“En la provincia falta sentido común”

JUAN CARLOS MARINO DICE QUE LE "ENCANTARIA" SER GOBERNADOR DE LA PAMPA

El senador Juan Carlos Marino sostuvo que “hay que utilizar el sentido común para salvar algunas diferencias, y la mesa de Cambiemos se armará rápidamente”. El legislador mantiene la expectativa de ser candidato a gobernador en 2019, y fue crítico con la gestión de más de 30 años del justicialismo en nuestra provincia: “los jóvenes se van de los pueblos, no se le da valor agregado a nuestros productos, y no se mejora la seguridad y la salud”, evaluó. En diálogo con LA ARENA le recordó al peronismo que en tantos años de gobierno nunca antes había planteado el desdoblamiento de elecciones, que consideró un costo innecesario.
-¿Continúa con su intención de ser candidato a gobernador por Cambiemos?
-A ver… lo importante es que Cambiemos llegue al gobierno de La Pampa, y me encantaría ser gobernador, pero también tengo la responsabilidad para saber que no soy el único dentro del espacio, que tienen todo el derecho.
En principio tenemos que fortalecer Cambiemos, tener propuestas y cuando llegue el momento consultar con una encuesta a la gente, y ese será el candidato… si soy yo bien, y sino estaré para acompañar.
-Se demora la conformación de la mesa de Cambiemos en la provincia.
-El lunes íbamos a tener reunión algunos dirigentes radicales pero uno de los miembros no estaba en Santa Rosa, pero la mesa se va a armar, y en todo caso será el próximo fin de semana. Tiene que ser una mesa ejecutiva, representativa, y las decisiones tienen que pasar por allí. Me parece que hay mucho por construir en la provincia dentro de Cambiemos, habrá que salvar algunas diferencias en algunos lugares, y tratar de resolverlo si hay algún conflicto. Debemos utilizar el sentido común y la mesa se armará rápidamente.
-¿A nivel nacional cómo está la situación de Cambiemos?
-Estamos bien. En el Senado está el bloque radical y el del PRO, pero después funcionamos muy bien como interbloque, incluso dentro del nuestro porque es más amplio. Doy fe que tenemos un gran equipo formado.
En la provincia falta sentido común, armar la mesa cuanto antes, y ponernos a trabajar con miras a la elección del año que viene. Es necesario que aquí en la Cámara de Diputados provincial también haya un interbloque entre radicales y los del PRO como sucede en el Senado.
-Algún dirigente ha salido a decir que el radicalismo debe hacer un replanteo ideológico.
-No, lo que Poli Altolaguirre (presidente de la Convención Provincial) intenta decir es lo que decimos todos: Cambiemos debe servir de instrumento para convivir radicales, macristas, peronistas, socialistas, independientes… Pero lo que dice es Poli es lo que nos pasa a todos, los que somos radicales vamos a morir radicales, los peronistas, y los socialistas igual, y así todos. Cambiemos es la figura para que nadie pierda la identidad, porque no se puede obligar a un peronista que se afilie a la UCR, y al revés. Es un instrumento que nos debe contener a todos.
-¿Y cómo se hace?
-Tenemos que hacer un frente en base a una buena propuesta, con una gran mesa y una propuesta provincial, porque hay que preguntarse porqué el gobierno peronista en todos estos años no logró poner valor agregado a la producción, no apostó a al educación como factor de desarrollo, no pudo contener a los jóvenes en los pueblos generando trabajo genuino, o poner límite a la droga que en una provincia chica debiera ser más fácil. En el tema de la obra pública consideramos que no debe haber una imposición del gobierno provincial a los municipios, sino que sean éstos debieran determinar qué es lo que necesitan.
-¿Cómo le pegó que Elisa Carrió diga que a los radicales los maneja desde afuera?
-Desde que en Gualeguaychú decidimos formar Cambiemos -porque hay que decirlo, nadie es dueño del sello, ni el radicalismo, ni el PRO, ni el ARI-, que es resultado de un acuerdo de tres partidos, el radicalismo siempre ha tenido una actitud de respeto, trabajando incansablemente para que las diferencias sean menores que las coincidencias.
Sí tenemos claro que desde la descalificación, desde la subestimación o denostando al otro no se construye. Desde la UCR se pone por delante el respeto, que no debe perderse, aún en el disenso. Pensar distinto no es que el otro sea mala persona.
-¿Cree posible algún acercamiento del gobierno provincial al nacional?
-Tiene que ser posible porque no hay margen para otra cosa. Durante años hubo una fiesta de populismo en la Argentina, pero ahora no hay margen. El presidente puso como ejemplo la ley Justina (de la que el senador Marino es autor), trabajando en un objetivo noble, que le sirve a todos los argentinos. Y ese debiera ser el camino, porque no hay margen para que la oposición o el oficialismo salga fortalecido en una puja sin sentido.
-¿Lo ve al gobernador Verna negociando con Nación?
-Verna es un hombre negociador, hábil… en algún momento lo va a hacer. Hay que recordar que alguna vez dijo que “es La Pampa o La Cámpora”, y en la última elección fue a buscar a ese sector para que se sumara al Partido Justicialista. Por eso todo puede ser, en la vida dialogando se logran cosas. Creer que el otro es dueño de la mentira y uno de la verdad, o viceversa no construye nada. Los grandes consensos nacieron de los grandes disensos. En su momento Perón lo mete preso a Balbín y cuando Perón muere Balbín lo despide diciendo “este viejo adversario despide a un amigo”.
-Pero las diferencias aparecen en algunos casos como insalvables.
-Tenemos que colaborar todos para que termine esta maldita grieta que tenemos desde que somos país: unitarios y federales; radicales y antirradicales… tratar que día a día le echemos una palada de tierra para que se cierre lo antes posible.
-¿Qué opinión le merece el acuerdo con el FMI?
-Cuando se necesitan fondos y hay que salir a buscarlos al mundo no me molesta recurrir al Fondo Monetario, porque hoy es la plata más barata que podemos conseguir. Porque recordemos que en otro momento le pedimos a Venezuela al 20%. Pero hay que reducir ese enorme déficit fiscal que tenemos. Estamos frente a momentos duros, por eso digo que no hay margen ni para el oficialismo ni para la oposición. De acá a fin de año serán meses duros; pero según me ha dicho mi economista, que es Juan Pablo Vieta, después de diciembre vendría un repunte importante de la economía.

