Inicio La Pampa Encausan a dos piquenses por apología de la dictadura

Encausan a dos piquenses por apología de la dictadura

POSTEOS DE ODIO

Dos empleados de las oficinas locales de Anses son investigados por reivindicar en las redes sociales la figura del represor Jorge Rafael Videla y la última dictadura cívico militar. La investigación judicial fue impulsada de oficio por el fiscal Armando Agüero, quien ordenó la realización de sendos allanamientos en los domicilios de los imputados. La fiscalía inició la investigación por el delito de Apología del Crimen que podrían haber cometido dos trabajadores de Anses, presunto autores de las publicaciones en redes sociales.

El funcionario judicial aseguró que inició la investigación «de oficio a partir de diferentes personas que mandaron copia de estas publicaciones. Requerimos al Anses que nos informara si esas dos personas trabajan ahí e inmediatamente iniciamos una investigación por Apología del Crimen, porque hicieron una reivindicación de hechos criminales». Agüero consideró que las publicaciones implican una reivindicación de «la época del proceso militar y de la figura de Videla».

A partir de esto, la jueza de control Jimena Cardoso dispuso que fueran allanados los domicilios de ambos sospechosos, procedimientos en los que secuestraron teléfonos y computadoras. En los próximos, ambos acusados serán citados a prestar declaración indagatoria y también podría formalizarse una Investigación Fiscal Preparatoria.

Publicaciones.
Uno de los posteos muestra una foto de Videla con la frase «Y los zurdos descienden de los aviones», en una clara alusión a los siniestros vuelos de la muerte y como reacción ante una frase del presidente Alberto Fernández, aludiendo a que «los argentinos descendemos de los barcos». La otra imagen difundida también fue ilustrada con una foto del general represor y el texto: «6% de pobreza con Videla, cero drogas, cero motochorro, en la Facultad se estudiaba, te pedían el DNI en la calle y seguías. Nunca me bajaron de un colectivo a punta de escopeta, la puerta de calle no llevaba llave».

Agüero explicó que pese a que este delito prevé una pena en suspenso, por la gravedad que reviste podría tener consecuencias negativas para los imputados en el ámbito laboral, dado que se desempeñan en un organismo oficial. «Esto no tiene que ver con cercenar la libertad de expresión o no permitir que alguien se manifieste como quiera. Uno puede manifestar su ideología política de la manera que se le ocurra, pero cuando reivindicás a una persona que está condenada por un delito, y en este caso es de lesa humanidad, o reivindicando hechos criminales que llevaron adelante esas personas, están avalando y pidiendo que eso vuelva a ocurrir. Y eso es apología del delito. Lo llamativo es que quienes piden libertad de expresión y más democracia, reivindican la figura de un dictador. Es una absoluta contradicción este tipo de publicaciones que reivindican hechos criminales pretendiendo que la sociedad estaba mejor», advirtió el fiscal.

Repudio inmediato.
Las nefastas publicaciones merecieron un inmediato repudio desde organismos y entidades políticas y sociales, entre ellas la Subsecretaría de Derechos Humanos de la provincia, y el Movimiento Pampeano por Derechos Humanos. Juan Pablo Fasce, titular de aquella oficina pública repudió las publicaciones y respaldó la intervención de la Fiscalía: «estas manifestaciones no pueden generalizarse pero son habituales entre sectores que todavía desprecian los valores y las instituciones democráticas. Más aún cuando quienes manifiestan estas expresiones son agentes del Estado», advirtió.

«Las reivindicaciones del terrorismo de Estado no pueden pasar como simples posteos en redes sociales o una postura política e ideológica legítima. Son parte de un discurso de odio que promueve delitos aberrantes para la humanidad y que afectaron a miles de argentinas y argentinos víctimas del terrorismo de Estado», concluyó.

Mientras tanto, el MPDDHH repudió «enfáticamente» esta celebración del terrorismo de Estado, que consideró «manifestaciones lacerantes no sólo para quienes fueron víctimas del Terrorismo de Estado, familias, amigos y compañeros de lucha en la búsqueda de una sociedad más justa, sino para todo el pueblo argentino que desde hace 38 años viene construyendo, sosteniendo y luchando por un sistema democrático» y recordó que frente a los aberrantes crímenes de la dictadura «los argentinos hemos gritado Nunca Más».