Inicio La Pampa El regreso a las aulas tuvo quejas por el frío en General...

El regreso a las aulas tuvo quejas por el frío en General Acha

MAS DE 4 MIL ESTUDIANTES

Después de 43 días, el Gobierno provincial decidió retornar a las clases presenciales en algunas localidades de La Pampa, donde los casos activos de Covid-19 no son tan preocupantes. General Acha fue una de las habilitadas y ayer, unos 4.000 alumnos y alumnas volvieron a las aulas bajo un estricto y curioso protocolo. Algunos directivos y docentes de establecimientos locales se mostraron disgustados por el dictado de clases con las ventanas abiertas.
El 11 de mayo fue el último día que las instituciones educativas de La Pampa contaron con niñas y niños en las aulas para continuar con el ciclo lectivo 2021. La segunda ola de coronavirus obligó a las autoridades a suspender las clases presenciales y retornar a la virtualidad como sucedió casi todo el año pasado.
Después de varios intentos por parte del gremio Utelpa de retornar a las aulas y con una parte de docentes vacunados, el gobierno tomó la decisión de reabrir las escuelas en 70 localidades de la provincia, entre las que no se encuentran Santa Rosa, Anguil, General Pico, Trebolares, Agustoni, Speluzzi, Dorila, Toay, Cachirulo, Telén, Victorica, Eduardo Castex, Trenel, Realicó, Intendente Alvear, 25 de Mayo y Catriló que, por ser localidades donde el número de contagiados continúa siendo alto, se prosigue con la modalidad virtual.

Retorno a las aulas.
El martes 22 de junio fue la fecha elegida por el gobernador Sergio Ziliotto para retornar a las aulas. El comienzo del invierno y la neblina que se adueñó del amanecer achense no fue la mejor bienvenida para los poco más de 4.000 alumnos de nivel inicial y superior a la presencialidad.
En diálogo con distintas autoridades de las instituciones educativas de General Acha, se pudieron detectar distintas posturas en torno al regreso a las clases en la modalidad presencial. Por un lado, están las voces de docentes y directoras contentas por el regreso de los alumnos a las aulas y, por otro lado, el descontento por algunos ítems en los protocolos establecidos que no se condicen con el clima que se vive en todo el territorio pampeano.
El mayor problema radica en la cantidad de alumnos que pueden asistir en un mismo día, 80, que obliga a conformar burbujas para que todos tengan la posibilidad de asistir a clase con la misma cantidad de días que el resto. Segundo y quizás el más llamativo, la obligación de dictar las clases con las ventanas abiertas. En el protocolo enviado desde Educación, se establece que los ambientes deben estar ventilados y con las ventanas abiertas para que el aire circule, «la calefacción en los establecimientos educativos puede estar funcionando al máximo de su capacidad, siempre que se garantice la ventilación cruzada constante».
Directivos de las distintas instituciones educativas mostraron su descontento al entender que las bajas temperaturas y deber tener las ventanas abiertas, no permite la correcta temperatura para que alumnos, maestros y profesores estén cómodos y calefaccionados.

Molestias.
Algunas voces recogidas ayer en los establecimientos, indicaron que teniendo en cuenta la estación del año y las bajas temperaturas que se vienen registrando en la localidad y en toda la provincia, «no parece adecuado y es hasta contraproducente someter a docentes y alumnos a exponer a contraer enfermedades que pueden estar relacionadas con síntomas compatibles con coronavirus».
Lo cierto es que, luego de 43 días, niñas y niños de General Acha, regresaron, con barbijos incluidos, a las aulas para encarar estas últimas tres semanas antes del receso invernal.
Habrá que esperar a los próximos días si desde el gobierno revierten esta situación y permiten el dictado de clases con ventanas cerradas y evitar el disgusto en docentes y alumnos.