Inicio La Pampa El Gobierno Provincial propone crear un Cuerpo de Guardaparques

El Gobierno Provincial propone crear un Cuerpo de Guardaparques

El gobernador Sergio Ziliotto enviará a la Cámara de Diputados un proyecto de Ley para crear el Cuerpo de Guardaparques Provincial. 

El objetivo es que se transforme en un elemento de apoyo esencial en la gestión activa de las áreas protegidas pampeanas. Las áreas protegidas son espacios representativos de ecosistemas nativos, dedicados a la protección de ambientes y de su biodiversidad asociada, además de ser importantes espacios para la recreación, el turismo, y el reencuentro con el mundo natural.

Con el cuerpo de guardaparques en funcionamiento, La Pampa podrá seguir avanzando  en la generación de políticas y normas que respondan satisfactoriamente a las actuales exigencias y necesidades respecto a la conservación de ambientes y la vida que ellos protegen.

La eficiencia de las áreas protegidas como santuarios de conservación y como fuente de servicios ambientales para el hombre, tiene relación directa con el grado de manejo y monitoreo que tienen, y ese justamente será el rol del Cuerpo de Guardaparques.

La gestión efectiva de un área protegida depende del esfuerzo en el monitoreo y del control y vigilancia que posean. Solo de esta forma se puede asegurar a mediano y largo plazo la perdurabilidad de los recursos custodiados y la preservación de los procesos naturales y culturales asociados.

Áreas protegidas pampeanas
En la actualidad, el Sistema Provincial de Áreas Protegidas está conformado por diez,  entre las que se encuentran la reserva provincial Parque Luro, Pichi Mahuida y Nochilei Co, en los bañados del Atuel, como las de mayor importancia.

En nuestra provincia es la Ley Nº 2651 la que establece los criterios para la selección, establecimiento y gestión de áreas protegidas, como así también el manejo del Sistema Provincial de Áreas Protegidas. Este instrumento legal constituye una de las herramientas más poderosas que disponemos para la conservación de la biodiversidad.

La constante presión que ejercen las actividades humanas sobre un mundo cada vez más poblado convierten a las áreas naturales protegidas en verdaderos bastiones para el refugio de especies, ya que han demostrado ser efectivas para aminorar de forma exitosa las principales amenazas a las que están expuestos los entornos naturales, como el desmonte ilegal, la caza furtiva, el sobrepastoreo y la sobreexplotación de nuestros recursos naturales más preciados, entre otros.