Entre la lluvia y la emoción, Rubén Trotta volvió a casa

Una buena noticia. No solo para su familia y sus afectos sino para toda una provincia que fue testigo del episodio que lo convirtió en protagonista de una dura historia: un accidente de tránsito que le provocó graves lesiones y que lo dejó tres años peleando, palmo a palmo, por su vida.

Rubén Trotta, el ciclista que fue atropellado por un Renault 18, en el 2015, en la avenida Perón, regresó a Santa Rosa, a su ciudad natal, donde quedó internado en la clínica Faerac para seguir con su recuperación.

El arribo ocurrió alrededor de las 13 con muchos vecinos que aguardaron en una concentración en el “Parque Caídos de Malvinas” donde comenzó una caravana que terminó precisamente en Faerac.

Horas antes, Diego, su hijo, lo anticipó en Facebook.

“Saliendo para La Pampa, gracias Buenos Aires, por tan mágica etapa, abrazo enorme y más que nunca …desde el alma”, posteó su hijo quien días atrás publicó una detallada carta con el desarrollo de la recuperación, y las anécdotas y situaciones que transitó junto a su padre.

Cinco horas antes, Diego posteó el fragmento de una canción de Carlos Vives: “Regresaré a mi pueblo, por el camino viejo, y recoger mis pasos y empezar de nuevo y empezar de nuevo, lluvia pero de alegría”, escribió.

Rubén ya está en casa para dejar atrás el dolor. Y, hoy más que nunca, entre la lluvia y la emoción, acompañado por todos…sus seres queridos y aquellos que lo sintieron en cada paso de la recuperación que hoy lo sostiene como parte de todos.