Era un empleado de la comuna el que atacó el auto del intendente

EDUARDO CASTEX

Desde la comisaría departamental de Eduardo Castex confirmaron anoche que se esclareció el atentado que sufrió el intendente Darío Balsa, cuando rompieron los vidrios de un vehículo estacionado frente a su domicilio particular.
El acusado sería un joven que trabajaría como jornalizado en el área de Servicios Generales de la municipalidad de la localidad de Eduardo Castex, quien además quedó imputado en el robo que sufrió el ex intendente Luis Ordoñez.
“Parece que el muchacho tiene un problema con los intendentes, porque quedó imputado en las dos investigaciones”, ironizaron algunos interlocutores consultados por esta corresponsalía.
El actual intendente de Eduardo Castex, Darío Balsa (quien asumió tras el nombramiento de Julio González como Ministro de Seguridad en lugar de Juan Carlos Tierno), sufrió un ataque vandálico durante la madrugada del jueves 12. Dejó un Toyota Etios estacionado en “la subida” del garage de su vivienda, ubicada sobre calle Estanislao Zeballos, entre calles Arturo Illia y Eva Perón.
Autores desconocidos -durante la madrugada- rompieron los vidrios traseros del rodado, y se dieron a la fuga. Balsa percibió los daños cuando se iba a dirigir hacia el municipio para cumplir con sus funciones en el Departamento Ejecutivo Municipal (DEM). Rápidamente se sospechó de un ataque intencional, porque en el interior del vehículo había “algunas pertenencias y la billetera” de la esposa, pero no tuvieron intención de cometer un robo.

Identificado.
Las averiguaciones realizadas por la policía castense permitió tomar una declaración “en las últimas horas”, donde un vecino identificó “con nombre y apellido” al autor del hecho vandálico que dañó el rodado del jefe comunal castense. Paralelamente se estaban investigando otros robos cometidos últimamente en esta localidad.
Ayer se realizaron dos allanamientos en la zona céntrica castense, donde se pudieron esclarecer robos cometidos “en los últimos días” en esta localidad, y paralelamente demorar al imputado en los daños cometidos en el rodado del intendente castense.
Las versiones recogidas indican que esta persona se desempeñaría como “normalizado” en el área de Servicios Generales, conocido como Parque Automotor municipal.
Las consultadas realizadas permitieron determinar que iban a transmitir la novedad a la Fiscalía de Santa Rosa, pero estimaron que no quedará detenido porque se trata de un “Daño”.

Otros robos.
Los allanamientos realizados por los efectivos policiales permitieron esclarecer el robo que sufrió el ex intendente Luis Ordoñez en una vivienda familiar, donde funciona su consultorio médico, ubicada sobre calle Belgrano, entre calles Raúl B. Díaz y España. Este robo se cometió el domingo 24 de junio, entre las 13 y 21 horas, indicaron fuentes policiales.
Los autores violentaron una abertura lateral, y aprovecharon la ausencia de moradores para cometer el robo. El detalle de los elementos sustraídos incluía un caloventor, lámparas de escritorio, un posnet y una suma de dinero que rondaría los 700 pesos.
Además, indicaron que se recuperaron otros elementos que deberán ser reconocidos por los posibles damnificados, pero estiman que podrían quedar esclarecidos otros robos cometidos en esta localidad.

“Poca solidaridad”
El ataque que sufrió el intendente Darío Balsa tuvo muy poca solidaridad del arco político local, y solamente el presidente de la UCR de La Pampa, Hipólito Altolaguirre, hizo pública “la solidaridad” con el jefe comunal castense.
“Queremos repudiar cualquier hecho de violencia, porque la violencia no es buena desde ningún sector y en ningún aspecto. Cuando llegamos a metadatos violentos, estamos mal.
Esto tiene que ser repudiado por toda la comunidad”, dijo Altolaguirre en el noticiero televisivo Informe 3 de esta localidad.
La dirigencia política castense -oficialistas y opositores- no hicieron -increíblemente- declaraciones públicas, ni emitieron repudios a un ataque a un funcionario público.
El propio Balsa había expresado que no encontraba “motivos o excusas para justificar lo que sucedió”. No le restó connotación política, pero no entendía la situación. “Parece un hecho de vandalismo o de maldad de alguna persona. Hace tiempo que ocupo cargos públicos, de concejal o en el Hospital, donde no sufrí hechos de estas características”, relató.