Inicio La Pampa Encuentro en la UR III

Encuentro en la UR III

NUEVO CODIGO DE FALTAS DE LA PROVINCIA

(General Acha) – En representación de la oficina única del ministerio público fiscal de esta ciudad, asistieron Raúl Adrián Miguez Martin, Juan Bautista Méndez y Juan Ignacio Pellegrino. Mientras que por la fuerza policial, lo hicieron los responsables de las diferentes sedes dependientes de la Unidad Regional III.
En principio analizaron en forma conjunta aspectos referidos al procedimiento que debe llevarse a cabo frente a la comisión de las conductas previstas por la normativa, como así también respecto a la comunicación que los uniformados tendrán que hacer a los fiscales.

Actas.
Uno de los temas sobre los cuales se puso énfasis es la elaboración del acta contravencional, debido a que es muy importante que posea toda la documentación necesaria para que el fiscal que deba intervenir no tenga que disponer medidas para completar los requisitos exigibles para cada trámite.
En ese sentido los jefes de las departamentales que pertenecen a la Unidad Regional III, quedaron en trabajar en un diseño unificado para impedir que se produzcan inconvenientes. No obstante ello, tal tarea será supervisada por los propios fiscales a los fines de evitar que se registren eventuales observaciones.
Otro de los aspectos sobre los cuales se acentuó, fue el hecho que el contraventor debe tener la mayoría de edad, es decir, tiene que contar con 18 años cumplidos.

Procedimiento.
Durante el encuentro se habló sobre los alcances del nuevo código de faltas provincial, y todo lo que eso implica respecto a temas relacionados con deserción escolar, acoso sexual, entre otros; y todo lo concerniente a las medidas precautorias (allanamientos, requisas o secuestros) que prevé el artículo 54; y la aprehensión de los contraventores, según lo establece el artículo 55 del código.
Por otra parte, se consensuaron los pasos a seguir en relación a la carga de las actuaciones iniciadas por la comisión de alguna de las contravenciones previstas por la normativa, debido a que se deberá utilizar el mismo sistema informático que se usa para el trámite de legajos de investigación en el fuero penal. Lo que, a su vez, permite mantener comunicación online con la oficina del ministerio público fiscal, y por otro lado apunta a lograr la despapelización del sistema promovida desde el Superior Tribunal de Justicia.