Inicio La Pampa Emprendimiento de alcaparras en Luan Toro

Emprendimiento de alcaparras en Luan Toro

UNA PRODUCCIÓN INÉDITA

En la estancia Santa Lucía, en Una familia planta y produce alcaparras en la provincia: este año saldrá al mercado “Alcapampa”.

Luan Toro, hay cuatro hectáreas de donde sale un producto poco conocido pero que está en plena expansión en el país: se trata de las alcaparras, un botón floral cuya cosecha se realiza desde noviembre hasta principios de abril y requiere una gran mano de obra.

Gabriela D’Amato (47) y Eduardo Scarpello (61) son pareja y junto a sus hijas desarrollan un proyecto innovador en nuestra provincia, por eso el municipio de Luan Toro se interesó y dio todo su apoyo para que este año salga al mercado “Alcapampa”, una marca bien autóctona y con proyección nacional.

“Hacía varios años que sentía la necesidad de comenzar un emprendimiento, mis hijas habían crecido y era el momento ideal, así que en 2015 sembramos una hectárea con alcaparras, no teníamos información sobre cómo cuidarlas ni sus necesidades; y sobre todo cómo sería su adaptación al suelo y clima de la zona ya que era la primera vez que se hacía en la Pampa. El comienzo no fue sencillo pero después de varios tropiezos a lo largo de estos años logramos un producto de excelencia”, describe Gabriela.

Eduardo afirma que ella fue “la mentora” del proyecto y por eso durante un buen tiempo se interiorizaron y conocieron todos los secretos de la planta. Trajeron desde España y luego del periodo necesario de “prueba y error” descubrieron que el suelo y el clima del oeste pampeano es óptimo para el desarrollo de las alcaparras.

“Las alcaparras son originarias de la zona del Mediterráneo, de Grecia, de Sicilia. Vive hasta 80 años y es muy interesante la gran mano de obra que necesita, es todo un ciclo, y se trabaja en forma manual uno a uno. Acá no hay robot ni cosechadora y la gente no sabe que la alcaparra no es un fruto, es un capullo de una futura flor, por lo tanto la planta luego de hibernar quiere florecer en primavera así que ahí empieza la carrera: hay que cosecharla, se producen de cuatro a cinco pimpollos y esos se recogen. Cada alcaparrón produce muchísimas semillitas”, explicó Eduardo.

“Hasta ahora lo hemos manejado en forma netamente familiar, pero en la cosecha de este año nos hemos visto totalmente desbordados y superados ampliamente por la planta. De todas maneras quiero resaltar que prendió muy bien en el suelo pampeano, estábamos justo para salir con la marca pero nos agarró la pandemia. Igual estamos listos y queremos dar a conocer este fruto de tantos años de esfuerzo”, dijo Gabriela.

Orgánica

Desde “Alcapampa” aseguran que su producción “es totalmente orgánica” y que desde el inicio “esa fue una visión indeclinable”. Lanzarán una línea “gourmet” y habrá alcaparras con sello bien pampeano.

“Vamos a hacer una línea inspirada en el caldén que es el árbol insignia de la provincia, también ahumados. A la alcaparra se la vincula con el vitel toné, pero se la suele consumir con jamón crudo, con pescados, es muy amplia la utilidad pasa que no hay una cultura en el país de usarla diariamente, pero por ejemplo hace unos años no se conocía la palta y hoy se consume mucho. Apuntamos a que pase lo mismo con la alcaparra. Además es como la aceituna, no perecedera, por lo tanto puede almacenarse y esperar para salir”, detalló la pareja, que ya piensa presentar las distintas líneas de “Alcapampa” en una futura Expo Pymes, cuando se supere el actual contexto de pandemia mundial.