Inicio La Pampa Epecuén, hogar de flamencos

Epecuén, hogar de flamencos

COMUNA DE ADOLFO ALSINA REALIZA POLITICA CONSERVACIONISTA

Un artículo publicado recientemente por el diario La Nueva, de la ciudad de Bahía Blanca, dio cuenta del crecimiento que tuvo la ya enorme colonia de flamencos australes o chilenos de la reserva natural existente en la laguna Epecuén, en el oeste bonaerense. «Hoy son alrededor de 22 mil, pero hace una década eran 10 mil menos», dice el informe.
Los autores consideraron que si bien la especie está lejos de ser considerada en peligro de extinción, sigue siendo una de las apuntadas por el tráfico ilegal. «Hace unos años, cada uno de ellos se podía pagar -vivo, claro está- hasta 100 dólares, para ser destinado en zoológicos o countries privados», informó el matutino.

Medio siglo.
De acuerdo a la publicación, en Epecuén se han hallado restos de huevos que tienen medio siglo de antigüedad, por lo que se estima que los flamencos anidan allí hace bastante tiempo. Hay registros fotográficos que los muestran en la laguna hace casi un siglo. La comuna del partido de Adolfo Alsina inició en el año 2000 una política conservacionista de la especie.
Por esa razón se creó un área protegida municipal, pues, al igual que ocurre con las colonias existentes en La Pampa, la mayor parte del espacio donde se asientan los flamencos pertenecen a privados. A esa decisión inicial, se sumaron luego el trabajo conjunto con Áreas Protegidas de la Provincia de Buenos Aires y la creación de un Área Importante de Conservación de Aves (AICA), además del asesoramiento permanente de la fundación Aves Argentinas.

Rescate.
El lago Epecuén es usado por fundaciones relacionadas con el cuidado de la vida silvestre para la reinserción en la naturaleza de ejemplares rescatados del cautiverio. De hecho, hace pocos días se liberaron 19 rescatados del tráfico ilegal, según el informe periodístico.
«Todo lo que hacemos, es con mucho cuidado. Todo lo que tenemos como patrimonio cultural se encuentra en espacios privados, y es por eso que las únicas excursiones que se hacen a esos lugares, se realizan desde el municipio y la dirección de Turismo», informó la guardaparques Viviana Castro, una de las responsables locales de la reserva.
Según Castro, la de Epecuén no es solo la segunda colonia sudamericana de flamencos, sino también de falaropos (chorlitos), que normalmente vienen de Canadá y el Ártico y se quedan en Epecuén o en territorio patagónica. «Aquí tenemos una población de unos 120 mil ejemplares, que normalmente vienen entre septiembre y octubre de un año, y se quedan hasta fines de abril», contó a La Nueva.

Dorila.
En septiembre de 2018, LA ARENA informó que integrantes de la Dirección de Recursos Naturales del Gobierno de La Pampa, junto con la Facultad de Ciencias y Exactas y Naturales de la UNLPam, realizaron un informe sobre la colonia de flamencos australes que se encontró en el norte de esta provincia, en la zona rural de Dorila.
Allí se constató la presencia de 4 mil nidos y más de 8 mil ejemplares al momento de la nidificación. Cuando se hizo el informe se contabilizaron más de 5 mil ejemplares juveniles que podrían no volver a nidificar en el mismo lugar. El trabajo fue realizado por los especialistas Ramón Alberto Sosa, Federico Bruno y Marcelo Dolsan.
Los investigadores explicaron que el flamenco austral (Phoenicopterus chilensis) es un ave acuática endémica de América del Sur, cuya distribución va desde las costas del centro-sur del Perú y sur del Brasil hasta la Patagonia.
La colonia hallada en el norte de La Pampa tuvo la particularidad de desarrollarse en un campo agrícola y de ser la más grande descripta para la provincia. Las colonias de nidificación se forman en ambientes acuáticos en los cuales las condiciones ambientales y características fisicoquímicas del agua les aportan protección y alimento, respectivamente.