Inicio La Pampa "En Jujuy, si no tenés plata, te morís", dice una pampeana

«En Jujuy, si no tenés plata, te morís», dice una pampeana

CORONAVIRUS

(Eduardo Castex) – «Hoy la situación de Jujuy es muy grave, pero acá ocultan información y hay un Estado totalmente ausente» para afrontar la crisis provocada por la pandemia de la Covid-19, aseguró la castense Carina Heinz.
La entrevistada relató «la pesadilla» que atravesó su familia después que su marido (Luis Márquez) contrajera el virus después de tener contacto en una obra social Ospa del Ingeniero Azucarero La Esperanza. «Hoy estamos mejor después de esta pesadilla que nos provocó este bicho que nos tiene encerrados», aseguró.
Heinz narró que su marido es médico en San Pedro y contrajo el coronavirus en una obra social, pero para contar con un diagnóstico se tuvo que realizar el test en un laboratorio privado en San Salvador de Jujuy, porque desde el Comité Operativo de Emergencias (COE) del gobierno jujeño nunca le respondieron las llamadas telefónicas, ni le prestaron atención médica. «Acá la gente que no tiene $6.500 para pagar el PCR y no tiene posibilidades de acceder a la salud privada, se puede morir tranquilamente y nadie se entera porque ocultan información a la población», criticó Heinz.

Hechos horrorosos.
La entrevista reafirmó sus declaraciones relatando algunos hechos que ocurrieron recientemente en la provincia norteña. En la mina Exar, donde la minera Lithium Americas construye el proyecto de litio Cauchari-Olaraz, en una jornada «80 resultados positivos» y «esos muchachos están allá arriba y las familias ni saben cómo están de salud».
La pampeana también denunció en las redes sociales que en San Pedro, una mujer muerta estuvo 48 horas 2en una casa porque nadie la iba a sacar y la intendencia no asistía a esa familia que no tenía los medios para retirar el cuerpo y darle una cristiana sepultura», narró.
«La familia pretendía que le realicen el hisopado porque sospechaban que falleció de coronavirus. En la casa funeraria les dijeron que le daban una bolsa para que la metan ahí, porque ellos si no tenían el resultado del hisopado no la trasladaban, porque acá dos bomberos voluntarios se contagiaron de la Covid-19 porque trasladaron un cadáver desconociendo que tenía la enfermedad», agregó.
«Hoy el esposo está internado en el hospital porque es un caso sospechoso de Covid-19 y la familia también afronta problemas sanitarios», detalló. «En Jujuy, así se manejan las cosas, y esto roza casi lo asesino», expresó la entrevistada.

«Una pesadilla».
Carina Heinz hace varios años que reside en San Pedro, a pocos kilómetros de la capital San Salvador de Jujuy. Nunca imaginó que la pandemia de Covid-19 se iba a convertir «en una pesadilla» para su familia.
Los inconvenientes familiares comenzaron miércoles 8, cuando su esposo concurrió a trabajar en una obra social donde se desempeña como auditor.
Allí estuvo en contacto con una secretaria, cuya sobrina se contagio de Covid-19. Y encima el lunes 13 lo intervinieron de un tumor en un ojo en un centro medico de San Salvador de Jujuy. Después regresó a San Pedro y el jueves 16 se informó que todo el personal de la obra social había arrojado positivo en los hisopados.
-¿Esto significa que su marido contrajo el virus y no recibió asistencia médica estatal en ningún momento?
-El sistema de salud que tenemos en Jujuy deja mucho que desear. En cuanto a lo que es COE, nos dejaron totalmente abandonados. Y mi esposo trabaja en el hospital y es auditor de dos obras sociales, o sea que es un personal que está en la primera línea de lucha contra este virus. Así que nos comunicamos con una infectóloga amiga de San Salvador, que nos monitorea desde allá todos los parámetros que nos tenemos que controlar
tres veces por día.
-Esto significa que hay un Estado totalmente ausente.
-Sí, el Estado esta totalmente ausente. Y si no hubiéramos tenido el dinero para hacer el test en la parte privada, todavía estaríamos esperando que nos hagan los análisis. Y lo que genera más indignación es que el gobierno provincial miente descaradamente. El gobernador Gerardo Morales es una mentira, porque levantó hospitales que no tienen agua, no tienen luz, no tienen equipamiento, no tienen nada. La gente está totalmente desprotegida.
-Hoy la situación epidemiológica en Jujuy está prácticamente desbordaba después que el gobernador fue uno de los voceros que más insistió para flexibilizar la cuarentena.
-Se subestimó mucho la enfermedad. Y todo comenzó porque se fueron a hacer campaña política a La Quiaca, en plena pandemia; porque dos policías pasaron a Bolivia para buscar coca, y ahí entró el bicho y no se lo paró más. El virus entró por Abra Pampa, donde hubo 50 casos en 48 horas y cinco muertos. Un policía vino a San Pedro y el otro fue a Ledesma. Un amigo del ingenio Ledesma nos contó que tienen 800 contagios, y la producción de azúcar bajó el 70 u 80 por ciento, porque están todos los trabajadores infectados.
-¿Los pobladores no se expresan públicamente o en las redes sociales para denunciar la ausencia estatal para enfrentar está pandemia?
-Tienen a la gente amenazada. Controlan lo que publican en las redes sociales, ponen un Me Gusta o comparte una crítica, y hay personas que están controlando todo, para después amenazarlos o castigarlos. Acá se lo llama «el Emperador» a Gerardo Morales, porque maneja toda la provincia a su gusto. Hacés una denuncia y nunca va a prosperar, porque si sos
crítico, esa denuncia va al último cajón.