Inicio La Pampa En un trasplante "la ley protege el anonimato"

En un trasplante «la ley protege el anonimato»

Esta semana distintos medios de la provincia replicaron la historia de una mujer de la ciudad bonaerense de Pergamino que busca a quienes recibieron los órganos que donó su madre una vez fallecida. Uno de los receptores vive en La Pampa, según afirmó. Sin embargo, la ley 24.193 vigente en nuestro país prohíbe expresamente dar a conocer los datos de quien recibe el o los órganos.
El médico Eduardo Meneguzzi, titular de la Fundación Ayuda al Enfermo Renal y Alta Complejidad (Faerac) y reconocido especialista en transplantes, aclaró que la Ley Nacional «protege el anonimato de los receptores» y agregó que uno de los motivos es evitar reclamos económicos u otro tipo de situaciones de familiares del donante.
«La protección de los datos evita que haya algún reclamo de tipo económico u otra cosa. Es más, a veces ni nosotros sabemos los datos de quién recibe porque es el Incucai (Instituto Nacional Central Único Coordinador de Ablación e Implante) el que hace la distribución anónima y de acuerdo a la compatibilidad del paciente. A veces los órganos vienen de Buenos Aires y no sabemos de quiénes son, por ahí cuando son de acá sí se sabe pero la ley protege el anonimato», explicó Meneguzzi ante la consulta de LA ARENA.
Específicamente, La Ley Nacional 24.193, que rige la donación y trasplante de órganos, prohíbe taxativamente la publicación de datos. El conocimiento público de la identidad del donante y su vinculación con el receptor generan repercusiones de orden negativo que pueden causar profundos daños a las personas involucradas, dice el texto de la ley.
«Hay muchos casos donde la esposa le dona a su esposo, o viceversa, o entre amigos, pero hay todo un trámite ante un juez, se firma una Declaración Jurada, hay todo un protocolo legal y me parece que está bárbaro que sea de esa manera», resaltó el médico.

«Se acepta».
Meneguzzi, en tanto, detalló que en otros países se acepta, tanto en Sudamérica como en Asia, adonde viajan europeos y pagan por recibir un órgano.
«En Bolivia por ejemplo no hay tantas trabas legales y es algo que se hace. En la India también y muchos europeos viajan y pagan. No está permitido pero se acepta, y es una práctica bastante habitual, acá no, tenemos una ley y se cumple. Por supuesto que hay casos donde las partes acuerdan o cuando hay niños y hay ablaciones múltiples o si es corazón-pulmón se da a conocer porque es algo extraordinario, muy excepcional, y generalmente los padres se mueven por un espíritu altruista. En cambio hoy en día un transplante de riñón es muy común y ya no es noticia como lo era hace unos años», destacó Meneguzzi.

En La Pampa.
Según la historia publicada en el diario El Tiempo de Pergamino, Celeste Mazzoni (24 años) publicó en las redes sociales un texto donde busca a quienes recibieron los órganos de su madre, quien falleció el año pasado con diagnóstico de muerte encefálica.
El operativo sanitario de ablación estuvo a cargo del Incucai y según ella un hombre de 69 años que vive en La Pampa recibió un hígado y un riñón derecho. «Estoy buscando a los receptores solo para darles un abrazo y conocer a las personas, solo para saber en quién está», aseguró Mazzoni cuando se le preguntó sobre el objetivo de su búsqueda.