fondos para afrontarla, y la cuestión llegó incluso a una instancia judicial y se fijó un plazo mínimo para cumplimentar el trámite. La escribanía Cavalli fue la encargada de realizarlo el 9 de agosto de 2018.

El empresario Elorza compró.

Fue precisamente ese costo el que dijeron las autoridades del club los llevó a desprenderse de parte del valioso inmueble ubicado en Avenida Palacios.
Realizada la subdivisión el predio de 6 hectáreas, 34 as. 17 cas. quedó separado en dos parcelas: partida 806527 (Ej. 047 Cir. II, Rad. C, Quinta 001, parcela 1); y partida 806528 (identificada como parcela 2 de la misma nomenclatura catastral). La primera de 28.144 metros cuadrados, que fue adquirida por el empresario Carlos José Elorza -según consta en la escritura del 1 de noviembre de 2019- en la suma de 3.971.000 pesos. Esto sería algo así como 58.800 dólares.
Ni falta hace explicar que -de acuerdo a valores de mercado y así expresado por firmas inmobiliarias locales- esos terrenos valen en realidad diez veces más.
Es decir que desde entonces la mayor parte del predio conocido como la ex Quinta de las Monjas está en manos de un particular. La parcela de 2.8 es ahora del empresario Carlos José Elorza, y la menor de 2,4 quedó para el Club San Martín.
Más allá de explicaciones que pretendan ofrecerse, lo cierto es que lamentablemente una vez más nos encontraríamos ante un despojo.

Pro recuperación.

Desde hace un tiempo un grupo de ex socios y allegados al club de la Villa se viene movilizando para conseguir que la actual directiva de un paso al costado y permita un resurgimiento de las actividades, hoy reducidas a una cancha de fútbol 5 -una actividad comercial- y a unos pocos boxeadores que entrenan en un pequeño espacio.
Como se vino informando, los miembros de «La ’89» pretenden que el Gobierno provincial tenga un gesto político, y se decida por designar una comisión normalizadora para que el club vuelva a tener vida. Así lo solicitaron por nota ante Personas Jurídicas, formulando una serie de observaciones ante las manifiestas irregularidades que se advierten.

Diversas irregularidades.

Hay que puntualizar que la actual comisión no presentó los balances correspondientes a los últimos tres períodos, con lo que obviamente no se puede conocer dónde fue el dinero ingresado por la venta del inmueble; tampoco cumple con su razón de ser, esto es realizar actividades deportivas, sociales y culturales; y las instalaciones están degradadas de tal modo -el gimnasio y lo que queda de la ex Quinta de las Monjas- que necesariamente tendrán que ser objeto de mucho trabajo para reacondicionarlas. Se puede agregar que mucho tiempo quienes pretendan hacerse socios del club -hubo manifestaciones en ese sentido que naufragaron- no tienen lugar o sede administrativa para realizar el trámite.
En pocos días más la presidenta del Club San Martín, Graciela Loyola, deberá contestar el oficio que se le entregó la semana anterior, y tendrá la oportunidad de hacer su explicación. No pareciera que tenga muchos argumentos como para sostenerse en un cargo que detenta desde hace muchos años.

Comisión normalizadora

Los integrantes de «La ’89» solicitaron formalmente que Personas Jurídicas disponga la designación de una comisión normalizadora, que tendría por objeto abrir el registro de socios en principio, y después convocar a una asamblea para designar nuevas autoridades del Club San Martín.
Así hicieron saber que proponen a las siguientes ex socios para integrarla: Sandro Abel Clérici, Héctor Sergio Tejada, María Cristina Musso, Jorge Antonio Martín y María Teresa Cabrera. Todos ellos expresaron firmando la nota correspondiente que están dispuestos a aceptar si se los designa.