Inicio La Pampa El río Quinto cruza La Pampa

El río Quinto cruza La Pampa

CORRE CON UN CAUDAL DE 2 METROS CUBICOS POR SEGUNDO

Aunque pequeño, el Quinto es un río que genera tensiones interprovinciales cuando sus crecidas inundan campos productivos tanto en las provincias de Córdoba como en La Pampa y Buenos Aires.

Mientras el río Atuel está cortado, el Salado agoniza y el Colorado espera, el río Quinto sigue ingresando a nuestra provincia con un caudal pequeño pero permanente. La medición realizada por el personal de la Secretaría de Recursos Hídricos de La Pampa a fines de noviembre arrojó un caudal de 2 metros cúbicos por segundo, un escurrimiento que se ha mantenido durante casi todo el año.

El paso del río por La Pampa es breve: se limita a unos pocos kilómetros en el extremo noreste del territorio, en el departamento Chapaleufú. Su pequeño cauce se aprecia al circular por la ruta nacional 188 rumbo a provincia de Buenos Aires, a la altura del paraje Fortín Pampa.

Aunque pequeño, el Quinto es un río que genera tensiones interprovinciales cuando sus crecidas inundan campos productivos tanto en las provincias de Córdoba como en La Pampa y Buenos Aires.

Estas continuas tensiones impulsaron la creación de un comité de cuenca que regule el manejo de sus aguas de manera tal de atender a las demandas y situaciones de cada provincia. Se trata del Comité Interjurisdiccional de la Región Hídrica de del Noroeste de la Llanura Pampeana (CIRHNOP), uno de los más jóvenes de todo el país.

Leyenda india.

El río Quinto, también llamado Popopis por una leyenda india, nace en la provincia de San Luis y a poco de ingresar a la provincia de Córdoba es contenido en la represa El Chañar, un pequeño embalse construido al efecto de regular sus aguas.

Luego de atravesar nuestra provincia, donde alimenta varias lagunas, el curso ingresa en provincia de Buenos Aires. En estos meses, el pequeño escurrimiento casi se ha agotado en esas lagunas, al punto que el volumen que pasa a Buenos Aires es de unos 0,5 metros cúbicos por segundo.

Las enormes lagunas que formó en los años anteriores están secas o con un volumen relíctico. En algunas de ellas, sobre todo las que están junto a la ruta, la vegetación ha avanzado sobre el lecho lagunar aprovechando la humedad remanente.