Inicio La Pampa "En sus palabras hay un fuerte sentimiento maléfico"

«En sus palabras hay un fuerte sentimiento maléfico»

DIRIGENTE JUSTICIALISTA CARGO CONTRA DIPUTADO MACRISTA

El presidente Unidad Básica de Villa Alonso, Oscar Christensen, cargó contra el diputado Martín Ardohain (PRO). «Cuando la memoria es selectiva y la hipocresía se potencia, hay personas que se pueden calificar como ingenuos, ignorantes o malvados. En el caso de Ardohain, no creo que sea ingenuo, dudo que sea ignorante y casi estoy seguro que hay un fuerte sentimiento maléfico en su alegato realizado en la Cámara de Diputados, cuando se trató el fondo solidario y la ampliación de facultades del Poder Ejecutivo para combatir la pandemia del coronavirus».
El dirigente justicialista señaló que «Ardohain aconsejó al Presidente Fernández que no profundice la grieta y marcó como error, agradecer la actitud solidaria de un dirigente gremial al que catalogó como un ciudadano ‘multiprocesado’ pero su memoria selectiva no recuerda que su jefe político, referente nacional y asumió la presidencia procesado en más de doscientas causas».
Además señaló que «varios de los funcionarios nacionales durante la gestión macrista cargaban sobre sus hombros causas penales por delitos comunes, tal el caso del ex ministro de agricultura Miguel Etchevehere procesado por lavado de dinero y evasión impositiva al asumir sus funciones. Tampoco recuerda que el ministro de energía del gobierno anterior Juan José Aranguren fue procesado por negocios incompatibles con su función cuando era, además, accionista de Shell a quien le compraba gas y combustibles».
«En el marco de sus disquisiciones, asumió la defensa de los empresarios que fueron mencionados por el presidente por su falta de solidaridad y ubicación ante una situación extraordinaria por pandemia en Argentina. En esa postura asumió que Techint, despidiera a más de 1400 obreros de sus empresas y que Nicolas Caputo dejara sin trabajo a más de 700 trabajadores de su empresa Grupo Mirgor».
Christensen señaló que «tampoco recuerda que Macri modificó una ley por decreto, para permitirle a su familia, blanquear mas de cuatro millones de dólares de paraísos fiscales. Dinero que fue fugado para evitar pagar impuestos y hoy sería necesario para afrontar los gastos extraordinarios que significa combatir al Covid 19».

«Pastorcito mentiroso».
Crhistensen dijo que «el alegato de Ardohain es comparable a la moraleja del ‘pastorcito mentiroso’, así es la poca credibilidad que tienen los dirigentes del PRO luego de tantas mentiras. La indignación que provoca con sus palabras y la hipocresía que demuestra al pretender dar consejos al Presidente sobre no profundizar la grieta se contrapone con las políticas aviesas, interesadas y desestabilizadoras de su partido a nivel nacional».
«La dirigencia del PRO demuestra que la situación social y sanitaria de nuestros compatriotas tiene poca o nula importancia para ellos», aseguró el presidente de la Unidad Básica de Villa Alonso, y agregó que «solo tienen en cuenta sus propios intereses y los negocios que pueden hacer a costa de la mayoría de los argentinos».
Además señaló que «durante su gobierno enarbolaban la bandera de los mercados y las supuestas bondades que esto significaba. Es por ello que eliminaron el Ministerio de Salud, bajaron los presupuestos de ciencia y tecnología.
«Ahora reclaman la presencia del Estado y su acción para cubrir a las empresas, repatriar turistas que viajaron irresponsablemente al exterior en épocas de cuarentena y realizar los test para identificar a contagiados, pero nadie dice que por el endeudamiento irresponsable y delirante del gobierno anterior dejó a la Argentina en default y sin recursos para enfrentar financieramente a la pandemia».
Christensen concluyó en que «es momento en el que los dirigentes debemos tener la responsabilidad de acompañar las medidas de los gobiernos, sean del color político que sean, porque la prioridad es nuestra gente. Que nadie pretenda sacar ventaja de esta situación, porque todos estamos en el mismo barco y nos salvamos todos, o no se salva nadie».