Inicio La Pampa El ritual de todas las noches

El ritual de todas las noches

VECINOS AGRADECEN A TRABAJADORES PUBLICOS

Desde hace algunas semanas, en la capital pampeana los vecinos y vecinas comenzaron a replicar un «ritual» que, inicialmente, se realizaba en los grandes centros urbanos, como la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. Se trata del aplauso y reconocimiento a servidores públicos de distintos áreas, principalmente de Salud Pública y de la Policía de La Pampa.
Esto se debe a que estos sectores, principalmente el personal sanitario, son la primera línea de combate contra la pandemia de Covid-19 (coronavirus). De esta manera, la comunidad decidió comenzar a agradecerles públicamente a través de aplausos y banderazos todas las noches. Ese reconocimiento podría sintetizarse en la bandera que colgó una familia del barrio Butaló II, la cual contiene un mensaje destinado a los efectivos y trabajadores que habitualmente pasan por el lugar. En el «trapo», escribieron: «Gracias por cuidarnos».

El ritual.
El reloj marca las 20.58, y a pesar del frío, en el barrio Butaló de a poco los vecinos y vecinas comienzan a asomarse, a arrimarse a la vereda. Algunos aprovechan a saludarse entre sí, se comentan algo a los gritos, respetando obviamente el distanciamiento social.
Por la calle, lentamente se va acercando un patrullero, como si aguardara que se haga la hora. Los minutos avanzan y llegan las 21. En ese instante, los efectivos encienden las balizas y las sirenas, y como si estuviera ensayada la rutina, uno de los vecinos pone a todo volumen el Himno Nacional Argentino. «El barrio se vuelve una fiesta», suelta con una sonrisa un hombre.
Hombres, mujeres, adolescentes, niños y niñas dejan atrás la timidez y toman la calle para aplaudirle a los efectivos que pasan en sus vehículos. Algunas de ellas lo hacen con cacerolas, para hacer aún más ruido, mientras que otros encienden las alarmas de sus autos. También hay personas que ondean banderas argentinas. Se escuchan gritos de aliento, aplausos, y de fondo el Himno sigue musicalizando la noche.
Luego de unos 10 minutos, la fiesta termina. Tras un saludo y alguna que otra confidencia, los vecinos vuelven a sus casas para continuar con la cuarentena.
Esta escena, que presenció un equipo periodístico de este diario, se replica en diversas zona de Santa Rosa desde los primeros días de abril. Desde las 21, ambulancias y patrulleros salen a «festejar con la gente» y se encienden «las balizas y las sirenas en agradecimiento tanto de la gente a los servidores públicos como de lo servidores públicos a la gente», habían informado autoridades policiales el miércoles 8 de abril, la primera vez que se realizó.

«Que vuelvan sanos».
«Estamos agradeciendo el esfuerzo que ellos hacen», contó a LA ARENA uno vecino del barrio, que fue quien decidió colgar una bandera en el balcón de su casa. Según explicó, su pareja estuvo cociendo las letras sobre la tela «hasta las cinco de la mañana».
Con respecto a los aplausos de todas las noches, sostuvo que es en reconocimiento al trabajo en materia de prevención que realizan día a día. «Pedimos que vuelvan sanos, porque ellos como los doctores son los que exponen sus vidas para cuidarnos», agregó.
«Por eso siempre hacemos esto, para apoyarlos moralmente», indicó. Incluso, comentó que días atrás le entregaron «cuelleras» hechas en casa a los efectivos, para que puedan enfrentar el frío.
En ese sentido, señaló que las respuesta es positiva. «Ellos lo agradecen. Nos han dicho que es muy emotivo, sobre todo escuchar el himno y los aplausos», indicó.