Inicio La Pampa "El precio de la carne puede aumentar si se levanta la barrera"

«El precio de la carne puede aumentar si se levanta la barrera»

LA PROVINCIA CREE QUE HAY QUE SUBIR LA OFERTA ANTES DE VENDER AL SUR DEL COLORADO

Levantar de un día para otro la barrera sanitaria que impide el paso del asado con hueso pampeano a Río Negro y Neuquén podría tener un efecto negativo, pero previsible, en nuestra propia provincia. «Va a aumentar el precio de la carne acá en La Pampa», advirtió una alta fuente gubernamental. «No es que va a valer 600 pesos (el kilo de carne) acá y 600 allá, no; va a valer 1.200 en Río Negro y 1.000 acá», vaticinó la fuente consultada.
«Nosotros lo estamos analizando con pie de plomo, porque nosotros tenemos un escenario muy claro de lo que va a pasar», respondió una alta fuente gubernamental ante la consulta de LA ARENA sobre el pedido de un diputado neuquino de correr la barrera de la carne hacia el sur.
«Lo que nosotros vemos que va a pasar es que van a abrir la barrera -lo que significa que la carne pampeana se pueda vender en Río Negro y Neuquén-, va a haber más demanda, pero no va a aumentar la oferta. ¿Qué va a pasar? Te van a aumentar el precio acá en La Pampa», repasó.

Oferta y demanda.
Las organizaciones ruralistas apoyan y promueven la apertura o corrimiento de la barrera porque se verán muy beneficiados, por lo menos en los primeros tiempos. Cuando se flexibilice esa barrera «no es que va a valer 600 pesos (el kilo de carne) acá y 600 pesos en Río Negro, no; va a valer 1.200 pesos en Río Negro y 1.000 pesos acá», vaticinó el entrevistado, que puso el énfasis en que nuestra provincia no dispone de un stock ganadero como para amortiguar esa repentina suba de la demanda del producto.
«Es una cuestión de oferta y demanda. Es todo un proceso y por eso estamos largando créditos subsidiados y en un tiempo vamos a relanzar el Plan Ganadero, pero es un proceso. Estamos sacando cuentas para después analizar todas las variables».
«Nuestro temor -reiteró- es que nos pase lo que ya hemos visto muchas veces: como tengo más demanda, aumento los precios. No vaya a ser que el asado barato para los pampeanos se transforme en un asado caro porque no tenemos suficiente oferta».
Por lo pronto, en el gobierno provincial prefieren ir despacio y tratando de que una medida apresurada, o beneficiosa para algunos, sea un dolor de cabeza para muchos. La premisa es trabajar sobre el aumento del stock ganadero de manera tal de tener en 4 ó 5 años un 20 por ciento más de cabezas, y con ello atender los nuevos mercados sin afectar a los actuales.
«Abrir la barrera lo hacés de un día para otro, pero la mayor oferta no la tenés de un día para otro», resumió el funcionario consultado.

Propuesta.
La semana pasada, la presentación de un proyecto legislativo en la provincia de Neuquén reactivó el debate por la permanencia de esa frontera de la producción agropecuaria. El jueves 25 de marzo, el diputado José Raúl Muñoz (Democracia Cristiana) presentó ante la Legislatura de su provincia un proyecto que busca «modificar la barrera sanitaria más allá del conglomerado Neuquén, Plottier, Centenario», una medida que no afectaría a los productores ganaderos de su provincia, por cuanto en su mayoría están relegados a la cordillera y su capacidad de producción no alcanza a abastecer a los principales conglomerados urbanos. Su propuesta de llevar la barrera más al sur de su ubicación actual -coincidente con el curso del río Colorado- «desalentaría el contrabando, colaboraría en las economías familiares y mejoraría la nutrición de la población», vaticinó.
En sus fundamentos, Muñoz destacó que la medida cuenta, como es fácil suponer, con el apoyo tanto del gobierno pampeano como de la Asociación Agrícola Ganadera de nuestra provincia.

El espejo de las exportaciones
El posible aumento que sufriría la carne en La Pampa en caso de abrirse de un día para otro el mercado de la Patagonia norte remite a los frecuentes aumentos que sufren los productos exportables de nuestro país, granos y carnes principalmente, cada vez que se abre un nuevo mercado internacional, o los precios fuera del país sufren una mejoría. Esa asimetría lleva a los productores a privilegiar esos mercados por una lógica búsqueda de rentabilidad. Allí es donde entran en escena las siempre cuestionadas retenciones, medidas antipopulares pero necesarias para minimizar los impactos en el mercado interno.