Inicio La Pampa El homicida de Loza complicó aún más a Santillán

El homicida de Loza complicó aún más a Santillán

CRIMEN DE FUENTES

La segunda audiencia de debate por el homicidio de Aldo Horacio «Chueco» Fuentes se llevó a cabo ayer por la mañana en la ciudad Judicial. Allí, declararon cinco testigos propuestos por el Ministerio Público Fiscal.
En ese marco, Walter Rojas Pedraza, condenado a prisión perpetua por la muerte de Diego Loza, declaró y dijo que Manuel Santillán le contó que «le había dado dos hachazos en la cabeza» a la víctima y complicó al principal acusado, junto a Lautaro Pérez Barreiro.
El hecho ocurrió a fines de enero de 2018 en el barrio Congreso. Santillán está acusado de homicidio calificado por ensañamiento y alevosía y por haber sido cometido para procurar la impunidad de otro delito, y Pérez Barreiro -que está en libertad- por encubrimiento calificado por la gravedad del delito.
Rojas Pedraza explicó que Santillán le contó en la Brigada de Investigaciones que había asesinado a Fuentes de dos hachazos en la cabeza y que le robó una moto y codificadores y que ingresó a la vivienda donde ocurrió el homicidio por la ventana del patio, y con las manos tapadas sin dejar huellas. «Conozco a la víctima y al imputado, pero más a Fuentes desde los 5 años», señaló.
Al ser consultado por una de las partes sobre por qué realizaba esa fuerte declaración en esta instancia del proceso, agregó: «Lo tuve guardado hasta hoy porque conozco más a Fuentes». Las audiencias por el caso de Fuentes continuarán hoy y finalizarán recién el viernes en la Ciudad Judicial de Santa Rosa.
Durante la audiencia, también declararon otras dos personas que están detenidas pero sus testimonios se realizaron a puertas cerradas. Ellas mismas pidieron declarar sin la presencia de los periodistas ni de los acusados porque se sienten «amenazadas».
Santillán, el principal acusado por la muerte del «Chueco» Fuentes, fue condenado recientemente a prisión perpetua junto a Hernán Murray, por la muerte de Facundo Pérez, asesinado en la Alcaidía de esta capital. Pérez estaba detenido por el femicidio de su pareja Flavia Fernández.
En esta segunda jornada, también declararon Enzo Macagno, quien era vecino de uno de los imputados, Oscar Riesco, amigo de la madre de Santillán, Miguel Aguilera, quien habría adquirió las cachas de la moto robada a Fuentes, y Rubén Caliba Muñoz, que habría sido el comprador.

El homicidio.
El Tribunal de Audiencia de Santa Rosa que juzga a Santillán y Pérez Barreiro está conformado por los jueces Gastón Boulenaz, Daniel Sáez Zamora y Flavia Ongaro, y la fiscal es Cecilia Martiní. La querella está representada por Juan José Hermúa y las defensas están a cargo de Paula Arrigone y Pablo de Biasi.
En la apertura del juicio, el pasado lunes, la fiscalía acusó a Santillán de haber ingresado entre la tarde noche del 30 de enero y la madrugada del 31 de enero de 2018 al domicilio de Neveu y Luther King, donde se encontraba durmiendo Fuentes.
El acusado en ese momento golpeó al menos en tres oportunidades a la víctima en la cabeza con un hacha, golpes que fueron «sumamente traumáticos y violentos» que le generaron heridas «ocasionándole la muerte», según la acusación.
Luego de haber cometido este homicidio, Santillán se llevó de la casa distintos elementos, entre un equipo de música, una motocicleta marca Honda Wave de 110 cc, ropa, documentación y herramientas de trabajo, entre otros. Para la fiscalía, el asesinato se produjo para «procurar la impunidad» y no ser descubierto.