Inicio La Pampa "En tres años, Macri no tiene nada para mostrar"

«En tres años, Macri no tiene nada para mostrar»

GRIMSON Y LAS ELECCIONES EN OCTUBRE

¿Qué es el peronismo? Es una pregunta a la cuál se le han encontrado muchísimas respuestas. Alejandro Grimson, doctor en antropología e investigador del Conicet, tituló su nuevo libro con este interrogante e intentó encontrar una definición a esta identidad que nuclea a millones de personas.
En diálogo con Radio Noticias, el intelectual argentino explicó que en «los 74 años que tiene de historia, el peronismo se constituyo en oposición a su otro, el antiperonismo. Entonces, por ejemplo, la definición ‘el peronismo es un sentimiento’, frase dicha por cualquier militante, es aplicable también al antiperonismo».
«Los antiperonistas, cuando fue el 17 de octubre y el pueblo ocupó la ciudad de Buenos Aires en aquella jornada inédita para la Argentina, ellos sintieron vergüenza, hastío, odio, todos sentimientos», agregó.
A su vez, planteó una de las típicas preguntas que se realizan dentro de la política: ¿El peronismo es de izquierda o de derecha? Sin embargo, para Grimson «el problema de esa es pregunta es que está mal formulada para el peronismo. Pero si quisiéramos responderla, vamos a encontrar que en 1945 y hoy hay peronistas de derecha, de centro y de izquierda. Y vas a encontrar que lo mismo sucede en el antiperonismo, siempre hubo antiperonistas de izquierda, de centro y de derecha».

Cambiar la pregunta.
Para el antropólogo, es preciso cambiar la pregunta si queremos entender qué es el peronismo. «Necesitamos preguntarnos qué es lo alto y lo bajo, porque derecha e izquierda es una línea. Hay que pensar el peronismo en cuatro dimensiones, no solo en una línea, sino en una superficie y en un volumen atravesado por la temporalidad», analizó.
En ese sentido, señaló que «el peronismo y los peronismos» se transforman a lo largo del tiempo. «El peronismo fue una cosa en el ’45, otra cosa en el ’55, otra en el ’73, otra cosa en el ’83 y otra en los ’90. Son fechas decisivas de la historia argentina y del propio peronismo. En esos momentos el peronismo se va transformando porque todo lo existente se transforma, el radicalismo se transforma, las izquierdas se transforman. En cada fotografía de esos años vos tenés varios peronismos y a lo largo de la historia también», sostuvo.
«El libro lo que trata responder sobre cada una de esas fotografías y al mismo tiempo elaborar una serie de conceptos que permitan abarcar esa diversidad de peronismos», indicó.

El kirchnerismo.
Ante la pregunta de si ser kirchnerista es ser peronista, Grimson expresó que «de la misma manera en que la palabra peronista se ha usado con distintas acepciones y han sido disputadas por distintos sectores, lo mismo sucede con la palabra kirchnerismo».
Al respecto, recordó la frase que pronunció Néstor Kirchner, en donde afirma que «nos dicen kirchneristas para bajarnos el precio, nosotros somos peronistas» y manifestó que no «es una frase que cierra el hecho de que después el kirchnerismo existió y existe hoy. La inmensa mayoría de los kirchneristas son peronistas y que también hay kirchneristas que no son peronistas, por mil razones. Efectivamente, el kirchnerismo y el peronismo son dos fenómenos que están en intersección».

Liderazgo.
Una de las características más importantes del movimiento peronista es la presencia de un liderazgo carismático. Sin embargo, Grimson aclaró que «el tema del liderazgo no es algo exclusivo ni propio del peronismo» y puso como ejemplo a la figura de Ricardo Alfonsín, quien «tuvo las circunstancias económicas que le impidieron mantener ese nivel de liderazgo. Tenía rasgos de líder carismático».
En la actualidad, el antropólogo destacó que «en el caso del kirchnerismo, se condensa en Cristina (Fernández de Kirchner) y al interior del panperonismo hay una interna que no está resuelta». De todas maneras, aseguró que es Cristina Fernández de Kirchner quien «la va a resolver».
«Para derrotar a cambiemos, conviene o no que Cristina sea candidata. Toda la cuestión del liderazgo se resume en esa pregunta. Que es una pregunta acerca del peso de la ofensiva judicial organizada por Cambiemos para el año electoral, cuánto daño le puede hacer eso a la imagen de Cristina», añadió.

Corrupción.
Con respecto a la corrupción y su utilización por parte de las derechas para desgastar a los gobierno populares, Grimson aclaró que «ha sido constante que se ha utilizado ese argumento en contra de muchos gobiernos. En La Nación, un periodista muy conocido decía ‘bueno, lo que estamos viendo en Argentina es que a la gente le importa más la heladera que la ética’. Obviamente están hablando de Cristina Kirchner, porque Macri no sería un dirigente que puedas identificar con la heladera».
«Lo más sorprendente de la frase es que digan que Macri es la ética ¿La ética de qué? Del contrabando de autos, de la patria contratista, de dejar a los genocidas libres con el 2×1. ¿Cómo la ética podría representar a Mauricio Macri?, es desopilante», resaltó.
Finalmente, remarcó que «el problema de Mauricio Macri es que no hay ningún elemento para defender su gobierno. A nivel nacional, no tiene nada para mostrar en tres años. Este gobierno es insólito».
«Por eso también el peronismo tiene que saber que si este señor llega a ganar después de estos tres años, la situación de Argentina va a ser gravísima. Solo puede ganar por una gran incapacidad de la oposición», concluyó.