Inicio La Pampa En junio el consumo eléctrico cayó 7,6%

En junio el consumo eléctrico cayó 7,6%

EN SANTA ROSA

La caída del consumo de energía afecta directamente la ecuación económica de la Cooperativa Popular de Electricidad (CPE) y en mayor o menor medida, también al resto de las entidades solidarias pampeanas que distribuyen la electricidad a los usuarios y que cada vez tienen más problemas para cubrir los costos fijos.
En junio pasado, según la CPE, el total de energía entregado por la Administración Provincial de Energía (APE) a la CPE, llegó a 24,54 millones de kWh, que en la comparación interanual -con respecto al mismo mes del año pasado- refleja una caída de 12,1%.
En tanto, la comparación de la compra de energía en el último año (julio 2018-junio 2019) contrarrestada sobre el año móvil anterior (julio 2017-junio 2018) muestra una caída del 7,6%, una situación alarmante que comenzó a notarse a partir del año 2015 con las políticas económicas de ajuste y tarifazos del gobierno de Cambiemos.
La serie de la evolución de la energía anual contabilizada desde diciembre de 2015 hasta junio de 2019 con tendencia decreciente desde marzo de 2016, ingresó a registros negativos en junio de 2018 y la caída no parece encontrar piso en el escenario real actual.
El gerente de Servicio Eléctrico de la CPE, Luis Usero, aseguró a LA ARENA que la situación «afecta en forma directa a la ecuación económica de nuestra entidad porque al vender menos energía, los costos fijos de la distribución de la electricidad, se distribuye en menos unidades físicas de ventas. Entonces con los ingresos no se cubren los costos».
Además, explicó que «hasta diciembre de 2015 veníamos creciendo anualmente al 4,5% por año acumulativo y ahora estamos cayendo alrededor 7%. Es muy grande la diferencia» y advirtió que la caída del consumo va en sintonía con el nivel del suministro de energía.
Dijo que la situación es soportada desde lo económico y financiero en la CPE por otras actividades que aportan flujos de fondos para atender la necesidades fijas y corrientes por la distribución de la energía, pero «otras cooperativas donde el servicio eléctrico es lo principal, por supuesto que les afecta».
Usero explicó -en sintonía con el planteo de la Federación Pampeana de Cooperativas (Fepamco)- que la falta de recursos afecta las inversiones «porque es lo primero que se recorta» para poder seguir pagando sueldos, a proveedores, «pero las obras para mejorar el servicio seguramente se van a postergar».
La recesión económica golpea sin dudas directamente en las cuentas de las cooperativas. «El sector residencial, el industrial y el comercio están en el mismo orden de caída del consumo de alrededor del 7%, la mayor caída se da en los grandes usuarios, se sigue reflejando esto en el cierre de Carnes Pampeanas», advirtió.