Inicio La Pampa "El juez ni siquiera sabe donde vive mi mamá"

«El juez ni siquiera sabe donde vive mi mamá»

HIJA DE ILDA PALACIOS IRONIZO SOBRE RESTRICCION A JAMAD

María Laura Corredera, hija de Ilda Palacios, la mujer que resultó asaltada por José María Jamad, alias «Mono», y dos cómplices, se permitió ser punzante al referirse a la medida adoptada por el juez de ejecución Martín Saravia que le permitirá a aquel gozar de dos salidas transitorias por mes.
En un posteo en las redes sociales la mujer expresó su indignación porque al momento de resolver el magistrado actuante «no se escuchó a la víctima, pese al derecho que la asiste». Señaló que la disposición judicial dice que «Jamad no puede acercársele» a Ilda Palacios. Pero agregó que «el juez ni siquiera sabe donde vive mi mamá para arbitrar los modos y protegerla. Bizarro, morboso, de otra época», sostuvo.

«¡Cuidado pampeanos!»
Después, mostrando bronca e impotencia siguió: «¡Cuidado pampeanos! Juez garantista, de oídos sordos, ojos tapados!», advirtió: «¡Qué injusticia para la gente honesta», agregó mencionando al juez por su nombre y apellido completo.
María Laura Corredera indicó que el juez «el único requisito que observó, dicho por él mismo en una entrevista que mantuvimos junto a mi hermano, es el del tiempo: que (Jamad) tiene la mitad de sentencia cumplida».

Dura con el juez.
Reprochó que el funcionario judicial, con «su ‘profesionalismo’ no se permitió escuchar la negación de la Unidad 4. Los profesionales que lidian con Jamad día a día, no recomiendan las salidas; la fiscalía, luego de constatar su comportamiento por comisarías, alcaldía, cárcel, no avalan las salidas!».
Siguió disparando contra el juez Saravia diciendo que «no sabe hacer su trabajo», en estos tiempos «donde a la mujer se la empieza a cuidar como nunca en la historia, con sólo una firma echa por tierra el trabajo denodado de la policía pampeana, que logró atraparlo (a Jamad) y de la justicia y la familia que lograron una sentencia ejemplar».
Fue muy dura la mujer al recordar otros casos en que una persona detenida sale y delinque «nos vamos arrepentir como sociedad». Finalmente pidió acompañamiento para que el TIP «revoque esta nefasta decisión».

Pedido de Ilda Palacios.
La abogada Mirta Brown, en representación de Ilda Palacios -presentó copia del poder que la convierte en su apoderada-, requirió al Tribunal de Impugnación Penal, que lisa y llanamente «se revoque el beneficio concedido de salidas transitorias a José María Jamad», por resultar «arbitraria y violatoria» de las normas que invoca en el escrito.
En el escrito se aferra al derecho de las víctimas (Ley 27372). En la normativa legal se indica que «la víctima debe ser informada y tiene derecho a expresar su opinión, y todo cuanto estime conveniente cuando a la persona condenada se le otorgue salidas transitorias».

Enterada por el diario.
Dice Brown que si bien el juez Saravia libró cédula de notificación, su representada (Ilda Palacios) nunca la recibió personalmente, y sólo se enteró a través del diario LA ARENA.
Explicó que el juez omitió esa medida, y que en realidad Saravia debió extremar las precauciones tratándose de una persona de 73 años que vivió una traumática situación «con peligro para su vida».
La abogada se mostró «sorprendida» porque tampoco se tuvieron en cuenta los informes y la oposición del Ministerio Público Fiscal y el Servicio Penitenciario Federal, con lo que se «vulneraron las disposiciones normativas».
Se mostró alarmada porque «quien debía proteger» a Palacios concedió el beneficio «sin escuchar a la víctima» y sin tener en cuenta «los informes agregados en autos».

Garantía y falso testimonio.
Señala la presentación ante el TIP que «no es un dato menor» que corresponde destacar, que «la persona que garantiza el cumplimiento de las salidas transitorias ha sido acusada de falso testimonio en el debate» en el que se condenó a Jamad.
Finalmente en el escrito se indica que si el Tribunal pretendiera la comparecencia de Palacios se solicita que sea «vía spike, en atención a que se encuentra de viaje en España por situaciones familiares».