Inicio La Pampa El STJ retó a Bonino porque no denunció las irregularidades

El STJ retó a Bonino porque no denunció las irregularidades

DENUNCIA DE ACOSO

El presidente del Superior Tribunal de Justicia, Eduardo Fernández Mendía, le respondió con un reto al juez civil Gerardo Bonino. El juez achense había presentado un escrito ante el STJ donde se defendió lanzando acusaciones contra las funcionarias judiciales que lo denunciaron por acoso laboral. El ministro que está a cargo del máximo órgano judicial de la provincia le recordó que si conocía ilícitos debía presentar las denuncias correspondientes, atento a la obligación que le cabe como funcionario público.
Con un texto breve, Fernández Mendía le informó ayer al magistrado achense que recibió la nota y que la pondría a consideración del plenario del STJ, para su evaluación, durante el próximo «Acuerdo de Ministros».
Pero Fernández Mendía no se quedó en lo formal y se permitió hacer algunas consideraciones respecto de la acusación con la cual Bonino se defendió de la denuncia que contra él hicieron una agente judicial, una secretaria y una prosecretaria.
«Asimismo me permito recordarle que ante la consignación en el texto de la nota, respecto de la eventual comisión de ilicitudes por funcionario en situación de revista en ese órgano jurisdiccional, deberá proceder con arreglo a lo prescripto en la norma del Artículo 273 inciso 1 del Código Procesal Penal provincial, incumbencia que le es propia en orden a sus atribuciones y responsabilidades, y sin perjuicio de lo que pudiera surgir de actuaciones a sustanciar ulteriormente, como consecuencia de su presentación», le escribió Fernández Mendía a Bonino.

Denuncia.
Con un lenguaje plagado del formalismo de la comunicación entre magistrados, el titular del STJ, palabras más, palabras menos, le pidió al juez Bonino que haga las denuncias del caso, dado que, de no hacerlo, estaría incumpliendo con la ley, pues el CPP obliga a hacerlo a los funcionarios públicos que conozcan la existencia de delitos perseguibles de oficio.
Bonino había sido denunciado días atrás por acoso laboral por parte de tres funcionarias judiciales. Como descargo, el juez lanzó un contraataque y giró el lunes al STJ un extenso escrito donde enumeró los presuntos actos ilícitos que cometieron las funcionarias judiciales. Bonino sostuvo allí que las denunciantes intentan tapar sus propias irregularidades con una denuncia contra él.
El juez achense no se privó de mencionar en el texto el malestar que sentía por la filtración de la denuncia en su contra ante este diario, ni de exigir a los ministros del STJ una serie de medidas a seguir para dilucidar los hechos que ya forman parte de una instrucción sumaria. Además, había expresado una queja por lo que consideró el desmantelamiento de su juzgado, ya que ante la denuncia de las tres mujeres, la Secretaría de Servicios Jurisdiccionales decidió el traslado de la agente judicial y el licenciamiento de la secretaria y la prosecretaria.

Aclaración.
Entre las irregularidades que Bonino adjudicó a una de sus denunciantes, figuraba una que involucraba a un abogado de General Acha que tenía una relación de parentesco con la funcionaria judicial. En su publicación de la víspera, este diario no publicó los nombres de ninguna de las personas aludidas.
Igualmente, el abogado Fabián Pérez se comunicó ayer con esta redacción para aclarar que el letrado al que se hacía referencia (relacionado con supuestas irregularidades en once expedientes judiciales sucesorios) no era él. El letrado solicitó la aclaración expresa en estas páginas para «despejar cualquier duda al respecto» y al fin de resguardar su indemnidad profesional.