Inicio La Pampa "El sol para todos"

«El sol para todos»

CARLOS POLIMENI, DE VISITA EN LA PAMPA, ANALIZO LA SITUACION DEL PAIS EN RADIO NOTICIAS

El periodista Carlos Polimeni, nacido en Mendoza, pero con una vasta trayectoria en medios gráficos y radiales de la Capital Federal, se encuentra por estos días visitando la ciudad de Santa Rosa, donde tiene familiares. Ayer por la mañana, concedió una extensa entrevista a Radio Noticias 99.5 donde analizó la actualidad del país tras el primer mes de gobierno de Alberto Fernández.
«La mayoría de los argentinos de bien, tenemos la impresión que después de estos cuatro años de ejercicio del poder del neoliberalismo en Argentina, empieza a entibiar el sol para todos. Las cifras de la inflación de 2019, recientemente conocidas, grafican claramente a un país que estuvo al borde del desastre y no porque se aplicara mal un plan económico, no por impericia de los funcionarios, sino porque el gobierno nacional saliente exactamente vino a hacer eso: sacar plata de las mayorías para llenarle los bolsillos a sectores muy parasitarios del mundo como son el capitalismo de rapiña», afirmó.
Polimeni formó parte del staff de Página 12 durante los años 90, uno de los pocos medios de comunicación de relevancia que denunció los estragos causados por el gobierno neoliberal de Carlos Menem. Por esos años fue profesor en una de las cátedras de la carrera de Periodismo que se dictó en la Facultad de Ciencias Humanas de la UNLPam.

Hambre.
El periodista se mostró alarmado por las consecuencias que puede tener en el futuro cercano el drama del hambre en Argentina, otra de las herencias que achacó a los cuatro años de Cambiemos. «Esto recién lo empezamos a ver ahora con claridad la mayoría de los ciudadanos, más allá de los sectores críticos que lo denunciaron todos estos años, y tiene efectos a largo plazo lamentables. Estos chicos alimentados mal durante estos años, sin carne y sin leche, que corresponden a los 18 millones de pobres que hay en Argentina, ¿cómo va a ser su desarrollo intelectual y físico? ¿cómo van a ser dentro de 10 años? Esto se va a tratar de revertir ahora con el Plan Nacional contra el Hambre, pero se llega tarde, como ocurre con todos los planes, cuando ya los efectos de esas políticas en el sector más bajo y más ancho de la pirámide son por demás evidentes. Estoy con la esperanza de que las cosas cambien y también con algo de pesimismo», afirmó.

Patio trasero.
Polimeni realizó un análisis sobre la situación regional y la influencia de Estados Unidos. «Es evidente que en el mundo los países por sí mismos, aun las potencias más grandes, necesitan interactuar con su región o con sus pares para poder llevar adelante políticas en serio. En Europa a ningún país se le ocurrirían políticas individuales porque existe un bloque regional, un Mercado Europeo, un Parlamento Europeo, es decir, alianzas supranacionales. No importa quién gobierne Francia. En América Latina eso no ha ocurrido», afirmó.
Mencionó sí el intento que tuvo lugar a principios de este siglo, producto de lo que denominó «voluntades políticas», como las de Hugo Chávez, sobre fines de los ’90 en Venezuela, Lula Da Silva desde 2002 en Brasil y Néstor Kirchner a partir de 2003 en Argentina. «Se fue armando un polo de unidad básicamente destinado a poder negociar con el extranjero desde un bloque regional. Luego se sumaron Bolivia, Ecuador, en su momento Uruguay, Chile… Esto originó de parte de Estados Unidos, que considera a esta región como su patio trasero, una reacción lenta que vimos desarrollarse a través del tiempo que consistió en tratar de demoler individualmente a cada uno de los gobiernos que en su conjunto significaron un obstáculo para sus intereses», explicó.

Golpes blandos.
«Empezó con un golpe de Estado blando contra Mel Zelaya, en Honduras; un golpe parlamentario blando en Paraguay, con Fernando Lugo; de igual modo sucedió con el segundo período de gobierno de Dilma Rousseff en Brasil; infiltrando la fórmula presidencial de Rafael Correa en el Ecuador y con un golpe de Estado duro en Bolivia. Esa reacción que se viene desarrollando lentamente desde Estados Unidos a lo largo de una década demuestra cómo los planes estratégicos de aquel país están por encima de cualquiera de los presidentes de turno que se sucedieron», explicó.
«Esa nueva realidad originó que Alberto Fernández, cuando se dio cuenta que iba a ganar las elecciones, buscara rápidamente una alianza estratégica con México, con su presidente Antonio Manuel López Obrador, un presidente progresista de América Latina, de modo tal que la reconstitución posible de este foco de progresismo, es la recreación con otros protagonistas de la misma idea. Si Argentina y México actúan en conjunto, siendo dos de los cuatro países más grandes del continente, es posible que esos esfuerzos mancomunados le deparen un mejor destino que si son países isla sin ningún aliado en común», añadió.

Law Fare.
El principal obstáculo que enfrentará el nuevo polo progresista será, según el periodista, «el accionar de la Embajada de Estados Unidos, los jueces, de parlamentarios comprados por el poder de Estados Unidos y el accionar de empresas transnacionales que cuando les tocás el bolsillo son capaces de cualquier cosa».
Polimeni consideró que ese es un polo de poder permanente, cuyo accionar no se ve en forma de bocas por las calles o de represión continua al que piensa distinto. «Opera de tal manera que están siempre presentes en la política, lo que se ha dado en llamar Law Fare, una nueva etapa, caracterizada por una guerra judicial invisible auspiciada por los mismos que antes auspiciaban los golpes militares. Se dieron cuenta que eso no solo tiene mala prensa sino que genera en las sociedades un rechazo enorme, entonces intentan los golpes denominados blandos y una forma de humillar al que piense distinto de Estados Unidos considerándolo siempre pasible de corrupción».

La última, en julio.
La rotura de ayer provocó la primera salida de funcionamiento del Acueducto del Río Colorado en el verano actual. La última se había producido en pleno invierno, el 12 de julio del año pasado, aunque en esa oportunidad no se informó a qué altura de la cañería troncal había ocurrido la fuga. Unas semanas antes, el 1 de junio de 2019 se había producido otro desperfecto, en este caso, a la altura del kilómetro 21,3 de la traza.
La última vez que el acueducto salió de servicio en el transcurso del verano fue el 3 de febrero del año pasado, cuando el servicio se interrumpió por una fuga detectada a 24 kilómetros de la toma, en Pichi Mahuida. En esa oportunidad, las cuadrillas de Aguas del Colorado tuvieron que reemplazar un tramo de cuatro metros de cañería de 1.200 milímetros de diámetro y dos válvulas de desagüe.
Antes de ese desperfecto, el ducto había interrumpido el abastecimiento de agua el 13 de noviembre de 2018. El sistema fue afectado por cortes eléctricos productos de las fuertes tormentas eléctricas en el sur provincial y los golpes de ariete provocaron una pérdida de agua que motivó que fuera sacado de funcionamiento para repararlo. Luego de dos días de trabajo, cuando parecía que el desperfecto estaba solucionado, el 18 de ese mismo mes se detectó otra fuga y recién dos días después volvió el suministro.