Inicio La Pampa Entregaron los premios a las ganadoras

Entregaron los premios a las ganadoras

WINIFREDA: CONCURSO MUNICIPAL DE CUENTOS "MAS ARBOLES, MAS VIDA"

Esta actividad literaria pretende que los escolares se concienticen sobre la importancia del cuidado del arbolado. Este año se presentaron más de 25 cuentos inéditos cuyos protagonistas son caldenes, sauces, pinos, eucaliptos, entre otras especies.
En el Concejo Deliberante de Winifreda se llevó a cabo el miércoles la entrega de premios y certificados a las ganadoras del concurso de cuentos «Más Arboles, Más Vida», que organiza desde hace tres años la secretaría de Cultura municipal. La titular del área, Claudia Visbeek, condujo la ceremonia acompañada por la escritora local, Silvia Martín – una de las integrantes del jurado- y el concejal, Marcos Ponce. En el recinto estuvieron las niñas premiadas, sus familias, sus compañeros de aula, y directivos de dos escuelas primarias.
Visbeek contó a los presentes que del concurso participan alumnos de cuarto grado de los establecimientos educativos de Winifreda, pero este año presentaron trabajos chicos de las escuelas 104 y 138 de colonia El Guanaco porque en la Escuela 100 de colonia El Destino no hay alumnos en ese nivel. Agradeció a las docentes por incentivar a niños a escribir sobre el cuidado y la protección de las distintas especies arbóreas. «Desde el municipio, con distintas actividades, pretendemos tener un pueblo más sano, limpio y ordenado», manifestó. En pos de ese objetivo, detalló tres programas de la gestión comunal: el tratamiento de los residuos domiciliarios, el cuidado de las mascotas (a través de campañas de esterilización de canes) y la ampliación del arbolado urbano. Con este último «insistimos especialmente a través de los niños porque creemos que tienen un futuro por delante y en ellos puede crecer la semilla o la idea de que tenemos que arbolar para vivir mejor. Sabemos los múltiples beneficios que nos aportan los árboles como disminución de la temperatura en verano, el oxígeno, retienen el agua, hemos visto en otras partes del país y del mundo lugares que han sido deforestados y rápidamente después ocurren catástrofes. Este concurso apunta a que los niños, a través de su imaginación y fantasía, aporten ideas para conservar y acrecentar el arbolado», explicó Visbeek.
Más de 25 chicos pensaron y plasmaron en papel un cuento corto dedicado al árbol. Los protagonistas son caldenes, sauces, eucaliptos, pinos.

El jurado.
El jurado estuvo integrado por Griselda Poblete, Analisa López y Silvia Martín. Los cuentos ganadores fueron «Ondina y el jardín encantado» de la autora Martina Peratta Kriger, de la escuela 104, bajo el seudónimo de «Mili»; «La niña y sus árboles» de Agustina Sefchek, de la escuela 104, seudónimo «Evelyn Vallejos» y «Amante de los árboles» de Cecilia Berenice Gómez, de la escuela 138, seudónimo «Chechu». Los demás recibieron certificados de participación. «Este año brillaron las mujeres», dijo Visbeek e invitó a las niñas a leer sus producciones. Dos lo hicieron y una designó a su madre.
Martín estimuló a los «pequeños escritores» a que sigan escribiendo y apoyó todas las acciones tendientes «a cuidar nuestro planeta». «Ustedes son los actores del futuro así que más comprometidos están», les dijo a los infantes. El miércoles fue un día muy ventoso en el pueblo. «En la naturaleza, los árboles que crecen donde los vientos son más fuertes, internamente se les empiezan a mover fuerzas biológicas que provocan dos cosas: estimulan las raíces para que se desplacen más rápido y se arraiguen al suelo y desarrollan estructuras celulares para que el tronco y las ramas sean más gruesas y flexibles para soportar la presión de los vientos. La naturaleza – continuó- no previó dotar a las especies vegetales de ningún mecanismo natural para defenderse del hacha- que estaba presente en el cuento de la joven escritora- o de las motosierras que desmontan o talan. El árbol no tiene piecitos para huir cuando viene el hombre a talarlo, entonces son ustedes, somos nosotros, los que vamos a tener que defenderlos cuando llegue ese momento». «Estas acciones preliminares hay que seguir ejercitándolas porque son para bien de todo el mundo», alentó.