Inicio La Pampa El windsurf vuelve al lago El Nihuil

El windsurf vuelve al lago El Nihuil

EN MENDOZA APROVECHAN EL EMBALSE DEL RIO ATUEL

En la provincia de Mendoza sacan provecho de las oportunidades que les brindan los ríos que cruzan su territorio y los embalses en los que retienen sus aguas. Ahora es el lago artificial formado por la represa El Nihuil el que motiva la atención, en este caso a raíz del resurgimiento del windsurf. Para hoy hay una convocatoria que busca visibilizar esa reactivación de este deporte.
Según informó el periódico Diario de San Rafael, actualmente un grupo de personas está haciendo que esta actividad siga vigente en San Rafael. Juan Marco Carloni, uno de los promotores de la actividad, sostuvo que «la llama se ha mantenido viva y se ha continuado con gente navegando, teniendo un resurgimiento en varios lados por lo que no solo fue un fenómeno local sino mundial».
«Nosotros particularmente lo que estamos intentando es una convocatoria que estamos haciendo para este sábado a las 15 en el Club de Pescadores de El Nihuil. Es una escuelita que se ha formado en el club y es por eso que convocamos a todos aquellos que tengan equipos viejos, nuevos o que les falten parte del equipo».
«El propósito es ponerlos a punto, ayudarlos y convocarlos a todos al agua para que vuelvan a navegar, como así también están invitados todos aquellos que estuvieron o tengan ganas de probar de qué se trata esto», destacó el deportista.
El embalse El Nihuil es un lago artificial formado sobre el río Atuel en el sur de la provincia de Mendoza, Argentina. Sus 9600 hectáreas lo posicionan como el embalse más grande de la provincia de Mendoza. Es también un atractivo turístico, convocando a practicantes de actividades náuticas y gente atraída por el color de sus aguas y el paisaje que lo rodea. A su vera se desarrolla la villa turística de El Nihuil.

Represas.
A diferencia de lo que muchos pampeanos creen, El Nihuil no es el dique que impide que el río Atuel escurra libremente hacia territorio pampeano. La represa que cumple esta función es Valle Grande, ubicada más cerca de la ciudad de San Rafael que aquella otra.
Entre las dos represas median unos 85 kilómetros de distancia en los que se desarrolla el magnífico Cañón del Atuel, otro de los grandes atractivos turísticos de Mendoza. Cada represa tiene su propia central hidroeléctrica.
En el trayecto entre El Nihuil y Valle Grande, es decir, en el Cañón del Atuel, el río discurre en gran parte entubado, lo que permite alimentar otras dos centrales hidroeléctricas de paso, llamadas Aisol y Tierras Blancas, también conocidas como Nihuil II y Nihuil III.
Recién aguas abajo de Valle Grande el río vuelve íntegramente a su cauce natural, aunque ello no permite que el agua llegue a nuestra provincia. Es que aguas abajo se encuentran diques derivadores que redireccionan el río hacia las zonas irrigadas del sur mendocino.
El principal de ellos es un bello y antiguo dique ubicado en el paraje Rincón del Indio. Allí nace el Canal Marginal del Atuel, o Canal Lateral, una obra que separa el agua de buena calidad de aquella de mala calidad que regresa al cauce luego de ser usada en el riego de las chacras.