Inicio La Pampa Una embarazada se resistió a un robo

Una embarazada se resistió a un robo

LADRON CASI TIRA A MUJER POR UNA ESCALERA

Una joven madre embarazada, sorprendió y enfrentó a un ladrón en el interior de su vivienda, cuando llegó junto a su pequeño hijo de cinco años, luego que salieran a realizar algunas compras por el barrio. El intruso escapó corriendo junto a un cómplice, luego que no pudieran hacer arrancar la moto en la que habían llegado.
El hecho lo protagonizó Ana Paula Aguilera, una profesora de yoga de 29 años de edad, el miércoles cerca de las 20, en un complejo de departamentos ubicado en calle 1 entre 108 y 110 de esta ciudad, frente al barrio Roca, en el que reside junto a su pequeño hijo.
Aguilera le contó a LA ARENA, que momentos antes había salido a realizar algunas compras en un comercio del barrio, junto a su pequeño hijo de cinco años de edad. De regreso al departamento, se encontró con un ladrón en el interior de la vivienda, que habría ingresado por una ventana, tras saltar el tapial y superar una puerta balcón. Ambos se vieron sorprendidos, y en ese momento, el intruso forcejeó con la mujer, a la que tiró al piso previo a darse a la fuga.
«Subo las escaleras y cuando abro la puerta me encuentro con un tipo que sale de la habitación. Nos quedamos mirándonos y entonces empezó a gritar. Como el único lugar que tenía para salir era la puerta, entonces el forcejeó y me tiró al piso», contó.

Estado de salud.
En la planta baja lo esperaba otra persona que resultó ser su cómplice. Sin embargo, al ver a la mujer desesperada y pidiendo auxilio, le dijo que la ayudaría a detener al delincuente, pero ambos escaparon juntos, llevando una moto de tiro, dado que no pudieron ponerla en marcha.
«Quédese tranquila señora que yo lo agarro», le dijo el otro joven que actuaba de campana, y que escapó junto al ladrón. Ambos llevaron de tiro una motocicleta, luego que no pudieran ponerla en marcha.
Aguilera contó que el intruso ingresó por una ventana y que revolvió toda la habitación en busca de dinero en efectivo. También dio cuenta que actuaron que actuaron a cara descubierta, y que se dieron a la fuga por las calles del barrio, ante los gritos de los vecinos, tras hacerse de una computadora personal.
La joven, embarazada de siete meses, luego de esto quedó preocupada por la salud de la criatura que lleva en su vientre, y tanto el miércoles a la noche como ayer al mediodía, acudió a dos controles médicos que le dieron tranquilidad y despejaron toda preocupación.
«Tuve que ir a la Guardia del Hospital porque pensé que por semejante golpe había perdido a mi hija», contó.
Tras ser atendida por los médicos de Salud Pública, la joven madre radicó la denuncia en sede de Comisaría Tercera. Sin embargo el miércoles a la noche, ni ella ni su pequeño hijo pudieron dormir, tras la dramática situación que les tocó vivir.
Por último, agregó que espera que algún día las personas que cometieron este hecho en su vivienda, «ojalá le pidan disculpas».