miércoles, 24 febrero 2021
Inicio La Pampa En Jacinto Arauz preparan homenaje a los bolseros

En Jacinto Arauz preparan homenaje a los bolseros

EN DICIEMBRE SE CUMPLEN 100 AÑOS DE TRAGICO EPISODIO

La Municipalidad de Jacinto Arauz se encuentra trabajando en el armado de un espacio físico que le de representatividad al conflicto ocurrido en 1921 a nivel local, cuando murieron cuatro policías y dos bolseros. En este caso, se reconocerá la lucha por los derechos que llevaron adelante los trabajadores de aquel entonces, como así también se homenajeará a todos los bolseros en general.
Es que el 9 de diciembre de 1921 ocurrió un hecho tan trágico como difícil de explicar, hubo seis muertos (reconocidos) por un reclamo de mejoras laborales. Ese día fue el punto culmine de lo que había empezado días previos, como lo fueron las revueltas en el sur (donde serían fusilados cientos de trabajadores). Fue la mecha disparadora para que los bolseros, nucleados en la FORA, iniciaran un reclamo de mejoras laborales. Habían logrado un contrato colectivo de trabajo con la firma de varios comerciantes de la zona, en señal de adhesión.
El pliego contemplaba un peso de 70 kilos para la bolsa y su traslado debía realizarse a paso de hombre y no al trote, además de pagos extras para trabajadores que no hacían al trabajo específico del bolseado. Este último punto, no fue visto con buenos ojos por los chacareros de la zona, ya que ese costo (como la costura de las bolsas que se rompieran) sería trasladado a ellos por parte de las cerealeras.

Huelga.
Así las cosas, alrededor de 40 obreros iniciaron una huelga para que se respete el convenio logrado, las tensiones fueron creciendo, las posturas se endurecieron, hasta que las cerealeras trajeron trabajadores de Bahía Blanca para reemplazarlos. Pero los bolseros en huelga no les permitieron el ingreso a los galpones y hasta se temía un enfrentamiento entre trabajadores. Para la patronal, no quedaba otro remedio que hacer intervenir a la Policía para que depongan la actitud.
Fueron llevados a la comisaría donde supuestamente negociarían, pero fueron recibidos a los palos. La lucha no tardó en comenzar, «¡Están dando la biaba!», grito uno de los bolseros y el patio de la comisaría se convirtió en un campo de batalla, relató uno de los protagonistas al historiador Osvaldo Bayer. El saldo fue la muerte de los bolseros Carmen Quinteros en el patio de la comisaría y Ramón Llábres en la zona rural. Mientras que perecieron cuatro policías: Dozo, Freitas, Merino y Mansilla.
Los cuatro uniformados descansan en un monumento ubicado al centro del cementerio local, mientras que Carmen Quinteros fue sepultado en una fosa común, donde hoy se desconoce su ubicación ni existe registro alguno.

Monumento.
Pasaron 90 años. En septiembre de 2011, por iniciativa de este cronista, Jorge Etchenique llegó a Jacinto Arauz y brindó una charla a alumnos de los colegios de la localidad. En ese momento surgió la propuesta de la realización de un monumento en reconocimiento a los bolseros.
El 9 de diciembre, se llevó a cabo el encuentro de las Letras Pampeanas y fue inaugurado el monumento que grafica un «burro» (escalera utilizada por los bolseros) con la presencia del
vicegobernador Luis Campo y el ya fallecido Jorge Etchenique, junto al intendente de entonces Oscar Beilmann, actual diputado provincial.
Ahora, al cumplirse los 99 años, la intendenta de la localidad, Gabriela Labourié, adelantó los preparativos para la conmemoración del centenario de este trágico suceso. «Hicimos una estatua de un bolsero, tamaño normal de un hombre, ya la tenemos guardada, vamos a fabricar las bolsas para simular una estiba, estamos diagramando un espacio verde, similar a lo que es el espacio de Padre Buodo. Acá muchísima gente trabajó en la bolsa, en la parva, en realidad es un homenaje a todos», indicó.

Trabajadores enterrados.

Hace poco tiempo, un ex bolsero narró una historia desconocida -hasta ese entonces- y que fue publicada en el suplemento Caldenia el 4 de noviembre del año 2018. Acorde a testimonios que le brindaron trabajadores de la época a Saúl Chemor, podría haber en un pozo que estaba en el patio de la vieja comisaría de la localidad, varios bolseros enterrados, ultimados por la Policía de esa época, extranjeros que sus familiares nunca pudieron encontrar los restos.