Proyectarán un documental sobre el pueblo Mariano Miró

"LAS HUELLAS DEL OLVIDO" LLEGA A SANTA ROSA

El último largometraje documental que realizó Franca González, “Miró. Las huellas del olvido”, recogió en las últimas semanas las mejores críticas en una gran cantidad de medios y portales culturales del país.

La película se estrenó mundialmente en el Bafici a mediados de abril de 2018 y el estreno comercial en salas de Buenos Aires fue el 5 de julio en el Cine Gaumont. Un mes antes abrió el 4º Festival de Cine de General Pico, donde obtuvo el premio del público al Mejor Largometraje Argentino. Luego de tres semanas en el Gaumont, el documental pasó al Malba, sala en la que aún continúa proyectándose, y donde seguirá en cartelera durante todos los domingos de agosto, a las 22 horas.

Luego de algunas semanas de espera y por pedido del público, “Miró…” se proyectará en Santa Rosa. Será en el Cine Amadeus el próximo 2 de agosto, a las 20 horas, dentro ciclo Jueves de Cine.

Críticas

El estreno de González tuvo una amplia repercusión entre los críticos de cine de Buenos Aires, quienes dieron altos puntajes al documental y al trabajo de la directora pampeana.
“El nuevo film de Franca González la confirma como una de las voces narrativas más interesantes del panorama actual del documental vernáculo”, afirmó Marcela Gamberini de “Con los ojos abiertos” quien calificó a “Miró…” con un 9 de 10.

“Lo fascinante de la obra es su manera de escudriñar para reconstruir el pasado. ¿Cómo se puede evocar un lugar si no hay cosas para traerlo de vuelta?. Es como si estuviéramos a la expectativa de un resurgimiento que queremos que llegue, pero nunca ocurre porque el pueblo que hurga ya no existe sino a través de objetos enterrados, algunas palabras o algún registro”, dijo por su parte Eduardo Elechiguerra de “A sala llena”, y le puso un excelente.

Franca también tuvo su crítica en Página 12, con la “muy buena” calificación de Horacio Bernades. “El de Franca González es de esos documentales que no son subsidiarios de lo real (fechas, hechos, datos de contexto, linealidades cronológicas), sino que reconstruyen lo real con herramientas cinematográficas y desde el cine. La directora trabaja con lo que hay. No recurre a tontas animaciones o artificiosas reconstrucciones para reconstruir lo que no está, porque el tema de la película es justamente eso: lo que ya no está”, escribió.

La película

Para quienes aún no conocen la historia de este documental, “Miró. Las huellas del olvido”, cuenta la historia de un pueblo, Mariano Miró, que existió al norte de La Pampa en algún momento, desapareció luego de escasos años y que revivió hace poco tiempo atrás cuando sus huellas comenzaron a surgir de entre la tierra.

En el año 2010, un grupo de alumnos de la Escuela Rural 65 disfrutaba de un picnic junto a su maestra, cuando empezaron a ver fragmentos de “cosas” que brillaban en medio del campo. Entre la tierra removida por maquinaria agrícola, donde cada año se siembra y cosecha soja, encontraron restos de vidrios, metales, lozas y objetos, que hacían dar cuenta de la existencia de que allí había vivido una población.

A partir de ese momento, los alumnos presentaron el proyecto en la Feria de Ciencias, a través del cual la Secretaría de Cultura provincial se enteró del caso y pidió la intervención de arqueólogos de la Universidad de Buenos Aires. Los profesionales encontraron bajo el suelo un pueblo entero, un lugar que albergó a 495 personas entre 1901 y 1911.
Ese lugar se llamó Mariano Miró y quedaba a la vera de la Ruta Nacional 188, entre Hilario Lagos (Aguas Buenas) y Sarah, en la línea del Ferrocarril Oeste, en el departamento Chapaleufú, La Pampa.

Hoy, gracias al trabajo científico de los arqueólogos y a la captura en imágenes y documentos de Franca González, Mariano Miró y los habitantes de sus tierras continuarán vivos por siempre, aunque a simple vista no se los pueda ver. (Fotografía: El norte en movimiento)