Inicio La Pampa Empezaron a distribuir en La Pampa las vacunas contra el meningococo

Empezaron a distribuir en La Pampa las vacunas contra el meningococo

Las autoridades del Ministerio de Salud de La Pampa informaron que en la última semana de febrero se comenzaron a distribuir en la provincia vacunas contra la enfermedad meningocócica, la cual se encontraba con faltantes desde agosto de 2018.

La regularización de la disponibilidad de esta vacuna fue anunciada por el Ministerio de Salud de la Nación, a cargo de Ginés González García el 28 de febrero en la reunión nacional que congrega a los ministros de Salud de las provincias, oportunidad en la que enfatizó: “La vacunación es una prioridad en la política de Estado”.

De esta manera se irá actualizando las dosis de los niños comprendidos en el calendario de vacunas.

Esta vacuna está indicada a los tres y cinco meses de edad con refuerzo a los 15 meses, por otro lado, el otro grupo incorporado al calendario es el de los 11 años (niños que concurren a sexto grado). No obstante, se aplicará a aquellos niños que no hubieran podido recibir la vacuna oportunamente, adecuando las dosis a la edad actual.

El meningococo es una bacteria que provoca enfermedades graves, como meningitis (inflamación de la membrana que cubre el cerebro) y sepsis (infección generalizada).

Los síntomas de meningitis pueden variar de acuerdo con la edad del niño. En lactantes es más frecuente que se presente con irritabilidad, fiebre, rechazo al alimento, mayor tendencia al sueño que lo habitual y/o llanto intenso, continuo e inconsolable.

En niños, sin embargo, puede presentar dolor de cabeza, tendencia al sueño, irritabilidad, fiebre, disminución del nivel de conciencia, sensibilidad a la luz (fotofobia), rigidez del cuello y/o náuseas y vómitos. Los síntomas de la meningitis pueden ser similares a los de otras afecciones médicas por lo cual ante los mismos siempre se debe consultar a un médico para obtener un diagnóstico.

En Argentina la estrategia de vacunación antimeningocócica de lactantes (menores de 2 años) tiene el objetivo de proteger de la enfermedad al grupo etario más vulnerable y con mayor riesgo de enfermar y morir.

La vacunación de adolescentes es una estrategia complementaria que ofrece no sólo la protección directa del grupo vacunado, sino fundamentalmente la disminución de la transmisión de la bacteria desde los adolescentes (portadores más frecuentes del meningococo, en nariz y fauces) a los lactantes, ofreciendo así una protección indirecta para aquellos niños que no estén vacunados.

El meningococo no es el único agente causal de estas enfermedades graves y que otros agentes etiológicos de las mismas están comprendidos en las vacunas contempladas en el calendario nacional de vacunas, por lo que es imperativo mantener las vacunas completas de acuerdo con la edad tanto para niños, adolescentes y adultos.