El Senado aprobó el “Proyecto Justina”

En coincidencia con el Día Nacional de la Donación de Órganos y Tejidos, ayer se aprobó en el Senado Nacional el proyecto del senador Juan Carlos Marino, denominado “Justina”, por la niña que falleció a los 12 años por no recibir un trasplante a tiempo. La iniciativa fue presentada para modificar la reglamentación vigente y hacerla más efectiva.
La sanción recibió el respaldo de los 68 senadores presentes. Ahora, deberá analizarlo la Comisión de Salud de Diputados, para luego ser tratado en la Cámara Baja.
“Creo que se va a aprobar también por unanimidad y se va a generar un cambio histórico en materia de donación de órganos y tejidos en la Argentina”, dijo Marino.
El proyecto de ley que desde ayer por la tarde cuenta con media sanción, tiene por objeto regular las actividades vinculadas a la obtención y utilización de órganos, tejidos y células de origen humano en la Argentina. Para ello, se prevé que los establecimientos de salud habilitados a este fin cuenten con servicios destinados a la donación, que permitirán detectar, evaluar y tratar al donante.

Miles en espera.
“Ahora hay unas 14 mil personas que están esperando un trasplante que pueden tener su oportunidad, porque cuando se reglamente esta ley, todo donante presunto ya no va a tener la decisión en cabeza de su familia, sino que se va respetar la que ha tomado en vida”, explicó el senador nacional.
“De esta manera, estamos liberando a la familia de tener que tomar la decisión en un momento tan complejo y tan duro como es la pérdida de un ser querido”, agregó.
Por otro lado, Marino aseguró que también se prevé que “el Incucai tenga un piso del 20 por ciento de su presupuesto para capacitación, porque las ablaciones exitosas son aquellas en las que no se pierde un instante de tiempo y en las que se adaptan a las nuevas tecnologías”.

“Va a tener unanimidad”.
Con respecto a lo que pasará en la Cámara Baja con este proyecto, el legislador dijo que cree que “en Diputados se va a aprobar rápidamente, pero antes esperamos que sólo pase por la Comisión de Salud y no por más giros, porque si no va a dormir el sueño de los justos, como pasa muchas veces”.
“Va a ser una ley que seguro va a tener unanimidad”, concluyó Marino.
Entre otras modificaciones que incluye la iniciativa, realizada en conjunto con el senador Mario Fiad, el Ministerio de Salud y la familia de Justina Lo Cane, el artículo 33 explicita que “podrá realizarse la ablación de órganos y/o tejidos, a toda persona capaz mayor de 18 años, que no haya dejado constancia expresa de oposición a que después de su muerte se realice la extracción de los mismos”.
“En los casos en que el causante no haya dejado expresada al respecto su voluntad, o de no encontrarse, el profesional a cargo del proceso de donación deberá verificar la misma conforme lo determine la reglamentación”, dispone también el proyecto.
También, si el proyecto prospera, se impondrá de ahora en más la obligación a los profesionales médicos de notificar al Incucai los tratamientos de diálisis que le realicen a un paciente, o cuando le indiquen la realización de un trasplante.