Inicio La Pampa "Es bienvenida toda medida que beneficie al sector"

«Es bienvenida toda medida que beneficie al sector»

ARPIGIANI DESTACO QUITA A COMPRA DE DOLARES PARA VIVIENDA

El representante de la Cámara Inmobiliaria de La Pampa, Pedro Arpigiani, opinó sobre el anuncio de la posibilidad de acceder a la compra de hasta 100 mil dólares sin el recargo del 30 por ciento para la compra de vivienda única a través de un crédito hipotecario y afirmó que «todo lo que se haga para beneficiar al sector es bienvenido». De todas maneras, advirtió que los efectos no se verán en lo inmediato.
Arpigiani explicó que el sector viene «una caída en las ventas de más de 17 meses consecutivos», que llevó a que «el mercado inmobiliario esté paralizado». Por estos motivos, destacó que «todo aquello que se haga pensando en beneficiar al sector es bienvenido».
A su vez, precisó que con este anuncio, el dólar va a ser vendido sin la recarga del 30 por ciento a aquellas personas «que vayan a adquirir una vivienda única a través de un crédito hipotecario, otorgado por una institución bancaria» y recordó que «los últimos créditos hipotecarios que se manejaron en el mercado son los créditos UVA, que la gente desistió de tomarlos porque las tasas inflacionarias hicieron que se atemorizaran ante la imposibilidad del pago».
En ese sentido, advirtió que «hoy no tenemos otorgamiento de créditos hipotecarios que signifiquen un movimiento en el mercado inmobiliario». Por lo tanto, consideró que «si esto va a ser para vivienda única y exclusivamente para aquellos créditos que se otorguen a través de entidades bancarias, creo que en lo inmediato al menos no se va a notar ningún tipo de mejoría, porque primero debería mejorar el tipo de crédito que debe ofrecerse al mercado para la adquisición de vivienda».

«Le falta mayor estudio».
En su análisis, Arpigiani sostuvo que «si lo que pretendemos es que la primera vivienda sea más accesible a la población, deberíamos tener en cuenta que podemos tener gente que tiene ahorros genuinos, debidamente legalizados ante AFIP, que podría tenerlos ahora o en el futuro producto de su trabajo y no tener una vivienda y querer adquirir también su primera vivienda».
«En este caso estaría prácticamente penalizado porque no lo hace a través de un crédito hipotecario. Entonces, de alguna manera creo que es un medida que, para mi punto de vista, le está faltando mayor estudio en cuanto al impacto», agregó.
«Porque en definitiva, hoy es más factible que alguien quiera comprar su primera vivienda con algún tipo de ahorro personal que a través de un crédito hipotecario, cuando los créditos no son realmente accesibles para la mayoría de la gente», continuó.

Dos medidas necesarias.
A pesar de las críticas, remarcó que es «bienvenida» la medida «porque es algo», aunque señaló que «lo que el mercado requiere para dinamizarse son dos cosas: una estabilidad económica, donde los índices de inflación estén muy por debajo de donde están hoy, y un crédito hipotecario que sea accesible al grueso de la gente y que dé la seguridad de poder ser cancelado en la totalidad del tiempo que se pacte».
Para Arpigiani, de esta manera el mercado obtendrá una mejoría clara, que permita culminar con los meses de continua caída. «No hay otra forma que se mejore», indicó.
Por otro lado, señaló que «hay gente que tiene ahorro en dólares, que ha visto incrementado ese ahorro prácticamente un 80 o 90 por ciento en los últimos cinco meses y hay un movimiento especulativo que es el que está viendo si con los dólares que tenía ahorrados puede comprar mejor que lo que compraba antes».
«Ese movimiento especulativo está», añadió y afirmó que por este motivo «el parámetro que siempre tuvieron en el mercado inmobiliario sigue sin modificarse demasiado, porque las operaciones siguen sin realizarse».

Problemas de tasación.
La especulación de los titulares de inmuebles genera dificultades en los profesionales inmobiliarios. Según Arpigiani, actualmente hay «un serio problema para poder tasar los inmuebles, porque si tasamos en valores para este momento que se está viviendo, seguramente estaríamos hablando de menos dólares que los que valían hace dos años atrás».
Ante esto, la postura de los vendedores se endurece y no están dispuestos «a vender en menos dólares de los que pagó su inmueble antes, excepto contingencias personales».