Inicio La Pampa El Normal celebra 112 años

El Normal celebra 112 años

DOCENTES Y ALUMNOS INAUGURARON UN AULA EXTERIOR

La Escuela Normal Clemente Andrada de Santa Rosa llegó ayer a sus 112 años de vida y lo festejó de una manera muy especial bajo los protocolos sanitarios de la pandemia: con la inauguración de un aula exterior en el que docentes del colegio junto a sus hijos e hijas estudiantes participaron de una «clase» en la que se resolvió un tutti fruti.
«Se nos ocurrió la idea de sentar a docentes del colegio cuyos hijos son estudiantes de acá para celebrar estos 112 jóvenes años. La idea es transmitir el mensaje de que a la escuela la eligen las familias a lo largo de años y generaciones», contó a LA ARENA Adolfo Molas, director de la Escuela.
Poco después de las 12 del mediodía un reducido grupo de personas se acercó hasta el colegio y pese al frío se prendieron con la actividad en una clara demostración del sentimiento hacia la institución.
Sobre el patio delantero, en la esquina de San Martín y González, instalaron unas estructuras de cemento que ofician de mesas y sillas fijas. Se trata de un nuevo aula que se suma en un contexto en el cual es más que imprescindible estar al aire libre para evitar contagios.
«El aula se hizo con la idea de aprovechar espacios al aire libre para tener clases, más en este contexto. Por eso cuando el buen clima nos vuelva a acompañar se usará como cualquier otro aula, vendrá el docente con los estudiantes y tranquilamente se podrán dictar las clases», destacó Molas.
La inauguración se hizo durante un breve acto de 10 minutos que constó de un juego entre padres y estudiantes. Una docente lanzó la consigna, resolver un tutti fruti.
Molas analizó el presente con la pandemia de coronavirus y dijo: «La verdad que por un lado se siente preocupación, sensaciones encontradas. Pero siempre tratamos de encararlo de la mejor manera».
«La situación epidemiológica nos condiciona y tratamos siempre de respetar la presencialidad porque la pandemia ha desnundado una importante cantidad de factores de desigualdad entre los estudiantes que por ahí antes no se veían tanto», sostuvo el director de la escuela.
Esa situación, agregó, hizo que «pongamos un pie en el freno tratando de buscar igualdad y darle un marco más humano a toda esta situación tan compleja y difícil». «Por suerte nos hemos podido adaptar y estamos llevándola muy bien, porque tenemos casi 700 alumnos con familias muy presentes y estudiantes muy comprometidos», destacó.