El TOF rechazó revocatoria

BARALDINI SEGUIRA CON PRISION DOMICILIARIA

Loa jueces Pablo Díaz Lacava, Mario Tripputi y Marcos Aguerrido, integrantes del Tribunal Oral Federal, rechazaron ayer la solicitud para que el ex militar y represor, Luis Enrique Baraldini, cumpla arresto domiciliario en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. El pedido había sido efectuado por su abogado, Pedro Mercado. Por otra parte negaron el pedido del fiscal general subrogante para que se le revoque la prisión domiciliaria y cumpla su condena en la Colonia Penal, Unidad 4. Es por ello que el hombre, que tiene más de 70 años, continuará cumpliendo arresto domiciliario en su casa. Por otra parte, Baraldini había realizado un viaje a Buenos Aires a fines de octubre y a su regreso a esta ciudad, militantes del Movimiento Pampeano por los Derechos Humanos lo escarcharon en la Terminal de Omnibus. El fiscal federal, Leonel Gómez Barbella, solicitó en su momento que se le revoque el beneficio de la prisión domiciliaria que goza el represor luego que se descubriera que había utilizado un colectivo de línea para viajar de Buenos Aires a Santa Rosa. El funcionario judicial fundamentó su requerimiento en que el represor tenía expresamente prohibido manejarse en medios públicos de pasajeros. Sin embargo desde el TOF destacaron que “las acciones desplegadas por Baraldini y que fueron denunciadas, se encontraban autorizadas por este Tribunal con fecha 12 de octubre de 2018”.

“Carece de consistencia”.
De acuerdo a la Resolución Nº 156, con fecha al 9 de noviembre de 2018, los jueces integrantes del TOF, Díaz Lacava, Tripputi y Aguerrido, resolvieron denegar la solicitud del abogado defensor del ex militar, Pedro Mercado, quien pidió que se disponga que el cumplimiento del arresto domiciliario de Baraldini se materialice en un inmueble ubicado en avenida Rivadavia 6615, en Capital Federal. El pedido de Mercado sería -de acuerdo a la Resolución- en virtud de la posibilidad de que se repitan actos de hostigamiento e incitación a la violencia como los que presuntamente denunció haber sufrido cuando arribó a la capital provincia el pasado 28 de octubre.
A su vez, el letrado pidió que, dado el estado de salud de su defendido, y la necesidad de atención médica especializada, el cumplimiento de arresto en la capital federal permitirá que continúen sus tratamientos y controles en cada ocasión que se requiera.
Teniendo en cuenta ello, el TOF resolvió no hacer lugar a ninguno de estos pedidos y Luis Enrique Baraldini continuará cumpliendo arresto domiciliario en Santa Rosa. Los jueces consideraron además que la medida cautelar para que el represor continúe sus tratamiento y controles de salud en Buenos Aires, “carece de consistencia toda vez esa defensa no ha demostrado aún que el sistema de salud existente en esta localidad -por Santa Rosa- resulta insuficiente para dar adecuado abordaje a las patologías del imputado”. Respecto al escrache en el que se vio envuelto a Baraldini, desde el TOF argumentaron que “se erigen como forma de manifestación de una porción de la ciudadanía en ejercicio de su derecho a la libertad de expresión”.