Inicio La Pampa El trabajo informal en Santa Rosa-Toay trepó al 32,2%

El trabajo informal en Santa Rosa-Toay trepó al 32,2%

LA DESOCUPACION GOLPEA CON MAS FUERZA A MUJERES Y JOVENES

Todos los indicadores referidos al empleo registraron un fuerte deterioramiento durante el 2018. No sólo la desocupación tuvo una suba significativa -más del 5 por ciento- , sino que también se observó una abrupto aumento en los índices del trabajo informal: según los datos del Indec, en diciembre pasado el trabajo «en negro» llegó a 32,2 por ciento en el conglomerado Santa Rosa-Toay.
En plena recesión, la precarización fue de la mano del alza del desempleo y se ubicó en el cuarto trimestre del 2018 en el 32,2 por ciento en el principal centro poblacional de la provincia de La Pampa. Este aumento no fue propio de la capital pampeana, sino que se registró en casi todos los conglomerados que conforman parte del estudio del Indec.
En comparación con la región pampeana, Santa Rosa-Toay se ubicó 3,5 puntos porcentuales debajo de la media (35,8) y lejos de otros conglomerados como Concordia (44,6%), Córdoba (42,8%) y Río Cuarto (44,7%). Lo preocupante de estos índices recae en que cada vez más personas, cuentapropistas o en empleos no registrados, que además de no tener aportes jubilatorios carecen de una cobertura de salud en obra social.
En apenas 12 meses, la cantidad de asalariados sin descuento jubilatorio -así registra el Indec el empleo informal- pasó en la ciudad de Santa Rosa y Toay del 28,7 por ciento al 32,2 por ciento: el salto fue de 3,5 puntos porcentuales. Teniendo en cuenta el tercer trimestre, donde la informalidad era del 26,6 por ciento, se puede observar una suba más pronunciada: 5,6 por ciento, en tan sólo tres meses.

Desocupación.
Tal como se dio a conocer días atrás, la desocupación en el principal punto poblacional de la provincia se ubicó en un 10,1 por ciento, registrando así una baja del 3,1 por ciento, respecto al tercer trimestre del 2018 (13,2%) donde el conglomerado Santa Rosa-Toay recibió el lamentable galardón de la ciudad con mayor desempleo del país.
Pero si tomamos todo el tramo del 2018, siempre basándose en los datos del Indec, en el conglomerado pampeano la falta de trabajo se duplicó: pasó del 4,9 por ciento al 10,1 por ciento. La crisis en el sector comercial, la falta de inversión en obra pública y los despedidos de la fábrica de Calzar, son algunas de las causantes que pueden explicar el abrupto aumento.

Mujeres y jóvenes.
Los sectores más golpeados por la falta de empleo son las mujeres, en particular, y los jóvenes menores de 30 años, en sus dos géneros. Al inicio del año pasado, sólo un 5 por ciento de las mujeres en condiciones de trabajar carecían de empleo, mientras que a fin del 2018, ese número alcanzó al 11,6 por ciento.
En lo que respecta a los jóvenes, tomando en cuenta que la desocupación general en el cuarto trimestre del último año fue del 10,1 por ciento, las mujeres registraron un índice que superó el 20 por ciento (21,1), mientras que en los varones alcanzó el 16,2 por ciento.