Empresario rechaza un fallo del TIP

El empresario minero Alberto José Cholino rechazó el fallo del Tribunal de Impugnación Penal que atenuó la pena contra el puestero oesteño que le disparó un tiro en el tórax con intención de matarlo. Cholino reprochó al TIP la particular lectura que hizo de los hechos ya que el tribunal consideró que el agresor no tuvo intención de matar siendo que accionó varias veces el arma de fuego.
“Lo dispuesto no se ajusta a la realidad, no es justicia”, sostuvo el empresario minero en una solicitada que se publica en la página 3 de esta edición. “Recurrimos a la Justicia, con la clara intención de que tome los recaudos necesarios con un homicida que es un peligro para la sociedad”, reclamó.
En su solicitada, Cholino recordó que el viernes de la semana pasada los jueces Filinto Benigno Rebecchi y Mauricio Piombi, integrantes del TIP, revocaron la carátula de “homicidio en grado de tentativa” que había emitido el juez de audiencia Gastón Boulenaz declarando al puestero Juan Alberto Lara como autor material y penalmente responsable de los delitos de homicidio en grado de tentativa, agravado por el uso de arma de fuego, en concurso real, con el delito de tenencia de arma de fuego de uso civil sin la debida autorización en su perjuicio.

“Clara intención”.
“De la versión obtenida del Diario LA ARENA del 9/3/2019, la resolución se basa en si existió o no intención de matar por parte de Lara”, detalló Cholino. “No cabe duda que Lara evidenció en su accionar una absoluta y clara intención de llevar a cabo la agresión, dirigiendo el disparo directamente a una zona vital del cuerpo como es el tórax, donde se ubican órganos potencialmente mortales”, contrastó.
Las pruebas balísticas aportadas por la Fiscalía “dan fe que Lara accionó varias veces el mecanismo del arma, con cartuchos percutados en más de una ocasión”, recordó el empresario. “Dichas intenciones tenían como destino, además del herido, a otras personas, a las que les apuntó y gatilló a la altura del pecho, lo que no deja lugar a dudas de la expresa voluntad y designio de lograr el resultado muerte”.
“Es más que evidente que lo que buscaba era eso: matar”, reafirmó. Si no lo logró fue “por razones ajenas a su voluntad” ya que “la única bala que salió, quedó según informe médico contactando con el plano pleural, que de haber seguido recorrido podría haber lesionado órganos vitales como pulmón, grandes vasos y corazón”.
El TIP consideró que Lara no tuvo intención de matar porque debió insistir con nuevos disparos cuando falló el primero, “que lo hizo, solo que el arma no se disparó”, explicó Cholino.