Inicio La Pampa "El objetivo es pasar este trance sin endeudarnos"

«El objetivo es pasar este trance sin endeudarnos»

MIGUEL RIGLOS PLANEA OBRAS POST-PANDEMIA

El intendente de Miguel Riglos, Federico Ortiz, aseguró que mientras planea obras para lo que resta del año, la preocupación del momento es mantener en la localidad el estatus sanitario y atravesar el problema sin endeudar las arcas comunales.
Ortiz dijo que por el momento hacen pequeñas obras de mantenimiento y mejoras en algunos lugares de la localidad y que «nos preocupa y ocupa la situación económica que vivimos producto de la pandemia». En ese sentido sostuvo que «es de público conocimiento la caída que se registra en cuanto a ingresos por coparticipación de impuestos nacionales y provinciales» e incluyó «también la merma en la recaudación propia».
El funcionario sin embargo llevó tranquilidad al indicar que podrá cumplir con el pago de salarios y medio aguinaldo en los próximos días y lo hará «con los recursos municipales. No hemos solicitado a la provincia adelanto de coparticipación para gastos habituales, preferimos dentro de lo posible dejar esa posibilidad para alguna obra que estamos planificando», definió.
La pandemia «nos ha hecho replantear la gestión, sobre todo en lo que tiene que ver con la ejecución de las obras públicas previstas», continuó y aseguró que hoy su meta es «mantener el status sanitario que tiene La Pampa en la actualidad, ya que con ello la gran mayoría de las actividades económicas están en marcha, si bien no en un nivel de actividad común, pero al menos hay funcionamiento. Por otra parte desde el municipio el objetivo es pasar este trance sin endeudarnos, particularmente hacer frente a nuestros compromisos sin solicitar adelantos de coparticipación a la Provincia»
Para ejemplificar en forma concreta la merma de los ingresos, Ortiz reveló que «en marzo ingresaron unos ocho millones de pesos por regalías y este mes tres millones y en la recaudación por tasas está en estos meses 15 puntos por debajo de lo habitual».
Destacó como positivo que como consecuencia del regreso a las actividades habituales ya no se registra la misma cantidad de pedidos de ayuda social, especialmente alimentaria.

Obras.
El contexto, como ya mencionó, obligó a cambiar planes. En obras, el intendente Ortiz señaló que «nos fue imposible mantener el nivel de actividad que teníamos planeada para este año», por lo que «en esta atípica situación nos hemos dedicado a la realización de cosas de menor envergadura que las previstas, pero necesarias para el buen funcionamiento de diversos sectores».
Mencionó entre ellas la terminación del centro de desarrollo infantil «ajustándonos a lo solicitado por los entes nacionales y provinciales garantizando la confortabilidad necesaria para nuestros niños, y también estamos terminando con la obra en el acceso Este de señalización vertical y reductores de velocidad, y en general varios trabajos de mantenimiento en las diferentes dependencias municipales».
Sumó que a la par han estado «brindando un gran apoyo a diferentes instituciones locales que utilizaron este tiempo en el que no tuvieron actividad para realizar las refacciones que eran estrictamente necesarias y que en otros tiempos por la vorágine misma del funcionamiento siempre quedan relegadas».

Plan demorado.
La idea que maneja es «el mes que viene iniciar las obras públicas previstas en nuestro presupuesto para contribuir a la generación de empleo y a la actividad económica en general. Aunque no son tiempos donde se pueda prever demasiado ya que la situación puede modificarse de un día para el otro, estamos preparados para poder iniciar con nuestro plan de obras con la mayor celeridad posible».
Ese plan, por ahora demorado, incluye treinta viviendas, la construcción del centro de rehabilitación neurológica que se hará con aportes provinciales y del propio municipio, y también completar los servicios en un lote fiscal.

«Volvimos a vivir».
«Los intendentes volvimos a vivir con el presidente Alberto Fernández. Ahora nos tienen en cuenta, posibilidad que no tuvimos en los cuatro años anteriores», admitió el intendente Federico Ortiz sobre la visita del presidente de la Nación a La Pampa semanas atrás y los anuncios de obras y la apertura que muestra su gobierno hacia las provincias y los municipios. «Se ve un esquema federal, con acceso a obras para todos los pueblos, especialmente de agua, cloacas y saneamiento en general», agregó sobre los proyectos que se enmarcarán dentro del Ente Nacional de Obras Hídricas y Saneamiento (Enohasa).
En el marco de esta operatoria se prevé la ejecución de los siguientes trabajos en distintas localidades de la provincia: Rancul y Guatraché, red de desagües cloacales y planta de tratamiento; Arata, renovación de la red de agua potable I etapa; Caleufú, Colonia Barón y La Maruja; renovación de la red de agua potable II etapa; Toay, renovación de la red de agua potable III etapa; Eduardo Castex, nuevo tanque elevado de 50.000 litros y ampliación de 2.500 metros de la red colectora cloacal; Villa Mirasol, adecuación de la red de distribución de agua potable II etapa; Alta Italia, red de desagües cloacales y planta de tratamiento; Intendente Alvear, readecuación del sistema colector de líquidos cloacales; Jacinto Arauz, red de desagües cloacales y planta de tratamiento; Trenel, nueva planta de tratamiento de líquidos cloacales; Winifreda, red de desagües cloacales y planta de tratamiento.