La familia cara a cara con el sacrificio de sus deportistas

LOS JUVENILES ENTRENARON CON SUS PADRES, HERMANAS Y HERMANOS

El Pico Rugby Club organizó durante el fin de semana un entrenamiento especial que convocó a las familias de las categorías juveniles, con el objeto de lograr un mayor acercamiento y fortalecer los vínculos con la entidad. Esta novedosa e inusual propuesta, se llevó a cabo el sábado a la tarde en la cancha “El Rosetal”, que tiene la institución piquense en el predio de Pueblo Nuevo de General Pico.
Gastón Pechín, presidente del club que compite con sus categorías en el ámbito de la Unión de Rubby del Oeste de Buenos Aires (Uroba), en diálogo con LA CHUECA, dio detalles de la jornada, de la que trazó un balance muy positivo.
La actividad estuvo orientada a los jugadores de las categorías juveniles de la institución, la M18, M16, M15 y M14, quienes compartieron una jornada de entrenamiento de pretemporada junto a sus familias y a sus profesores.
“Esto estuvo orientado al bloque juvenil, que son chicos que tienen entre 13 y 18 años. La idea fue convocar a las familias y hacerlas partícipes de las actividades deportivas, para que no sólo estén en una reunión, sino que hagan algo deportivo con su hijo, que sientan el sacrificio que hace su hijo en pretemporada, lo que es llegar agotado a casa, y que sientan como hacen el esfuerzo para mejorar”, señaló.
La actividad incluyó juegos y ejercicios de los que participó el núcleo familiar, según sus posibilidades físicas.
“La familia se acercó a participar y tuvo un trabajo diferencial al de los chicos, pero intentó hacer el mismo trabajo. El que no podía, los asistía con el agua y le acercaba algún elemento para entrenar. Fue extremadamente positivo, porque no sólo fueron los padres, sino también las madres, los hermanos y hermanas”, contó.

La familia cerca.
El titular de la entidad deportiva local, dio cuenta que a partir de este tipo de acciones, se busca acercar a las familias, para que también puedan disfrutar de la vida den el club.
“El objetivo siempre es acercar a la familia, pero no a trabajar o a una reunión, sino a disfrutar con sus hijos, porque está muy bueno esto de poder compartir. Siempre veníamos corriendo desde atrás, porque juntábamos a la familia cuando ya estábamos en movimiento, por eso la idea fue juntarla en la pretemporada para ya incluirla a principio de año”, consideró.
Los adolescentes que durante el fin de semana compartieron un entrenamiento con sus familiares más cercanos, son entrenados por Pechín (M18 y M16) y por Franco Gómez (M15 y M14), de cara a la participación que tendrán en los torneos anuales para las categorías juveniles que organiza la Uroba.
La propuesta que se llevó a cabo este fin de semana en “El Rosetal”, resultó fructífera y atractiva para la dirigencia del club, como así también para los padres, que quedaron con ganas de más.
“Este fue el primer estímulo con la familia en el año, pero es algo que ya arrancó y que empieza a rodar. Los que fueron preguntaron cuando pueden volver y los que no fueron, preguntan cuando se hace otra vez. Quedaron todos muy enganchados y fue muy positivo. La deportivo suma, pero lo familiar suma el triple”, finalizó.