Inicio La Pampa En Corfo se perdió la cosecha de cebolla temprana

En Corfo se perdió la cosecha de cebolla temprana

BAJANTE DEL COLORADO

La crisis hídrica que atraviesa el río Colorado no solo generó pérdida de cultivos en esta temporada en el sur de la provincia de Buenos Aires, sino que se sentirá en las pasturas de invierno y, principalmente, en la temporada 2020-21, cuyo panorama es aún más desalentador. Los pronósticos indican que este invierno las nevadas no serán abundantes y tampoco las lluvias. Encima, parte de la cebolla que se alcanzó a cosechar no pudo ingresar al mercado brasileño por una enfermedad de ese cultivo.
«El ciclo lo cerramos un mes y medio antes de lo normal gracias a una lluvia importante que tuvimos en verano», comentó Luciano Príncipe, presidente del Consorcio Hidráulico del Valle Bonaerense del Río Colorado, en una entrevista con una radio de Bahía Blanca en la que analizó cómo termina el ciclo productivo 2019-2020. «Se pudieron terminar los cultivos de gruesa, o mejorar un poquito el estado en que se encontraban, y la cebolla se alcanzó a regar bien», todo gracias a esa lluvia, detalló. En aquellos lotes donde el agua no alcanzó para hacer el riego adecuado, «repercutió en un menor rendimiento de kilos por hectárea», sostuvo.
Lo que se perdió íntegramente fue todo la siembra de «cebolla temprana» por la decisión del comité de cuenca Coirco de terminar la temporada de riego un mes y medio antes de lo habitual y por el escaso caudal que hubo en los últimos días.
«Otro gran problema es que perdimos todos los riegos pre-siembra para trigo y cebada, que se hacen en esta época. Y ni hablar de las pasturas para hacienda, que le damos un riego para entrar con algo de pasto en el invierno. Eso lo perdimos todo», lamentó el dirigente.

Problemas con Brasil.
En ese desfavorable contexto, el productor bonaerense enfrenta el día a día «con lo que alcanzó a levantar de cosecha gruesa, que es maíz y girasol, vendiendo cebolla, rezando un poquito para que mejoren los precios, y que no pase nada con toda esta historia de la pandemia, que se corte el circuito de comercialización, que es una gran preocupación hoy también».

-¿El precio de la cebolla, tuvo variaciones?
– Sí, sí, porque repercute lo que es el estado económico de Argentina y Brasil, que viene devaluando, y ya sabemos que el comercio internacional medianamente se basa en dólares. Se está comercializando con Brasil, porque tiene escasez de cebolla Brasil. El tema es que esa lluvia del verano que mejoró los cultivos, también creó algunas enfermedades en cebolla que le restringen la entrada a Brasil.

-Ustedes casi no terminaron este ciclo y están pensando en el próximo, y cuando mirás la imagen del lago Casa de Piedra, es como si fuera un río ancho que se acerca a las compuertas, no mucho más que eso.

-Esta semana tuvimos una reunión con la gente de Corfo donde nos mostraron algunas fotos actualizadas, y la verdad que da miedo mirar el lago. Lo que era un lago ahora es un laguito, se ven todos los bancos de arena. Históricamente el nivel mínimo del dique y de operatividad era de 270 metros sobre el nivel del mar, hoy estamos en 268,50, un metro y medio por debajo. Esta temporada de riego nos llevó cinco metro de altura de agua, de reservas que perdimos.
«Vamos a tener 3 meses de receso seguros, pero lo que estamos viendo es que el dique no se recupera -advirtió-. Se mantiene 3 ó 4 días en el mismo estado, sube un centímetro, se mantiene, baja unos centímetros algunos unos días».

Muy preocupante.
Según advirtió Príncipe, la situación es preocupante por dos motivos: primero, porque se necesitan nevadas importantes para la próxima temporada de riego, y segundo porque el inicio de la temporada se hace «con agua que hay en el dique», y hoy por hoy el nivel de reservas no lo permite.
«Tenemos que ver los caudales que vamos a tener en los próximos meses como para tomar una decisión y ver cuándo se arrancaría la temporada de riego, que ya por lo que estamos viendo en agosto no va a ser». La cebolla temprana seguramente esta vez no será una opción a la luz del fracaso de este año.
La cebolla de ciclo normal se siembra entre agosto y septiembre, «pero ya estamos muy preocupados porque corre peligro también ese cultivo para la próxima temporada», aseguró.
Lo que necesita imperiosamente la zona es que «este año tengamos una muy nevada importante» en la zona de la cordillera de los Andes que nutren al río Colorado. Tiene que ser una nevada realmente grande, porque «si llega a nevar este año lo mismo que en el invierno de 2019, la verdad es que es inviable el riego», advirtió Príncipe. El caudal a distribuir entre las fincas sería tan bajo que «sería prácticamente inviable porque no tenemos capacidad de transporte de agua, no tenemos altura de agua, lo cual sería inviable».
«Necesitamos un invierno con nevadas realmente importantes. Lamentablemente los pronósticos a largo plazo que estamos viendo hoy, nos dicen que no va a ser un buen invierno de nieve. Esperemos que no se cumplan. Nos queda rezar para que no se cumplan los pronósticos, porque si se cumplen va a ser muy difícil afrontar una nueva temporada de riego, con todo lo que ello implica», reiteró el presidente.