Inicio La Pampa EL STJ promueve teletrabajo

EL STJ promueve teletrabajo

CONCLUYO LA FERIA JUDICIAL

Ayer concluyó la feria judicial extraordinaria de tres días y, por ello, el Superior Tribunal de Justicia resolvió que a partir del lunes se reinicien las actividades habituales. Debido a la actual situación sanitaria epidemiológica que atraviesa la provincia, se dispuso además que en este regreso se priorizarán las tareas a distancia para contribuir a preservar la salud del personal y de quienes concurran a los edificios judiciales.
La finalización de la feria significa que se tramitarán todos los asuntos que ingresen a los sistemas informáticos, y no solo los urgentes.
El trabajo remoto, una actividad que surgió con fuerza a partir de la pandemia por Covid-19, ya ha demostrado resultados positivos en el ámbito del Poder Judicial provincial, pues permite continuar prestando el servicio de justicia de manera eficaz y eficiente.
El horario laboral será de 8 a 13, en concordancia con lo establecido en el decreto 1505 del Poder Ejecutivo Provincial, y sin atención al público.

Desde el hogar.
La medida fue tomada merced al acuerdo 3795 del Superior Tribunal de Justicia, suscripto por los jueces Eduardo Fernández Mendía, Hugo Oscar Díaz y Elena Victoria Fresco, y remite a un conjunto de medidas establecidas «en el entendimiento que resulta indispensable contar con unidad de criterios para combatir eficazmente a dicha enfermedad».
En su artículo primero, el acuerdo estableció que a partir del lunes «los empleados del Poder Judicial continuará cumpliendo sus tareas, siempre que ello fuera posible, mediante el sistema de trabajo desde el hogar, conforme las indicaciones del titular del organismo en donde prestan servicios». Los magistrados y funcionarios también cumplirán sus tareas mediante el sistema de trabajo desde el hogar «cuando razones de necesidad, oportunidad o conveniencia así lo requieran».
En el artículo segundo, el acuerdo recordó que el teletrabajo «en ningún supuesto exigirá la adquisición de equipos o insumos extraordinarios por parte del personal afectado a dicha modalidad».
El cúmulo de asignación de tareas y el horario par su desarrollo «no podrá ser mayor o distinto al que realiza en forma presencial», remarcó el STJ.
El personal que efectúe tareas desde el hogar «deberá informar al titular del organismo las dificultades que se presentaran y que impidieran u obstaculizaran la prestación del servicio bajo dicha modalidad».
Los trabajadores «deberán utilizar los servicios de acceso remoto de manera responsable» y «dentro del marco de cumplimiento de sus funciones», advirtieron los magistrados.

Trámites.
A través del punto tercero, el STJ dispuso que las presentaciones se continuarán realizando y tramitando mediante el Sistema Informático de Gestión de Expedientes (SIGE) o el Sistema de Gestión de Legajos Penales (Sigelp), y con las previsiones del Acuerdo 3736 en cuanto a los plazos para el dictado de las providencias.
En el caso en que la naturaleza de la causa, su estado de digitalización u otra circunstancia no fuera posible realizarlas o tramitarlas por las herramientas informáticas disponibles, «los magistrados podrán decretar la suspensión de los plazos del proceso o resolver que se realicen o tramiten con la concurrencia de funcionarios, empleados, letrados y/o partes».
El punto cuarto de la acordada determina que «a partir del 31 de mayo de 2021, inclusive, los organismos del Poder Judicial funcionarán en el horario de lunes a viernes de 8.00 a 13.00 horas, sin atención al público.

Fiscales.
En el caso del Ministerio Público Fiscal, los jueces decidieron encomendar al Procurador General de la Provincia que, dentro de sus posibilidades, «disponga las acciones y medidas necesarias para la adecuada gestión y atención de los asuntos» que deban ser tramitados por los organismos del Ministerio Público «en concordancia con las medidas dispuestas en el presente acuerdo».
Por último, Fernández Mendía, Cañón y Fresco exhortaron a todos los magistrados, funcionarios y empleados del Poder Judicial a «actuar con compromiso, solidaridad y responsabilidad social en el cumplimiento de las recomendaciones de las autoridades sanitarias competentes».