Inicio La Pampa "En Vicentin hubo un robo planificado"

«En Vicentin hubo un robo planificado»

EL DIPUTADO CARLOS DEL FRADE ANALIZO LA SITUACIÓN DE LA CEREALERA

El periodista y diputado provincial del Frente Social y Popular de Santa Fe, Carlos del Frade, analizó el caso de la cerealera Vicentin y detalló que, entre agosto y diciembre de 2019, los directivos de la empresa tuvieron 795 millones de dólares otorgados por el Banco Nación. «Es un deliberado vaciamiento y un robo planificado a los dineros públicos», denunció.
El legislador santafesino compartió una serie de datos que se desprenden del expediente que se tramita en la justicia, con el objetivo de «disipar las consignas vacías». De esta manera, comentó que en el informe que presentó el fiscal Gerardo Pollicita ante el juez que lleva la causa, Julián Ercolini, se manifiesta lo siguiente: «Entre agosto y diciembre de 2019, los directivos de Vicentin tuvieron 795 millones de dólares otorgados por el Banco Nación».
A su vez, el diputado sostuvo que a través de una auditoría se pudo determinar que se hicieron «1418 transferencias bancarias de ese dinero a cuentas personales». De esta manera, el «dinero del pueblo fue a parar a los bolsillos de directivos de Vicentin». Además, Del Frade recordó que en noviembre del 2019 «increíblemente el Banco Nación le da 28 créditos a Vicentin, con la única garantía de un correo electrónico».
Sin embargo, hay otro detalle que llamó la atención del legislador. Se trata de las reuniones que mantuvieron los directivos de la cerealera con las autoridades de la entidad bancaria. «Por ejemplo, el 27 de noviembre ingresan dos directivos de Vicentin al Banco Nación a las 10.38 de la mañana y se van a las 11.17. Estuvieron 39 minutos y se van con seis millones de dólares del Banco Nación».
«Esa imagen es absolutamente obscena porque marca la enorme diferencia, porque miles de familias en toda la Argentina peregrinan permanentemente frente al Banco Nación para tener un crédito para tener la casa propia, o algo imprescindible para jubilados o trabajadores. Ellos en 39 minutos se llevan nada más y nada menos que seis millones de dólares», cuestionó.

«Deliberado vaciamiento».
El legislador remarcó que la empresa recibió en noviembre un total de 28 créditos por 105 millones de dólares y consideró que esto demuestra que no es «una crisis de empresa. No hay cuestiones económicas financieras internacionales, sino que es un deliberado vaciamiento y un robo planificado a los dineros públicos del Banco Nación, con funcionarios del ex gobierno nacional y directivos corruptos de la propia empresa».
Estos datos, para del Frade, son contundentes y deberían difundirse para que «la gente de buena fe que se manifiesta preocupada por el futuro de Vicentin» se dé cuenta de que para rescatarla «primero hay que salvarla de los directivos corruptos que tienen adentro».

Cuentas offshore.
Del Frade destacó que la firma «en realidad nunca estuvo quebrada» y que lo que se hizo fue «transferir ese dinero monumental. Hoy la deuda con el Banco Nación es de 300 millones de dólares, y ellos en cuatro meses se llevan 795 millones, más del doble».
En ese sentido, indicó que la empresa «genera mucho dinero, pero se lo llevaron a fondos particulares. Lo que hoy se investiga, y ahora en Nueva York y Asunción, es que todo ese dinero lo canalizaron a través de cuentas offshore que tienen en Panamá, las Islas Vírgenes y Suiza, a partir de otro grupo empresarial que constituyó Vicentin, que se llama Vicentin Family Group y que está en el Uruguay».
«Por ahí sacaron el dinero de las ganancias y presentaron como empresas debilitadas a las que forman parte del grupo Vicentin SAIC, en donde están los siete mil trabajadores hoy en la provincia de Santa Fe, más otros 21 mil que están muy mal por lo que significa depender de forma indirecta de Vicentin. A esto hay que agregarle 1895 productores de provincias como Santa Fe, Córdoba, Salta y La Pampa que han sido estafados», añadió.

De interés nacional.
Este escenario preocupante para las 28 mil familias que dependen de la cerealera, tanto de manera directa como indirecta, es uno de los principales argumentos para avanzar en su expropiación. «Si no pone el Estado la cara por ellos, quién lo hace», se preguntó del Frade.
Además, explicó que en 2018 «se constituyó en la primera agroexportadora, en un negocio absolutamente dominado por empresas multinacionales. Si Vicentin deja de existir y forma parte de algún grupo multinacional perdemos el control y el dominio del negocio agroexportador, que sigue siendo la principal arteria que alimenta el corazón de la economía argentina».
«Para el Estado es de interés nacional discutir Vicentin, por este rol estratégico que es la agroexportación. Ahí nace la figura de que es una empresa de interés nacional y por lo tanto tiene que debatirse en el Congreso», continuó.
El legislador planteó que «expropiación» no es «sinónimo de confiscación ni de estatización». En este caso, se trata de «una herramienta legislativa que permite que el Congreso de la Nación debata en torno de esta empresa con legítimo interés social y nacional, por el universo que hay detrás».
Para del Frade, es el Congreso el espacio «más democrático y participativo, donde se va a discutir el futuro de Vicentin». De todas maneras, remarcó que no se discutirá «el destino de una empresa mediana o chica, o de un kiosco, sino que se discute una enorme empresa con un gran significado en lo económico, lo político y en lo social».

En la Justicia.
El legislador santafesino explicó que actualmente la empresa cerealera afronta cinco causas en la Justicia. Una es la que lleva adelante el juez Julián Ercolini, mientras que «las otras tres están localizadas en las ciudades de Nueva York y Asunción del Paraguay». A su vez, también está involucrada en una investigación «por crímenes de lesa humanidad en las Justicia Federal de Reconquista». A estas cuatro causas penales, se le suma el concurso de acreedores que se tramita en el fuero comercial.