El municipio retirará a los perros de la vía pública

FUERTE REPUDIO DE PROTECCIONISTAS

La Municipalidad de Santa Rosa tomó ayer la polémica decisión de retirar a los perros que viven en las calles santarroseñas para trasladarlos a los caniles ubicados en el Departamento de Salud Ambiental, ubicado en avenida Circunvalación. La medida, que tuvo un fuerte repudio por parte de las asociaciones proteccionistas de animales, intenta dar una solución a la problemática que genera la presencia de canes en la vía pública.
La sobrepoblación de perros callejeros es una problemática que, desde hace varios años, la sociedad santarroseña no logró aún resolver. Sea por un lado, por la falta de concientización y, por otro, la irresponsabilidad de algunos vecinos, el número de canes en la vía pública ha ido en aumento en los últimos tiempos.
Durante los primeros meses de este año, la Fundación Vidanimal desarrolló un censo, en el cual contabilizaron un total de 52.456 perros -un can cada dos personas- de los cuales, parte de ellos, se encuentra en situación de calle, provocando inconvenientes como: “ladrar, muerden, generar excretas y ruidos y rompen bolsas de basuras”, detalló la comuna.
“Por tal motivo, y atendiendo a la solidaridad de vecinos y las ONG proteccionistas, se solicitará la colaboración respectiva para que los canes puedan tener un propietario responsable de su tenencia en el futuro y poder reubicarlos en un domicilio que les brinde su atención necesaria como mascota”, señaló.

Fundamentos.
Según indicó la municipalidad, la decisión se tomó con el fin de resguardar la integridad de los canes, así como también, solucionar diversos problemas que conlleva su presencia en la vía pública: tránsito, ambientales, de seguridad y salud pública, respectivamente. Basándose en la falta de los cuidados básico como lo son: “amor, alimentos, medicamentos, agua, entre otros”, la comuna optó, entonces, por retirarlos de la calle y encontrar, definitivamente, un dueño responsable.

Reubicación.
La medida que adoptada por el municipio, según comunicó, prevé la reubicación de los canes y para ello apeló a la solidaridad de los vecinos. De esta manera, aquella persona interesada en darle un hogar a los animales deberá brindar la siguiente información al momento de adoptar al perro: nombre y apellido del nuevo propietario y dirección real donde se reubicará la mascota, la cual deberá ser retirada en las instalaciones del Departamento de Salud Ambiental (Circunvalación 925).
El organismo se hará cargo de la colocación de un chip identificatorio, la esterilización y desparasitación del perro, la evaluación sanitaria y etológica veterinaria -previa a la entrega- y de la vacunación antirrábica.

Repudio.
La Asociación Protectora de Animales (Apani), luego de conocer la noticia, expresó en un duro comunicado de prensa su “absoluto repudio” ante “la decisión del poder ejecutivo de la Municipalidad de Santa Rosa de secuestrar de la vía pública a los perros comunitarios”.
“Estos perros hoy no constituyen un peligro ni riesgo para la población”, criticó la organización. En ese sentido, Apani manifestó que los canes se encuentran en la calle “porque la gente los abandonó” y no porque “eligieran estar allí”.
“De ninguna manera vamos a avalar que Zoonosis se constituya en un centro de concentración y hacinamiento en caniles donde los perros apenas puedan moverse”, denunció la ONG, que agregó que esta medida no permite que las diferentes asociaciones protectoras puedan controlar qué sucede con los animales una vez que ingresan allí.
La organización apuntó que dicha medida no resuelve la problemática, la cual sugirió que debe ser abordada a partir de campañas de castración masiva y concientización sobre tenencia responsables. “No confiamos en que las campañas de adopción que señalan las notas periodísticas vayan a realizarse, y por otra parte, Apani nunca fue consultada sobre esta posibilidad”, sentenció la ONG.

Sólo por denuncias
La Dirección de Ambiente de la Municipalidad de Santa Rosa aclaró anoche con respecto a las acciones de retiro de perros de la vía pública previamente anunciadas (como marco del cumplimiento del Artículo N°20 de la Ordenanza N° 3623/2006) que “dicha medida no será generalizada, abarcando a todos los perros sueltos en la vía pública, sino que solo se hará efectiva ante casos de caninos que sean objeto de alguna denuncia por conducta agresiva o mordeduras dentro de la jurisdicción pública”. Las denuncias se podrán realizar telefónicamente a través de la Línea de Reclamos del Municipio (147), o al Departamento de Salud Ambiental (455359).