Voto sin definición
“Todavía no definí mi voto”, dijo el senador Marino haciendo referencia al proyecto de legalización del aborto. Precisamente esta semana empezó en el Senado el tratamiento de la ley que ya tiene media sanción de Diputados.
Indicó que “más allá de las deliberaciones” en ese cuerpo le va a “poner mucho el oído a los pampeanos. Ya tuve más de 50 audiencias en La Pampa, y las voy a seguir teniendo para tratar de equivocarme lo menos posible”.
Expresó ser un hombre de fe religiosa, “creo en Dios”, dijo, recordando que encabezó la delegación argentina al Vaticano cuando asumió Francisco. “Fue un gran honor, pero también puedo decir que hay cosas que ha manifestado el Papa con las que no estoy de acuerdo”, completó.
Finalizó diciendo que la ley que se debate en estos momentos “no es un tema que debiera pasar por la religión, sino por la parte médica”. ¿Una definición? Habrá que verlo.

“Son costos innecesarios”
El senador Marino dijo que le parecía “un despropósito que los dirigentes del peronismo digan livianamente que van a resolver el desdoblamiento de elecciones en un congreso partidario, porque no son los dueños de la provincia. Teniendo mayoría como tienen en la Cámara de Diputados por lo menos podrían ser un poco más elegante y tratarlo en ese ámbito”.
Señaló que no comparte “los argumentos de (Rubén Hugo) Marín, diciendo que se van a desdoblar porque creen en la determinación de las provincias. Alguien que fue cuatro veces gobernador -a quien respeto porque es uno de los grandes líderes que ha tenido La Pampa-, y que pertenece a un partido que gobierna hace más de 30 años, parece extraño que ahora se acuerde de la autodeterminación de las provincias”.
Ironizó señalando que “si como dicen el de (Mauricio) Macri es el peor gobierno de la historia, que mejor para ellos que nosotros vayamos enganchados con Cambiemos de su boleta, y ellos del candidato del peronismo”.
Reprochó lo que consideró “costos innecesarios de un adelantamiento de las elecciones. Además si nosotros tuviéramos una provincia para mostrarla en el país genial, pero no es el caso”.
-¿No cree que es una provincia ordenada?
-Nuestra provincia no tiene deudas externas, pero tiene muchas deudas internas, sino no estaríamos hablando de jóvenes que se van de los pueblos a las ciudades, y de éstas a otras provincias. Hay que tener en cuenta que en La Pampa de los chicos que tienen entre 18 y 24 años hay un 24% que no trabaja ni estudia, lo que está 9 puntos por encima de la media nacional. ¿Podemos decir que le ponemos valor agregado a lo que producimos; se controló la seguridad; tenemos una salud descentralizada; se apostó a la educación como factor de desarrollo? A todo eso se puede contestar: no”.