Inicio La Pampa El macrismo colapsó el sistema y jubilarse demora casi un año

El macrismo colapsó el sistema y jubilarse demora casi un año

TRABAJADORES DE ANSES DENUNCIAN QUE HAY MIL CARPETAS DE PAMPEANOS ESPERANDO

«Estamos colapsados». Así graficó el delegado de Apops, Leonardo de la Iglesia, la crítica situación que vive hoy la sede del Anses en Santa Rosa, la cual registra una «importante demora» en los trámites de las jubilaciones y pensiones en La Pampa como consecuencia de la «política de ajuste» que se implementó en la gestión anterior. «En la actualidad tenemos más de mil expedientes en espera y un retraso que va desde los seis hasta los once meses», alertó el gremialista.
La situación la dio a conocer este lunes el delegado de la Asociación del Personal de los Organismos de Previsión Social (Apops), quien en diálogo con LA ARENA explicó cuál es la situación que atraviesa la Udai de Santa Rosa y cómo esto afecta tanto a los trabajadores como a los beneficiarios de la entidad.
«El tema viene desde hace un tiempo, venimos manifestando esta problemática, en este caso en Santa Rosa estamos los cuatro gremios que representamos a los trabajadores de Anses haciendo este llamado de atención debido a la gran cantidad de quejas, de reclamos, que tenemos por parte de los futuros beneficiarios de que sus jubilaciones no salen en tiempo y forma», sostuvo De la Iglesia.
«En principio, esto responde a un plan de achique que se gestó en el Gobierno anterior de Mauricio Macri, donde se elimina los sectores de cómputo y liquidación de la mayoría de las Udai (Unidad de Atención Integral) y se regionaliza en una en particular. En este caso en La Pampa le tocó a Santa Rosa tener la mesa de cómputos y esta mesa es la que recibe todos los expedientes de toda la provincia y que hoy está colapsada», cuestionó.

Retraso y expedientes.
Según explicó el gremialista, esta modificación en el sistema provocó que se genere «un gran retraso en los expedientes» que está afectando a un sector «muy vulnerable» de la población. Y advirtió: «Día a día recibimos decenas de reclamos, la gente está muy angustiada».
«Nosotros explicamos que esta situación que no responde a esta gestión particular, sino que viene de la anterior. Pero hay que informar a la gente, alertarlos, que estamos colapsados. Sabemos que hace menos de un mes asumió el director general Alejandro Vanoli y que hubo reuniones, que se está trabajando. Lo que sí es cierto es que hay una necesidad urgente de que se contemple este tema en particular porque golpea directamente a un sector muy vulnerable», amplió en este sentido.
«Hay personas que dejaron de percibir su salario, que tienen urgencias económicas, enfermedades, y no están recibiendo los beneficios porque no existe capacidad física, personal, para liquidar la gran cantidad de expedientes que tenemos», graficó el gremialista. Y alertó: «Estamos totalmente colapsados, no tenemos capacidad».
«Los retrasos son variados, hay plazos desde seis hasta once meses. Pero ahora está el agravante de que en estos meses se genera un cuello de botella, ya que muchos trabajadores se toman sus vacaciones y no damos abasto para atender todos los reclamos», denunció De la Iglesia, a la vez que precisó que «los afectados son más de mil» en la provincia y que también se suman pedidos de otras Udai de Neuquén y Río Negro.

Sistema que «fracasó».
El gremialista no dudó en atribuirle la responsabilidad de este «colapso» en el Anses al Gobierno de Cambiemos, quien modificó un sistema de liquidaciones que «funcionaba correctamente» por otro que «fracasó» y que, lamentablemente, tiene a los futuros beneficiarios como principales damnificados.
«La semana pasada tuvimos casos terribles, de personas enfermas que no tiene dinero para cubrir los medicamentos y es una realidad. Una mujer vino y dijo que si no le pagábamos, se iba a encadenar. Entendemos que no se soluciona de un día para el otro, estamos pagando las consecuencias de un modelo que fracasó», cuestionó De la Iglesia.
Consultado sobre cuál sería la solución en este conflicto, el delegado de APOPS adelantó que «oficialmente, el gremio aportó un programa de trabajo a futuro» para lograr esto pero los trabajadores entienden que «como venía funcionando el sistema de liquidaciones de jubilaciones hasta el momento del cambio era el correcto, funcionaba bien» ya que «los trámites no tardaban más de 60 días, como mucho 90 días para que el beneficiario cobrara las jubilaciones.

Asamblea y definiciones
Ante este complejo escenario, se realizó ayer al mediodía en la sede de Anses de Santa Rosa una asamblea informativa para debatir sobre esta problemática que, además de afectar a los futuros beneficiarios de la entidad, también repercute en los trabajadores por el volumen de trabajo que ingresa día a día.
Según informaron desde Apops, en dicho encuentro se resolvió manifestar la inoperatividad de la mesa de cómputos, que es el sector que se encarga hoy de liquidar las jubilaciones, la cual fue implementada por la gestión anterior. Esto a raíz de los excesivos plazos de demora que ocasionó y la gran cantidad de expedientes que se «stockearon».
Además se propuso que cada Unidad de Atención Integral (Udai) vuelva a liquidar sus jubilaciones, para así descomprimir la situación que vive la agencia de la entidad en la capital pampeana y, por otro lado, reactivar la mesa de cómputos que estaba en General Pico. En esta misma línea, también se decidió devolver todos los expedientes de Río Negro y Neuquén y recibir ayuda externa para acelerar aquellos trámites que están atrasados.