Enohsa: ¿Bariloche como Santa Rosa?

LICITO DOS OBRAS CLOACALES Y UNA DE ELLAS LLEVA MESES PARALIZADA

El organismo que es fuertemente cuestionado desde el gobierno de La Pampa no ha podido comenzar una de las obras de saneamiento más esperadas en la ciudad turística rionegrina. Se suponía que allá avanzarían más rápido, porque había planes de obras.
El intendente de Santa Rosa, Leandro Altolaguirre, se reunirá mañana con el presidente de la Nación, Mauricio Macri, en el marco de una reunión a la que el jefe de Estado convocó a todos los jefes comunales de capitales de provincia. Pero el encuentro más importante ocurrirá después, cuando el santarroseño sea recibido por el ministro del Interior, Obra Pública y Vivienda, Rogelio Frigerio.
Bajo la órbita de la cartera que dirige el ministro funciona un organismo que cada vez toma más protagonismo en la vida de la capital pampeana, el Ente Nacional de Obras Hidráulicas y de Saneamiento (Enohsa). El Ente es quien licitó la consultoría para elaboración del plan director de aguas, cloacas y pluviales para Santa Rosa, es decir, el programa de las obras que servirán para tener una ciudad saneada durante los próximos 30 años.

Dos ciudades.
Desde que Altolaguirre asumió la intendencia, el mensaje fue claro: Santa Rosa y la ciudad de Bariloche, en Río Negro, son las prioridades del gobierno nacional en materia de obras de saneamiento ambiental, pues ambas atraviesan una crisis producto de la falta de inversión en sus sistemas de aguas, cloacas y pluviales.
Pero la diferencia que ponía a Bariloche por delante de la capital pampeana era que la ciudad construida a orillas del lago Nahuel Huapi tenía los papeles en regla. Es decir, contaba con su plan director elaborado, por lo tanto, la licitación y la ejecución de las obras iban a ser más rápidas. En cambio, Santa Rosa debía primero elaborar su programa de obras.
¿Qué obras se están desarrollando en Bariloche y cuál es su grado de avance? El Enohsa tiene en Bariloche dos obras comenzadas: el segundo módulo de la planta depuradora de aguas residuales y el nuevo colector costero de aguas residuales.

Rescisión.
Allí el Enohsa también ha tenido problemas que están demorando la concreción de las obras, como es el caso del colector costero. El organismo licitó la obra en 2016 y la adjudicó a la firma CPC, cuyo propietario es el empresario Cristóbal López. Poco tiempo después de adjudicada y ante los primeros inconvenientes que presentó la firma -su propietario está detenido-, el Enohsa decidió rescindir el contrato.
Dos años después, Bariloche todavía espera la realización de una nueva licitación para que otra constructora prosiga los trabajos. En el medio, CPC fue a la Justicia porque consideró que la rescisión fue realizada de modo arbitrario, situación que alargará la espera de la nueva adjudicación.
La semana pasada, el ministro de Obras y Servicio Públicos de Río Negro, Carlos Valeri, informó que se sigue trabajando en la construcción del segundo módulo de la planta depuradora, pero admitió que todavía no tienen fecha de inicio para la obra del colector costero.

Idas y vueltas.
El Enohsa ha recibido severos cuestionamientos de parte del gobierno de La Pampa. Le achacan haber elegido la peor oferta entre las dos consultoras que se presentaron en la licitación de la consultoría para el Plan Director de Santa Rosa. Tanto el ingeniero Raúl Crespillo, asesor del gobernador Carlos Verna, como el titular de la APA, Julio Rojo, tienen serias dudas de que exista un contrato entre el organismo nacional y la firma Deminson-Incasur-CEPI.
En julio de 2017, el administrador del Ente, Luis Jahn contestó que la consultoría ya estaba adjudicada y que la demora en la suscripción del contrato no se debía a cuestiones financieras, sino al tiempo que llevaba la inscripción de las socias extranjeras del consorcio ante la Inspección General de Justicia (IGJ) y en la AFIP, tal como lo requiere la legislación argentina.
En diciembre de ese mismo año, Altolaguirre admitió que nunca había visto el contrato entre el Enohsa y la consultora. Este año, volvió a referirse al tema para asegurar que el trabajo de la consultora se había paralizado luego que ésta reclamara al Estado una redeterminación de los precios de su contrato.