Inicio La Pampa Entidad alvearense denuncia abandono

Entidad alvearense denuncia abandono

PROFESIONALES DE UN CENTRO DE DIA HACE TRES MESES QUE NO COBRAN

(General Pico) – Al personal y a los profesionales que atienden a personas con discapacidad en el «Centro de día «Juntos y Unidos Podemos», de Intendente Alvear, Nación les adeuda siete meses de sueldo. Los familiares, de las personas que concurren a la entidad, denunciaron un abandono de parte del Estado, que se remite a la gestión macrista, y que se traduce en el deterioro de las prestaciones y en la falta de cobertura. El lunes no abrirá sus puertas, y si no se revierte la situación, podría cerrar.
Según indicaron, la situación actual pone en riesgo las actividades que la institución tiene previstas para este año, como así también, la continuidad del Centro.
«Juntos y Unidos Podemos», es una asociación civil sin fines de lucro, que funciona desde 1998 en Intendente Alvear, y que partir de 2015 es un «Centro de Día» para personas con discapacidad. En la actualidad cuentan con 16 asistentes (de entre 18 y 56 años de edad), que concurren de 8 a 14 al Centro, donde desayunan, almuerzan y realizan múltiples actividades.
«Nuestros hijos, personas con discapacidad beneficiarias de Pensiones No Contributivas, son los principales afectados ante la situación planteada. Hoy la continuidad del Centro está en peligro ya que sus profesionales, talleristas y personal en general, hace tres meses que no cobran por su trabajo, y esto conlleva a que los aportes y demás cargas sociales no se puedan pagar en tiempo y forma. Este Centro les da la oportunidad a nuestros hijos de insertarse en la sociedad, de tener las herramientas para manejarse en la vida. Ellos disfrutan de todas las actividades y talleres propuestos por la institución, y en este lugar son felices», le contó a LA ARENA, María Valeria Dantín, quien forma parte del personal del Centro y a su vez, es madre de uno de los asistentes.

Sueldos.
Dantín explicó que esta situación afecta al personal estable de la entidad (siete personas) y a las profesionales que realizan diferentes tareas, como una terapista ocupacional, una psicóloga, una asistente social, y profesoras de gimnasia, de arte y computación. En total son cerca de quince trabajadores que están sin percibir su salario por parte de Nación, y tras siete meses, la deuda acumulada se estima en 2,5 millones de pesos.
La mujer indicó que en agosto cobraron por última vez el sueldo de Nación, y que en septiembre, tras enviar la facturación les rechazaron el expediente por un supuesto error en su confección.
«La deuda es importante. Agosto lo pagaron pero desde septiembre rechazan el expediente, se pide que se notifique donde está el error y no responden nada. Los empleados seguimos cobrando hasta diciembre gracias a la buena voluntad de la institución que nos pudo pagar, con rifas, aportes de la comunidad y subsidios de Provincia. El último pago que hizo Nación fue en agosto. Septiembre, octubre, noviembre y diciembre con aguinaldo, lo financió la asociación, que hizo lo imposible para juntar el dinero. Pero enero, febrero y marzo, todavía no pagaron», señaló.

Gestiones.
Durante este tiempo, el municipio local se puso a disposición de la entidad, y gestionó una audiencia con el gobernador Sergio Ziliotto. También le brinda un importante apoyo en las diferentes necesidades diarias que debe atender, como facilitar el traslado en la trafic hasta General Pico y solventar gastos de mantenimiento. Durante este tiempo también mantuvieron charlas con Iván Poggio, titular del área de Discapacidad de Provincia, y ayer a la mañana recibieron a los representantes de gremio que nuclea a los trabajadores (Unión de Trabajadores de Entidades Deportivas y Civiles).
La situación es crítica, dado que el personal permanente y los trabajadores contratados, llevan tres meses sin percibir su sueldo. Por ello, decidieron no abrir sus puertas el próximo lunes.
«El lunes van a ser tres meses que no cobramos y no se van a abrir las puertas. Hacemos una denuncia de abandono de parte del Estado hacia nuestros asistentes que son personas con discapacidad, las que siempre son dejadas para lo último. Esta institución tiene un gran valor para la sociedad, porque a nuestros hijos les da herramientas para manejarse y ser un poco más autónomos. Ellos son felices acá», finalizó.