Inicio La Pampa El vernismo quiere que cooperativas vuelvan a generar

El vernismo quiere que cooperativas vuelvan a generar

ZILIOTTO PROPUSO A FEPAMCO INSTALAR PARQUES EOLICOS Y SOLARES

El candidato a gobernador del Frejupa, Sergio Ziliotto, convocó a las cooperativas eléctricas a «avanzar en forma conjunta en la generación de energías limpias y renovables», sobre las que advirtió que «son el futuro y La Pampa no puede quedar al margen». El tema se abordó en el marco de una productiva reunión con el Consejo de Administración de la Federación Pampeana de Cooperativas, en la que trataron diversos temas vinculados al movimiento solidario provincial. Las cooperativas pampeanas, excepto la de General Acha, no tienen generación propia.
Ziliotto le garantizó a los cooperativistas que «tal como sucede desde el 2003, año en que asumió su primera gestión de gobierno Carlos Verna, seguiremos afianzando una alianza con el movimiento cooperativo que para los pampeanos es estratégica».
Ante la inquietud de la Federación por la difícil situación que atraviesan las entidades solidarias como consecuencia del desenfrenado aumento que experimentó el costo de la energía eléctrica en los últimos tres años, el candidato del Frejupa, reconoció el diagnóstico y enfatizó la necesidad de que «el sistema cooperativo esté saneado desde el punto de vista de la ecuación económica», pero advirtió que para lograrlo «hace falta un país normal, con reglas de juego claras, con previsibilidad, cosas que hoy son imposibles de obtener».
El encuentro permitió también dialogar sobre la empresa de comunicaciones Empatel, cuyo proyecto de creación fue enviado a la Cámara de Diputados, hace pocos días atrás por el gobernador Carlos Verna.

Energías renovables.
Gran parte de la charla entre el candidato a gobernador justicialista y el Consejo de Administración de Fepamco giró en torno a la posibilidad de que las cooperativas «incursionen junto al gobierno provincial en la generación de energías alternativas», como es el caso de la energía solar y la eólica. «Es el desafío que se viene y tenemos que ver cómo se involucra el movimiento cooperativo, porque nosotros estamos convencidos que las energías limpias y renovables son el futuro y La Pampa no se puede quedar al margen de ese desarrollo», acotó.
En este sentido puntualizó de qué manera avanzar en la incorporación de nuevas tecnologías: «Deberemos determinar un plan de inversiones y ver cómo la provincia pone todas las herramientas financieras para facilitar la inversión de parte de las cooperativas, sabiendo que el mercado es importante y la posibilidad de recuperar la inversión es concreta».
Los integrantes del Consejo de Administración de Fepamco le confirmaron que dentro de la Federación ya trabajan en el tema a través de una comisión específica que está abocada a analizar la Ley Nacional de Energías Renovables, para «analizar una posible reglamentación que sea acorde con La Pampa, que es una provincia con la característica que el 98 % del sistema eléctrico está en manos cooperativas».
«La llegada de las energías renovables es cuestión de tiempo, y considero que si trabajamos en el marco de la alianza estratégica que hemos sellado con el movimiento cooperativo, estaremos en condiciones de afrontar juntos este nuevo desafío», concluyó Ziliotto.

Generación.
En la actualidad, fuera de la Cooperativa de Servicios Públicos de General Acha, Cosega, ninguna otra entidad solidaria de la provincia posee sus propios equipos de generación eléctrica.
Las instalaciones que durante décadas proveyeron el servicio a las principales localidades de la provincia fueron desactivadas primeros, y desinstaladas después, a fines de los ’80, cuando terminó de construirse la línea eléctrica que transporta la energía generada en las represas de El Chocón y Cerros Colorados hasta la ciudad de Buenos Aires, que cruza el territorio provincial en sentido suroeste-noreste.
Al conectarse La Pampa a la línea de alta tensión -para ello fue necesario construir la estación de Puelches-, las «usinas», como se les llamaba entonces a esos edificios, que había en cada localidad, perdieron razón de ser y los equipos fueron levantados.
De concretarse el proyecto de Ziliotto, significaría el regreso a la generación eléctrica propia, ya no de la mano de esos grandes motores, sino por la vía de las nuevas tecnologías.