Inicio La Pampa ¿El Obispado está en crisis?

¿El Obispado está en crisis?

PROVINCIA LE ENTREGO UN SUBSIDIO POR 300 MIL PESOS

El Gobierno provincial salió al rescate y le transfirió una suma de dinero para que afronte los «gastos de funcionamiento». Semanas atrás, el obispo Raúl Martín había advertido sobre la merma en los aportes de los fieles.
REDACCION

El Gobierno de La Pampa otorgó un subsidio de 300 mil pesos al Obispado de Santa Rosa. Según quedó establecido oficialmente en el Boletín, la suma se transfirió para que la institución haga frente a los gastos de funcionamiento

La pandemia de coronavirus ha golpeado fuertemente a diversos sectores de la sociedad, entre ellas la Iglesia. Con la restricción de las actividades que generan aglomeramiento, medido que se adoptó para reducir al mínimo la posibilidad de contagios, las capillas y parroquias estuvieron cerradas por varios meses y tuvieron que adaptarse a la virtualidad. Sin embargo, esto tuvo un impacto en las arcas.

Ante esto, las autoridades provinciales salieron al rescate de la institución. La última novedad, que parece estar relacionada con esta difícil situación, es un aporte del Gobierno de La Pampa. Según se publicó en el Boletín Oficial del Gobierno de La Pampa Nº 3446, el Obispado de Santa Rosa recibió un subsidio por la suma de 300 mil pesos. El decreto establece, en su artículo primero, que el dinero «será destinado a cubrir gastos de funcionamiento».

«Exceptuar al Obispado de Santa Rosa del cumplimiento de los requisitos establecidos en la Norma Jurídica de Facto N° 835 conforme lo previsto en el artículo 21 de esa Normativa», dice el artículo 2º del decreto Nº 3552.

Pedido de ayuda.
Tal como informó LA ARENA, a través de una carta firmada por el obispo de Santa Rosa, Raúl Martín, la Diócesis de Santa Rosa anunció la Colecta Obras Diocesana «Ayúdanos a ayudar», que estaba prevista para el 12 y 13 de diciembre, y advirtió que hubo una merma en los aportes, lo que impactó en «la atención de la obra social (mutual del clero, solidaria de todos), o al sustento necesario del sacerdote».

En el texto difundido a través de las redes sociales, el obispo se dirigió a los «queridos hermanos de nuestras comunidades» y planteó que «este tiempo que nos toca vivir, está marcado por diversas realidades que tienen mucho del dolor de nuestro Pueblo».

«Y son tiempos difíciles que nunca parecen concluir, y no sólo tiempos de pandemia. Tiempos que cada tanto se suben a ciertas esperanzas que poco se concretan», agregó.
En ese sentido, afirmó que «en estos meses, la ayuda económica de los fieles, resultante de la colaboración por colectas o de donaciones para el sostenimiento de la Iglesia, se ha visto marcadamente reducida en las mismas Capillas y Parroquias, no alcanzando a la atención de la obra social (mutual del clero, solidaria de todos), o al sustento necesario del sacerdote».

«No tenemos otros trabajos ni entradas para el sustento. Nuestra vida está destinada al servicio de ustedes, los fieles y las Comunidades son responsabilidades de todos», sostuvo. Además, el obispo Martín explicó que su intención con la carta es «alumbrar nuestras conciencias, acercar una mirada, despertar una inquietud y pedirles nos ayuden». La carta estaba acompañada de una imagen donde se informaba el CUIT y el CBU para los aportes.