Inicio La Pampa El Molas con un nuevo quirófano

El Molas con un nuevo quirófano

COOPERADORA DONO UNA MESA HIDRAULICA DE ALTA COMPLEJIDAD

Unas 2.600 personas en promedio asisten diariamente al hospital santarroseño, que cuenta con 200 camas para pacientes internados. El director del establecimiento, Armando Hornos, aseguró que el nosocomio tiene una variada especialización, y en estos días quedará habilitado un quinto quirófano -éste equipado con aparatos para traumatología-, número que resulta suficiente sobre la base de la población que se atiende en el Lucio Molas.
El funcionario, en diálogo con LA ARENA se mostró satisfecho por las prestaciones que puede brindar el centro de salud, expresó que en los últimos meses se incorporaron por lo menos 15 profesionales más, lo que posibilita atender lo que sería «un pequeño pueblo» que asiste todos los días.
En la semana que finalizó el Lucio Molas recibió una Mesa Hidráulica de Alta Complejidad para Cirugía General, con kit y accesorios de Ortopedia y traumatología, donada por la Asociación Cooperadora del Hospital.
-¿Cuántos quirófanos tiene el establecimiento?
-Lo cierto es que nosotros teníamos antiguamente algunas limitaciones, y cirugías limitadas porque tiene más de 30 años el software y no se conseguían repuestos. Pero ahora a la mesa mecánica que nos donaron se le puede poner cualquier tipo de accesorios, para cualquier tipo de cirugía; así que de un quirófano que tenía una calidad limitada vamos a tener una alta calidad. Teníamos una mesa Petinari -que es de la antiguas, y en lo personal me crié con ellas-, y lo bueno es que vamos a poder incorporarle soportes y todos los accesorios que mejoren su calidad. Sería como tener un Ford Falcon que vamos a mejorar y a tener más calidad de prestación.
-¿Cuántos quirófanos serían necesarios?
-Con cuatro estamos bien sobre la base de la población y las posibilidades de dar anestesia. Y ahora vamos a tener el quinto.
-¿Cómo es el tema con los anestesistas?
-Por suerte hicimos muy buenos convenios con la Asociación de Anestesiología; de modo que podemos cubrir las cirugías programadas y de emergencia. El convenio firmado es superador porque posibilita que cualquier profesional pueda venir a Salud Pública. Estarían todos a disposición, y el límite es el volumen de trabajo, porque hay que tener en cuenta que cubren también sanatorios y clínicas locales. Diría que estamos excepcionalmente bien, y ya desde 2016 la Asociación de Anestesistas se comprometió con Salud Pública para no dejar sin guardia las instituciones.
-¿Que otra aparatología estarían necesitando?
-Entiendo que el Molas está muy completo, pero lo que hacemos es ir reemplazando mediante licitaciones, y tenemos una muy buena adquisición de equipamientos, como pueden ser monitores, desfribiladores, una nueva procesadora de imágenes, cabezal para tomógrafo, equipo nuevo de laparalascopía y también para colonoscopía. Por suerte contamos con muy buen equipo de reparación, porque están a disposición una bioingeniera y dos ingenieros que trabajan con los equipos. Y se suma cuando es necesario el equipo de Electroingeniería del Ministerio de Salud.
-¿Ediliciamente cómo están?
-Desde que se arreglaron los techos del quirófano no se suspendieron más cirugías. Y además tenemos históricamente las 200 habitaciones completas. Con 200 habitaciones.
-¿Y en personal, se necesita más, de qué rama o especialidad?
-Hemos realizado incorporaciones importantísimas con convenios con la Subsecretaría de Trabajo para Enfermería. Porque los de terapia pasaron a cumplir de 8 a 6 horas, y teníamos que cubrir esas horas faltantes. Pero además, en cuanto a profesionales de 2015 hasta ahora se incorporaron más de 15: otorrinolaringólogo, oftalmólogo, tres traumatólogos, dos cirujanos, cirujano infantil, dermatólogo infantil, dos clínicos, dos pediatras, un nutricionista; dos generalistas para la Guardia; dos profesionales en neonatología y uno en terapia intensiva, un alergista, dos neuro ortopedista…
-¿Tienen datos de cuántos pacientes atienden?
-Por día atendemos un público en general de unas 2.600 personas. Tenemos 170 internados por día promedio, más los consultorios externos serán 300; otras 100 en la guardia general, un número similar en la guardia de Pediatría. Además hay que contar unas 300 muestras de laboratorio, y cerca de 30 en hemoterapia. Si se suman familiares son unas 2.600 personas que circulan por el establecimiento todos los días: sí, un pequeño pueblo. Quiero destacar la atención de rehabilitación que creció muchísimo, al punto que se está haciendo la pileta que es algo notable.
-¿Tienen muchos derivados de provincias vecinas?
-Hay mucha gente con politraumas, accidentados… Por convenios brindamos asistencia, pediátrica y neonatal. No es que viajan tanto como antes, que llegaban espontáneamente, sino que hay un flujo por derivaciones.
-¿En cuanto a lo farmacológico?
-Se hacen las compras a través del ministerio, y podemos decir que hoy no hay déficit ni que salir corriendo. Que sí pasó en algún momento con la movida del dólar, que hubo que moverse para tratar que se mantuvieran las ofertas.

El rol de la Cooperadora.
El director Armando Hornos resaltó que la Asociación Cooperadora del Lucio Molas «es clave para el hospital», y señaló que «cuando la comunidad advierte que si aporta eso se vuelca en el hospital, hay solidaridad».
La donación de una Mesa Hidráulica de Alta Complejidad para Cirugía General, con kit y accesorios de Ortopedia y traumatología, fue realizada merced «al aporte económico extraordinario de un socio protector y su familia», informó Vilma Lobato, titular de la Cooperadora. «Todas las actividades que desarrollamos son posibles con el aporte de los socios, empresas, particulares solidarios, amigos, medios de prensa, que acompañan, alientan y animan a seguir en esta tarea solidaria», completó.
El doctor Hornos manifestó que el trabajo de la Cooperadora «es actuando muy directamente con los servicios, sobre todo en lo referido al confort para los pacientes», y a veces se da que el Hospital proyecta realizar una compra «en un determinado tiempo y la Cooperadora lo puede comprar antes. También tiene mucha acción en lo que es docencia: adquiriendo computadoras, programas de alfabetización digital, algún proyector. Pero también ha donado ecógrafos de tocoginecología para docencia, porque se están realizando cursos de alto nivel de ecografías, y se compró un equipo para eso».