Inicio La Pampa "El martes arrancan los albañiles"

«El martes arrancan los albañiles»

Poco más de dos meses pasaron ya de aquel fatídico 14 de noviembre en el que un voraz incendio intencional destruyó la totalidad del local donde Carina Sierra tenía su tapicería, en la zona norte de la ciudad. Esta semana, la mujer recibió ayuda por parte del gobierno provincial y, según contó, el próximo martes irán albañiles del municipio para arrancar con la reconstrucción.
El impactante hecho delictivo ocurrió en horas de la noche de aquel lunes cuando según el relato de varios testigos, incluso de «uno de mis hijos que vio desde la ventana una moto negra con tres personas», el fuego comenzó a destruir el lugar con una energía avasallante producto de la altísima cantidad de material inflamable que había en la tapiería ubicada en el frente de la vivienda de la calle Mendoza.
Desde ese día, Sierra lucha por salir adelante y volver a levantar su emprendimiento. «Tengo una buena noticia y es que el martes arrancan los albañiles a trabajar», dijo ayer a la tarde durante una entrevista con LA ARENA. A su vez, contó que tras dos meses del siniestro recibió ayuda del Estado para poder avanzar.
«El rearmado viene bastante difícil, aunque ayer (por el viernes) el gobierno de la provincia me trajo materiales, aunque yo solo pedí todo para armar el negocio. Así que eso es algo bueno porque además la Municipalidad me va a mandar a los albañiles cuando estén todos los materiales, que seguro será el martes», aseguró.

Tarea diaria.

Desde aquel fatídico episodio en el que sus hijos pequeños debieron escapar de la vivienda en llamas por el patio trasero, la vida tuvo un cambio rotundo, pero según la damnificada, «lo único que me pone bien es que a los nenes no les pasó nada».
Con esa base importante, la lucha por salir adelante es diaria. «Todos los días me levanto y pongo a lavar un poco más de ropa y la voy apilando porque me quedé sin vestidor, aunque hace poco compré un despensero para poder acomodarla ahí, pero igual. También paso el día a día buscando comida en el comedor del barrio», dijo.
En relación a su situación laboral, Sierra le dijo a este diario que «estoy tratando de agarrar changuitas para poder juntar algo de plata», y contó que «ahora tengo que tapizar el asiento de una moto, después un almohadón… todas cosas chiquitas».
Por el hecho, hay tres hombres detenidos: se trata personas que habían sido denunciadas por la damnificada, quien afirmó que el autor del incendio era un hombre de apellido López, y que estuvo acompañado de otros dos, de apellidos Ponce y Sánchez.

«Me arruinó».

Si bien está convencida de que hay que salir adelante y superar la tragedia, está convencida de que «el incendio intencional me arruinó».
«Cuando pasó todo yo estaba trabajando bien y tenía pensado terminar la casa con la construcción de la cochera, que me la iba a hacer un albañil que conozco», dijo Sierra al tiempo que agregó que también tenía intenciones de ampliar la tapicería «que tanto trabajo me costó construir».
«Ahora tengo que pedir que me presten un lugar para poder coser, y tanto que trabajé para tener el negocio no me agrada tener que hacerlo. Incluso antes de que pasara todo eso había armado otra mesa de coser porque pensaba en contratar a mi cuñada para que me ayude, pero bueno, ahora tengo que tratar de reconstruir todo y después devolver un montón de muebles y las sillas amontonadas que eran para entregar a clientes», manifestó.
Finalmente, apeló a la solidaridad de todas las personas que la puedan ayudar con herramientas y elementos para volver a poner en pie la tapicería. Quienes quieran hacerlo pueden pasar por su vivienda, en Mendoza entre Chacabuco y Pavón.